Del chavismo a la oposición y luego de vuelta al chavismo, Arias Cárdenas aspira a un tercer mandato en la Gobernación del Zulia. Por su parte, Guanipa intenta cotar la racha del chavismo en la región.

Maracaibo. El estado Zulia es la entidad del país con mayor número de votantes, 2.334.529 (12,47 % del padrón electoral nacional), lo que posiciona a la entidad de occidente como piedra angular para estas elecciones regionales a realizarse el 15 de octubre.

Dos candidatos se verán cara a cara este próximo domingo. A uno lo respalda la “maquinaria roja”, con experiencia en el cargo en dos oportunidades, mientras que su contendor se prepara para entrar al palacio de los cóndores por primera vez, luego de vencer en un proceso de primarias que dejó fracturas profundas entre la coalición de partidos de la Mesa de la Unidad Democrática (MUD) en el Zulia.

Arias va por su cuarto período no consecutivo

Francisco Javier Arias Cárdenas es oriundo de Táchira. A sus 67 años ha completado su segundo período (no consecutivo) como gobernador del estado petrolero por excelencia. “Pancho” —como es llamado por sus allegados— fue electo gobernador por primera vez para el período comprendido entre 1995-1998.

El político y militar fue diputado a la Asamblea Nacional y formó parte de la Comisión Promotora encargada por el presidente Hugo Chávez para la conformación del Partido Socialista Unido de Venezuela (PSUV). Completó sus estudios en la Universidad de Los Andes en Mérida, para obtener una maestría en Ciencias Políticas y en la Universidad Javeriana de Bogotá (Colombia) en Historia Social y Política.

Arias Cárdenas inició su carrera política como integrante del Movimiento Bolivariano Revolucionario-200 (MBR 200) con el que apoyó al entonces teniente coronel Hugo Chávez en el golpe de Estado contra el gobierno de Carlos Andrés Pérez en 1992.

En 1995 se postuló como candidato a la Gobernación del estado Zulia por La Causa R, los resultados parciales dieron como ganador al candidato del partido Acción Democrática (AD), esto desató una serie de disturbios por parte de la población, que protestaba por el resultado el mismo día de los comicios. Debido a la presión popular se recontaron los votos, que dieron finalmente como ganador a Arias Cárdenas, convirtiéndolo en el primer gobernador que no militaba en los partidos tradicionales.

Fiel a su compañero de golpe, Chávez, lo apoyó en diciembre de 1998 para la presidencia de la República, y él se postuló en búsqueda de la reelección para la Gobernación del Zulia con el apoyo de los partidos chavistas como el Movimiento V República, el anterior partido aliado La Causa R, e incluso el tradicional partido socialcristiano Copei, ambos ganaron de forma arrolladora, venciendo en el caso de Arias Cárdenas al postulante de Acción Democrática, Manuel Rosales.

En el año 2000, Arias Cárdenas cambió de opinión política y se convirtió en un crítico de Chávez, pasándose a la oposición. Compitió en contra del propio Chávez por la jefatura de Estado, al final, perdió, quedando en un segundo lugar.

Pese a que fue un feroz crítico del Gobierno, posteriormente inició un diálogo con el chavismo, así llegó a proponerse como vicepresidente, aunque fue rechazado por Chávez. En las elecciones regionales de 2004 lanzó su candidatura para la Gobernación zuliana, pero quedó en tercer lugar siendo derrotado por su eterno rival en el cargo, Rosales.

En 2005 volvió a cambiar de postura y nuevamente mostró su apoyo al Gobierno y “reconoce” que “cometió errores”. En 2006, después de su reconciliación con el chavismo, fue elegido por el expresidente Chávez al cargo de Embajador de Venezuela en la Organización de las Naciones Unidas (ONU).

En las elecciones regionales de 2012, Arias Cárdenas es electo gobernador del estado Zulia con 52,99 % de los votos.

Lee también
Vargas elige entre un militar (r) y un médico

Maracucho, abogado y profesor

Con un apellido que destaca sus raíces marabinas, Juan Pablo Isidoro Guanipa Villalobos aspira —a sus 52 años de edad— a regir el destino del Zulia por lo próximos cuatro años.

De familia numerosa y valores bien sustentados, es el tercero de siete hermanos que se formaron bajo la disciplina de Corina Villalobos de Guanipa y Manuel Guanipa Matos, luchador social zuliano. Desde muy niño Juan Pablo mostró una marcada sensibilidad por los problemas sociales en los barrios de  Maracaibo.

El vendedor de libros y posteriormente bachiller en Humanidades, egresado del Colegio San Vicente de Paúl, inició su actividad política como diputado electo a la Asamblea Legislativa del Estado Zulia para el período 1994-1996, desempeñándose como presidente de las Comisiones de Legislación y de Política y como vicepresidente de las Comisiones de Deporte, Recreación y Turismo y de Planificación y Desarrollo Regional. Entre febrero de 1999 y marzo de 2003 se desempeñó como director general del Instituto Regional de Formación y Estudios Sociopolíticos y Socioculturales para la Promoción del Hombre (Irfes, en Maracaibo.

Abogado, egresado de la Universidad del Zulia en 1990, continuó su proceso de formación en el área política y comunitaria, así como en el área de la gerencia pública, la participación ciudadana y el liderazgo.

Fue electo como diputado suplente a la AN para el período 2000-2005. También para desempeñar el cargo de concejal del Municipio Maracaibo en el periodo 2005-2009, pero su desempeño se extendió por un periodo más, hasta 2013, como consecuencia de la no convocatoria del órgano electoral al proceso respectivo. Durante ese tiempo presidió la Comisión de Legislación y Redacción de ese cuerpo legislativo.

En 2015, fue electo como diputado por el Zulia a la Asamblea Nacional. Actualmente, es el candidato a la Gobernación del Zulia, lugar que consiguió ganando las elecciones primarias de la Unidad a la alcaldesa de Maracaibo, Eveling Trejo de Rosales, el 10 de septiembre del 2017.

En los últimos años se ha dedicado al trabajo comunitario con base en la política, actividades que compagina con el ejercicio docente universitario.

Su rol como docente universitario, dirigente político y presentador de radio y televisión lo comparte con su responsabilidad como presidente de la Fundación Maracaibo Posible, organización sin fines de lucro creada el 26 de septiembre de 2009.

Su discurso es el de “dar a Maracaibo un rostro distinto, mediante la generación de ciudadanía, la solución de problemas puntuales en las comunidades y a través de la creación de una visión compartida de ciudad, que permita mirar hacia el futuro y hacer de esta una ciudad digna, prospera, moderna, productiva, segura y amigable”.

Foto: Cortesía



Participa en la conversación