Icono del sitio Crónica Uno

Cavecol espera que pasos dados para reapertura comercial en frontera colombo-venezolana no se reviertan

Cavecol

Foto: Cortesía.

Aunque el 4 de septiembre se anunció la remoción de contenedores, en el Puente Internacional Simón Bolívar el transporte de carga entre ambos países no termina de concretarse y Cavecol explica que la apertura de los pasos binacionales será progresiva.

San Cristóbal. 2015 fue una fecha clave para la frontera más viva de América Latina. El cierre de los pasos binacionales entre Venezuela y Colombia produjo una gran contracción de la economía en la zona y de ganancias mil millonarias se pasó a la informalidad. La situación parece que cambiará, según los anuncios de los primeros días de este mes.

La Cámara de Integración Económica Venezolano Colombiana (Cavecol) espera que los pasos que se han dado para reabrir la línea fronteriza se mantengan y no estén relacionados con una coyuntura.

Hace poco menos de dos semanas se hizo la primera remoción de los contenedores que se encontraban en el Puente Internacional Simón Bolívar de San Antonio del Táchira. Con ese hecho, el gremio aduanero y el de transporte de carga festejaron, ya que se creía que el paso sería restablecido.

Solo unos días después, el 7 de octubre, se retiraron los contenedores ubicados en el Puente Internacional Francisco de Paula Santander de Ureña y se llevó a cabo un encuentro entre representantes de la Zona Económica Especial, Cámara de Industriales y el ministro de Industria, Jorge Arreaza.

Los contendores entorpecieron el paso desde 2019. Foto: Cortesía.

Pese a todo el movimiento y alboroto que esto generó, aún el transporte de carga no inicia operaciones desde y hacia Venezuela por ninguno de los pasos binacionales.

Si bien durante el despeje de los contenedores del Puente Internacional Simón Bolívar, el diputado Freddy Bernal anunció que el 5 de octubre se reiniciaba el intercambio comercial; el viernes 8 de octubre, el también candidato a la Gobernación del Táchira confirmó que el proceso se iba a demorar.

Progresiva

Luis Alberto Russián, presidente de la Cavecol, aplaude los pasos que se han dado. Asimismo, advierte que la apertura no será inmediata sino progresiva, ya que necesita la coordinación de ambos países.

Lo que está abierto es el canal humanitario y un paso peatonal para estudiantes venezolanos”, dijo.

Vale recordar que hace poco menos de un mes (13 de septiembre) se abrió la línea fronteriza para que los estudiantes residenciados en Táchira asistieran a clases en la zona de Villa del Rosario, en el Norte de Santander, Colombia. Esta decisión forma parte de los acuerdos establecidos por el gobierno venezolano y del vecino país.

Russián espera que el paso de transporte de carga pesada sea una medida lenta pero perdurable, y no que responda a un interés específico para resolver una coyuntura.

“Tenemos que reconocer a los representantes de frontera, aduaneros, transporte, cámaras de comercio, porque ellos se han reunido desde febrero de 2019 cuando se cerró el paso definitivamente”, indicó.

Colombia examinará estado de los puentes fronterizos debido a que durante años soportaron la carga de los contenedores. Foto: Cortesía.

Explicó que el cierre prolongado causó una fuerte crisis económica y elevó las tasas de desempleo entre las zonas fronterizas de Venezuela y Colombia. “Que los pasos dados no sean revertidos”.

De acuerdo con cifras aportadas por el Departamento Administrativo Nacional de Estadísticas de Colombia, la tasa de desempleo en Cúcuta se elevó a más de 20 % y la informalidad superó 74 %, lo que ubica en primer lugar a la capital del Norte de Santander.

Por los momentos, en materia del movimiento de mercancía tampoco se sabe cuáles son los productos que se importarán y exportarán.

Ingreso a la merma

En agosto de 2015, el intercambio comercial solo por el paso binacional a través del Puente Internacional Simón Bolívar arrojó más de 1300 millones de dólares en ganancias. La decisión del gobierno de Nicolás Maduro de clausurar la frontera contrajo el volumen de negocios.

Hasta ahora, el transporte de carga solo se permite por Paraguachón, estado Zulia. Por eso las ganancias, a la fecha, no superan los 150 millones de dólares.

Vale acotar que de acuerdo con cifras aportadas por Cavecol, más de 60 % del comercio binacional se hacía a través de las carreteras del estado Táchira. El cierre produjo una merma total en el ingreso de recursos provenientes de este sector, pues no hay movimiento de carga pesada por la región andina.

“La frontera del Táchira es urbana, pero por la Guajira es más precaria”, destacó Russián. Acotó además que cada zona fronteriza tiene sus particularidades, pero las más importantes son las de Táchira y Zulia.

Revisarán puentes

Aunque el Ministerio de Obras Públicas de Venezuela hizo una evaluación de los puentes, el gobernador del Norte de Santander, Silvano Serrano, informó que Colombia hará lo propio por su lado de los puentes. La inspección es para determinar si hubo afectación de los viaductos dado que fueron varios años, desde 2019, que el peso muerto de los contenedores hizo presión sobre las estructuras. Para permitir la circulación de gandolas deben verificar que no hubo daño en los puentes.

Desde de junio de este año, el gobierno colombiano abrió frontera con Venezuela, sin embargo, las autoridades venezolanas se encargaron de mantener el paso cerrado. Solo se permitió el tránsito, en un primer momento, de pacientes oncológicos y ahora el de estudiantes. Esta política ha obligado a quienes deben cruzar al otro lado del río Táchira a hacerlo a través de trochas carentes de seguridad y donde la presencia de grupos irregulares es evidente.

Venezuela ha descartado hasta los momentos el normal desenvolvimiento del paso peatonal, pese a que es una petición que hacen a gritos los residentes, así como los comerciantes de ambas naciones. Los mayores inconvenientes se presentan cuando el río Táchira experimenta una crecida en su torrente y es imposible cruzar a pie por las trochas.

Precisamente, el sábado pasado se registró una escaramuza en la zona de San Antonio del Táchira, cuando cientos de personas pasaron por el puente internacional, pues necesitaban hacer diligencias y las trochas estaban cerradas.

El transporte de carga solo se hace por Paraguachón, estado Zulia. Foto: Cortesía.
Afectación

Wladimir Tovar, representante de la Cámara Social de Transporte de la Frontera, aseguró que el cierre de los pasos fronterizos lleva ya 32 meses. Desde ese momento hay una depresión económica en la frontera.

Advierte que, al abrirse el intercambio comercial, más de 20.000 empleos directos e indirectos se generarán solo de este lado de la frontera, por lo que esperan que esto origine un éxodo de masa trabajadora desde otros municipios del Táchira.

La frontera no estaba totalmente abierta porque hubo restricciones para transporte público y de pasajeros desde 2015 al 2019. Se generó una crisis aguda por los cierres debido a las diferencias políticas entre ambos países y luego por la pandemia”, indicó.

Tovar asegura que hay esperanzas. “Se estima que haya recuperación de carga que se desvió hacia Paraguachón para el último trimestre de año”.

Desde el 2015 las relaciones entre ambos países se han deteriorado más: el 19 de agosto el gobierno de Nicolás Maduro ordenó el cierre después del atentado a unos militares perpetrado por unos contrabandistas en San Antonio del Táchira.

Tras este hecho, se llevó a cabo una operación en la que se deportaron más de 1000 colombianos que hacían vida en el sector de La Invasión, en San Antonio. En ese momento, con enseres en mano, los colombianos cruzaban el río, huyendo de las fuerzas militares venezolanas, que los tildaban de delincuentes.

En septiembre de ese mismo año, se instala un corredor humanitario para escolares que estudiaban al otro lado de la frontera. Solo se restableció en ese entonces el paso de carga, mas no de vehículos ni de transporte ni particulares, medida que se mantiene vigente.

Posteriormente, se abre un paso peatonal para controlar la circulación de venezolanos que se mantuvo hasta enero de 2019, cuando se generó el conflicto entre civiles y militares venezolanos por el intento de ingreso de ayuda humanitaria por los diferentes puentes binacionales.

En ese momento, el Gobierno instaló contenedores para evitar que hechos de ese tipo se repitieran, pero el paso fue restablecido unos meses después. Sin embargo, el paso de transporte de carga no se restableció dado que los mamotretos metálicos impedían el libre tránsito.

En marzo del 2020 se cierra nuevamente el paso peatonal incluyendo el corredor escolar, tras la llegada de los primeros casos de coronavirus a Colombia. Hasta la fecha se ha mantenido así, salvo por los “salvoconductos” para casos médicos y escolares.

Carbón

Wladimir Tovar espera que, tras la reapertura, se inicie el transporte de carbón mineral desde Colombia y que tiene como destino final otros países, a los cuales llegaba gracias al transporte marítimo desde Venezuela.

Explica que este intercambio data de hace más de medio siglo y que debido al cierre del paso de gandolas ya no se transporta carbón colombiano a puertos en el Zulia y en La Ceiba, en el estado Trujillo. “Ese carbón era exportado hacia Estados Unidos y Brasil. A Colombia le salía más barato hacerlo desde las costas de Venezuela”, dijo.

Salir de la versión móvil