Crónica Uno

Cinco semanas de vacunación contra la COVID-19 transcurrieron en medio de gran desinformación

Foto: cortesía @IpasmeOficial

Aún se desconoce un plan concreto del gobierno de Nicolás Maduro sobre el proceso de inmunización contra el virus. La ONG Monitor Salud señaló que de 60 centros asistenciales previstos, solo 21 recibieron las dosis. El gremio de docentes denuncia irregularidades en las jornadas de vacunación.

Caracas. La incertidumbre ya es parte de la cotidianidad en Venezuela y las jornadas de vacunación para prevenir la COVID-19 no son la excepción. En su quinto informe especial, Monitor Salud denunció que 52 % de los centros asistenciales públicos desconoce información sobre el uso y manejo de las vacunas. El reporte parte de la información obtenida en 60 instituciones de salud del país: 17 ubicadas en oriente, 20 en centro y 23 en occidente.

Solo 10 de 21 centros señalan que tienen conocimiento sobre las dosis que han arribado a sus lugares de trabajo, siendo un total de 14.223 dosis, cita el documento.

En su esfuerzo por fortalecer la transparencia del sistema público de salud, la ONG informó que del total de recintos consultados, solo 53 disponen del servicio de Epidemiología necesario para recibir el proceso de inmunización. No obstante, solo en 43 funcionan las neveras indispensables para mantener la temperatura de las dosis.

Pero en la última semana del 15 al 21 de marzo, que cerró con más de 1500 muertes acumuladas desde marzo por el virus, 21 hospitales recibieron las dosis. Solo uno de estos centros recibió la vacuna china Sinopharm, el resto obtuvo la rusa, Sputnik V. Así el total de instituciones sanitarias que no cuentan con la vacuna se eleva a 39.

De estos, solo siete han citado al personal en otro centro de salud para ser vacunado, cifra que se mantiene desde el inicio del monitoreo. La ONG, además, denuncia que en las 32 instituciones cuyo personal no ha participado en las jornadas, tampoco se toman las medidas de prevención necesarias para evitar los contagios.

Pocos vacunados en sector educación

La desinformación también cubre al sector educativo. Hace tres semanas empezó la vacunación contra el COVID-19 de los maestros. Para abril estaba previsto el regreso a clases. Sin embargo, con la nueva ola de casos en el país, se suspendió. Gricelda Sánchez, secretaria de contratación colectiva del Sindicato Venezolanos de Maestros del Distrito Capital, informó que es “ínfimo” el personal docente de instituciones públicas que ha recibido vacunas.

Sánchez, además, denunció irregularidades en el proceso, puesto que de las 100.000 dosis destinadas para los maestros algunas se han suministrado en el personal obrero y administrativo. En este sentido, la sindicalista estima que las dosis no alcanzarán ni para el 20 % de la población docente. Por otra parte, señaló que en el interior del país están inmunizando a los maestros que padecen enfermedades crónicas, mas no a todo el personal.

Mientras que Venezuela no tiene data de cuántas personas se han vacunado, se conoce que otros países de la región han inmunizado hasta el 1 % de sus residentes.

Con una población de aproximadamente 50 millones habitantes, Colombia lleva 1.299.809 dosis acumuladas, el país vecino presentó un plan que consta de dos fases y cinco etapas. “En la primera etapa se contempla la primera línea del talento humano en salud y adultos mayores de 80 años”, establece el Gobierno de Colombia en su web oficial.

Argentina ha aplicado más de 3 millones de vacunas, y 635.579 habitantes ya recibieron su segunda dosis. Según la última actualización del Ministerio de Salud de Argentina, casi 1.400.000 miembros del personal de salud han sido inmunizados.

Sobre Venezuela, solo se conoce que han llegado 700.000 dosis de vacunas: 200.000 rusas Sputnik V y 500.000 chinas Sinopharm. En su primera “fase”, Nicolás Maduro ordenó inmunizar al personal sanitario, los docentes, los militares y diputados chavistas.

Venezuela niega ingreso de vacunas

El miércoles pasado, la vicepresidenta Delcy Rodríguez ratificó la decisión de no autorizar la vacuna AstraZeneca contra el COVID-19 al país por “los problemas que ha tenido”. En este sentido, el gobierno de Maduro escogería la que tendría acceso al país.

El anuncio se hizo dos días después que la Organización Panamericana de la Salud (OPS) confirmara que la vacuna que ingresaría a la nación mediante el mecanismo Covax era la AstraZeneca, y que las dosis no estaban relacionadas con el lote que se investigó por coágulos en la sangre.

El acuerdo con el instrumento multilateral constituido por la CPI, Alianza Gavi, la OMS y Unicef, se llevó a cabo con la Comisión Delegada conformada en el Estatuto de Transición en diciembre de 2020, que había autorizado al líder opositor Juan Guaidó a solicitar al Banco Central de Venezuela ad hoc la liberación de recursos para financiar Covax.

El mecanismo autorizó un lote de 2,4 millones de vacunas AstraZeneca contra la COVID-19.

Bioética Venezuela alerta sobre los estudios con candidatas de vacunas cubanas

Este jueves, el Centro de Nacional de Bioética hizo público su respaldo al pronunciamiento de la Academia Nacional de Medicina ante el inicio de pruebas experimentales en Venezuela con las candidatas de vacunas contra el COVID-19: Soberana 02 y Abdala, elaboradas en Cuba.

En su comunicado, el Cenabi expresó su preocupación sobre la infraestructura obsoleta y la falta de información sobre los resultados de las pruebas de las candidatas en su fase 1 y 2. En este sentido, informó que la población que participará como voluntaria en el estudio se enfrenta a “grandes riesgos”.

Basado en las normas nacionales e internacionales para la investigación de seres humanos y sus 20 años de experiencia en la materia, el centro propone elaborar “un protocolo de investigación que contenga el basamento científico del producto, los procedimientos y estrategias de aplicación y el compromiso de atención y reparación ante posibles daños que sufran los participantes”.

Finalmente, advirtió que, en medio de una crisis humanitaria, la población es “extremadamente vulnerable y difícilmente se arriesgará a participar en el ensayo.

Salir de la versión móvil