En horas de la noche de este martes en Ruiz Pineda, El Paraíso, La Candelaria, Propatria y la avenida Panteón hubo cierre de vías, sonaron las cacerolas y hubo fuerte represión por parte de los cuerpos de seguridad y los grupos paraestatales.

Caracas. Este martes 18 en horas de la noche, la tensión se apoderó de los vecinos del oeste capitalino. Hubo protestas, cierre de vías y sonaron las cacerolas; mientras la represión por parte de los cuerpos de seguridad y los grupos de civiles armados no se hizo esperar.

En Ruiz Pineda, los vecinos señalaron que los colectivos armados disparaban a los edificios. Carlos Carrasco, líder comunitario, en su cuenta de Twitter denunció personas heridas, entre ellas un señor de 50 años que recibió un impacto de proyectil.

En La Candelaria, los grupos paraestatales hicieron rondas de amedrentamiento con funcionarios del Servicio Bolivariano de Inteligencia Nacional (Sebin). Desde los edificios les gritaban consignas en contra del Gobierno y estos les respondían con detonaciones de perdigones. En uno de los edificios cercanos a la Cruz Roja una tanqueta de la Guardia Nacional Bolivariana (GNB) intentó meterse y la incendiaron. Cerca del Ministerio de Justicia y Paz hubo fuerte presencia militar. Se escucharon gritos y fuertes cacerolazos seguidos de detonaciones.

Vecinos informaron que desde la 9:00 p. m. en varias calles de La Candelaria hubo un cacerolazo espontáneo y algunos grupos de habitantes de la zona protestaron en las calles cercanas al Centro Residencial Mirador y en las Residencias de Parque Caracas, donde luego procedieron a trancar con barricadas.

Enseguida se agruparon funcionarios de la GNB, una patrulla de la Policía Nacional Bolivariana y dos tanquetas de la Guardia, para reprimir la protesta lanzando bombas lacrimógenas directamente a las residencias Parque Caracas. A su vez, dispararon contra un grupo de jóvenes que se encontraba en los alrededores. Después de múltiples detonaciones dispersaron la protesta.

Algunos vecinos aseguraron que se escucharon detonaciones de armas de fuego en los alrededores de las instalaciones de la Cruz Roja.

En El Paraíso —en las residencias conocidas como Los Verdes— hicieron estragos con más bombas lacrimógenas, al igual que en las cercanías de la plaza Madariaga donde los manifestantes lanzaron morteros a funcionarios de la Guardia.

Los encapuchados trancaron vías y agredieron a particulares que iban en sus carros.

En Propatria más temprano los vecinos tocaron sus ollas vacías y los representantes del consejo comunal, usando megáfonos, hostigaron con quitarles las bolsas del Clap. También hubo protestas en la carretera vieja Caracas-La Guaira.

Fotos: Cortesía



Participa en la conversación