Icono del sitio Crónica Uno

Aves de presa, entretenimiento en medio del maniqueísmo

Aves de presa

Foto: Cortesía

La película dirigida por Cathy Yan tiene como protagonista a Harley Quinn, quien busca ganarse el respeto en medio de una ciudad convulsa después de romper con el Guasón.

Caracas. Luego de la decepción que para muchos fue Escuadrón suicida, DC Comics busca reivindicarse con Aves de presa, una película en la que la principal figura es el personaje de Harley Quinn, interpretado por Margot Robbie.

Fue uno de los principales atractivos de la película de 2016, una de las figuras que más resaltó entre el elenco de un proyecto que buscó convertirse en referencia en el cine de superhéroes.

Dirigida por Cathy Yan, con guion de Christina Hodson, el largometraje se inscribe en la tendencia de varios largometrajes que subrayan el empoderamiento femenino. De hecho, el nombre completo del filme es Aves de presa (y la fantabulosa emancipación de una Harley Quinn).

Margot Robbie interpretó el personaje en Escuadrón suicida, estrenada en 2016.

Durante el metraje, es claro el mensaje. La relación de la protagonista con el Guasón terminó. Todos en Ciudad Gótica lo saben y ella trata de desligarse del vínculo con esa figura, pero no por la mala fama del villano, sino porque simplemente ella siempre fue conocida como la novia de esa contrafigura. 

Todos la creen desprotegida, entonces buscará hacerse un lugar en una metrópolis corrupta y violenta. Harley Quinn inicia así un recorrido para hacerse notar y ganarse el respeto en el círculo en el que se desenvuelve.

Cathy Yan presenta unas secuencias de acción que captan la atención en todo momento. Logra el cometido que se espera de este tipo de película, la expectación constante en los momentos de mayor tensión. 

Aves de presa es una película entretenida, en la que Harley Quinn resalta además por el buen trabajo de Margot Robbie, bastante conocida ya por su participación en filmes como Bombshell (2019), Érase una vez en… Hollywood (2019) y Yo, Tonya (2017).

En esta historia, Harley Quinn tendrá que enfrentarse a Black Mask (Ewan McGregor), quien controla la ciudad a través del poder que ejerce sobre los matones de la ciudad. Un multimillonario con tentáculos en distintos sectores de la corrompida vida citadina. Sin embargo, el actor no encarna un villano intimidante, sino que más bien luce como un malcriado con recursos suficientes para hacer algún escándalo. Desde sus primeras apariciones, no representa ningún peligro extremo. 

La protagonista además unirá fuerzas con otras mujeres que buscan hacer justicia, defenderse o vengarse por distintos hechos en un contexto que les ha sido bastante hostil. Ellas son Renee Montoya (Rosie Perez), The Huntress (Mary Elizabeth Winstead) y Black Canary (Jurnee Smollett-Bell).

Si bien al principio cada quien libra una batalla por su lado, llega un momento en el que coinciden por pragmatismo y supervivencia, en principio. 

Ewan McGregor interpreta a Roman Sionis (Black Mask).

Ahora bien, Aves de presa puede resultar ser simple en su planteamiento del conflicto, y poco profunda en matices, al exaltar un mensaje de empoderamiento femenino en el que no existe redención para los hombres, pues todos los del filme resultan ser villanos o personas que subestiman y menosprecian tanto a la protagonista como a las compañeras que se suman a ella durante el metraje. Y quizá sea ese empeño el que afectó tener un villano con mejor desarrollo, pues se inscribe en un discurso que generaliza sin mayores dilemas. Y ese es el problema, porque cuando se capta ese subrayado, se pierde la intriga, porque es bastante predecible. Incluso, cuando aparece un personaje que pareciera romper esa tendencia, y que luce determinante en la trama, todo se derrumba al ser llevado a ese maniqueísmo que predomina en la historia.

Más allá de eso, Aves de presa se convierte en un  esfuerzo por distanciar a Harley Quinn de las malas críticas a Escuadrón suicida para hacer de ella una historia que destaque en el universo de las adaptaciones al cine de DC Comics, un tema álgido entre los seguidores de estas producciones, especialmente por la discusión sobre el éxito que ha tenido Marvel en esta carrera, y en la que DC Comics se anotó un muy buen punto con la bien lograda Wonder Woman (2017).

En su primera semana de estreno en la cartelera venezolana, entre el 7 y el 9 de febrero, se ubicó en el segundo lugar con 12.152 espectadores. En Estados Unidos, hasta ahora ha recaudado 64,5 millones de dólares y tuvo un presupuesto de 84,5 millones de dólares, de acuerdo con Box Office Mojo.

Salir de la versión móvil