Autobuses chatarras, huecos e inseguridad, eso es lo que hay cuando se viaja hacia el interior (VII)

En 2007, los venezolanos contaban con 3600 unidades para movilizarse por todo el territorio nacional. En 2013, la cifra bajó a 1600 autobuses y, en la actualidad, hay cerca de 800 trabajando de un estado a otro.

Caracas. Si a alguien se le presenta una emergencia familiar y tiene que viajar de la capital a Güiria, estado Sucre, no la va a tener fácil. Para esa zona sale 1 autobús cada tres días.

Y si se trata del asueto vacacional, los plantones en los terminales privados y públicos están a la orden del día. No hay pasaje para los destinos San Cristóbal, Mérida, Zulia, Cumaná, Carúpano, Puerto La Cruz y Puerto Ayacucho. La razón principal: no hay autobuses y cada día son más los que sacan unidades habilitadas, muchas de ellas encavas.

Fernando Mora, directivo de la Cámara Nacional del Transporte Interurbana y vocero del Comando Intergremial del Transporte, informó que las rutas largas afrontan graves problemas por el retardo en la asignación de divisas.

Desde 2007 no se importa una unidad para el sector, dijo. En consecuencia, los buses que hay no están en condiciones: la vida útil de muchos pasaron los 20 años. Antes de esa fecha, se importaban entre 300 y 400 autobuses al año.

Citó los casos de Expresos Occidente, que de 157 unidades inscritas solo trabajan 50, lo que representa 68.15 % de vehículos paralizados; y Expresos Los Llanos, que de 107 autobuses, tiene funcionado 26, más del 75 % están en los talleres.

[irp posts=»69702″ name=»Se afianza transporte pirata en Maracaibo»]

Eso trae como consecuencia que presten un servicio con limitaciones, con fallas incluso visibles al usuario. Entonces, un viaje que debe hacerse en máximo 5 horas, de Caracas a Puerto La Cruz, por ejemplo, toma entre siete y ocho horas de trayecto.

Salimos del terminal que está en Colegio de Ingenieros a las 5:00 p. m. y llegamos a Puerto La Cruz casi a las 11:00 p. m., por poco perdemos el ferry para Margarita. El chofer se paraba en todas las bombas a revisar los cauchos o a cambiar un cable. Además, el autobús sonaba como una cafetera. Uno viaja asustado. Las vías están llenas de huecos y con un autobús fallando nada es seguro, contó Andrea Díaz.

En 2007 por las carreteras de Venezuela rodaban 3600 autobuses. Hoy en día hay 800. En temporadas altas transportan a más de 10.000.000 de pasajeros

Antes de salir, el autobús donde viajó Díaz hizo espera en el terminal de casi tres horas. “Nos decían que había retraso porque el autobús ya venía accidentado».

El retorno representó un calvario. De oriente, principalmente de Cumaná, para la capital no hay autobuses. Con suerte el que llega de Maturín o Carúpano trae puestos vacíos, pero eso es como pegar el loto.

“De Margarita tuvimos que llegar a Cumaná, y de ahí nos fuimos a Puerto La Cruz. En Sucre no hay vida. Del Puerto salen camionetas a Bs. 22.000 y tienes que pagar en efectivo. No tienen aire y si es una chatarra, eso es lo que hay”, expresó. El pasaje oficial para este trayecto es de Bs. 17.000.

Luis Alberto Salazar, presidente del Comité de Usuarios del Transporte, indicó que ya nadie controla las tarifas. “Para esa misma ruta pueden cobrar hasta Bs. 50.000, igual para San Cristóbal y Maracaibo. Para Puerto Ayacucho, cobran Bs. 40.000, un trayecto de 485 kilómetros. Lo otro es que no hay salidas diarias. Por ejemplo, Expresos Los Llanos tenía una salida para Ayacucho a las 5:00 p. m. y ya no la tiene”.

“Fui al terminal de Oriente, por los lados de Distribuidor Metropolitano, y lo que se ve es muy crítico: taquillas cerradas y carteles que dicen una salida diaria o simplemente no hay pasajes. Y eso es porque no hay autobuses”, manifestó Yolanda Torres, quien viaja una vez al mes a Guanta. “Me voy en carro particular pagando entre Bs. 25.000 y Bs. 30.000, dependiendo del conductor”.

Los terminales privados respondían a la demanda en temporadas altas. Aportaban al púbico 1600 unidades en 2017, frente a las 4200 que salían de los públicos.

[irp posts=»69376″ name=»Paralizado 70% del transporte público en Aragua (IV)»]

Hoy en día, de acuerdo con los datos aportados por Mora, se llega a sacar 50 % de las unidades, esto es, 800.

Y con añadido de que no trabajan a todas horas del día. Por ejemplo, las que trabajan hacia occidente lo hacen solo de noche.

Esto se convierte en una odisea para el viajero. Que hace trasbordo de un pueblo a otro y es víctima de la especulación si quiere llegar a un destino en el interior del país. De Caracas, puede que salga. Pero el retorno de seguro le sacará canas verdes.

Punto informativo

 *En 2012, el fallecido presidente de la República, Hugo Chávez, había aprobado 2800 millones de dólares para la adquisición de la flota nueva.

Ese dinero estaba en un punto de cuenta y se había autorizado a Suministros Venezolanos Industriales C.A. (Suvinca), la importación de 8000 unidades para 10 años. Esas unidades nunca entraron a las líneas privadas, aseguran los transportistas.

*En 2007 nació el Sistema Integral de Transporte Superficial Sociedad Anónima (Sitssa), empresa del Estado. Inició con 120 unidades ejecutivas, que hacían traslados a precios solidarios para competir con los privados. Hoy en día, la mayoría permanece accidentada en un estacionamiento del terminal de Oriente y muchas de sus rutas ya fueron canceladas.

[irp posts=»69505″ name=»Déficit de camionetas hace que los pasajeros de la periferia viajen a Caracas solo si es necesario (III)»]

Foto referencial: Angeliana Escalona/Archivo Crónica.Uno


Participa en la conversación