Icono del sitio Crónica Uno

Cumaná, Carúpano, Casanay y Yaguaraparo en alerta por COVID-19

alerta

Foto: Crónica.Uno/ Archivo.

El incremento del número de contagios de coronavirus en el estado Sucre puso en alerta y obligó a las autoridades sanitarias regionales a establecer el cerco epidemiológico de rigor en los municipios Sucre, Bermúdez, Andrés Eloy Blanco y Cajigal. En una semana se duplicó la cifra de contagios, que pasó de 323 casos activos a 612, razón por la cual llaman a redoblar las medidas de bioseguridad.

Cumaná. El estado Sucre ha registrado en la última semana un repunte significativo en el número de contagios de COVID-19. Luego de tres semanas de cuarentena radical, la entidad se ubica en la estadística nacional como una con un creciente número de contagios de coronavirus. Pasó de 323 casos activos en una semana a 612. Esta variación tan significativa en las estadísticas obligó a las autoridades sanitarias regionales a declararse en alerta.

De acuerdo con el reporte oficial, no solo se ha incrementado el número de casos positivos; esta semana de flexibilización también se eleva el número de fallecidos. Se contabilizaron ocho muertes en un día.

Para el cumanés Frank Vásquez, de 65 años de edad, que presentó síntomas asociados a la COVID-19, “no están manejando bien los resultados de los diagnósticos del coronavirus”.

Relató que, temeroso de estar contagiado, acudió con su esposa, de 48 años de edad, que también presentaba la misma sintomatología, al Hospital Doctor Julio Rodríguez, mejor conocido como hospital de Los Veteranos, centro centinela de la capital sucrense, a la zona dispuesta para el triaje respiratorio por COVID-19.

No están dando ninguna orientación a los pacientes que dan positivo, y menos a los que dan negativo”, indicó.

Vásquez contó que los que dan negativos en el test de anticuerpos –prueba rápida– “casi salen brincando en una pata, pero nadie les orienta sobre qué hacer si persisten los síntomas. Nadie les dice que deben tomar las precauciones porque pudieran estar asintomáticos. Mientras que los positivos a la prueba de anticuerpos esperan para tomar muestras del hisopado y la respuesta la reciben al día siguiente”.

Agregó: “Al día siguiente, apenas llegué por lo resultados, conté 53 personas, y mientras esperaba seguían llegando pacientes. Aquí todos van al hospital con síntomas de una gripe: fiebre, dolor de cabeza, tos, dolor en el pecho. Nosotros dimos negativo a la prueba del antígeno, pero nadie dice qué significa eso, y de igual manera uno se regresa a su casa sin ninguna orientación”.

Como Velásquez y su esposa prosiguieron con los síntomas, pese al resultado negativo, decidieron consultar a un médico particular y siguieron en casa las recomendaciones y, luego de casi tres semanas de tratamiento, al día de hoy están libres de COVID-19.

Todavía esperan el mensaje de texto que, al parecer, debe enviar el Instituto Nacional de Higiene Rafael Rangel directo a su número telefónico para informar del resultado de su PCR.

Ante este testimonio, el equipo de Crónica.Uno abordó a varias personas que responsablemente acuden al referido centro centinela a realizarse la prueba rápida para descartar la COVID-19 y pudo constatar en el sitio que cada día es mayor el número de enfermos que acuden al triaje respiratorio en la ciudad de Cumaná.

La mayoría de los consultados coinciden con la señora Beatriz Fuentes, de 56 años de edad, que esperó más de dos horas para ser atendida.

Nada hace uno con un diagnóstico cuando ni siquiera dan un protocolo a seguir. Ni siquiera entregan algún medicamento y aquí muchos ni siquiera cuentan con los recursos para comprarlos”, aseguró Fuentes.

Relató que, al parecer, comisiones de los CDI visitan a los pacientes que dan positivo por instrucciones de Fundasalud para el abordaje y seguimiento de los casos luego de dos semanas de realizarse las pruebas.

Advirtió: “En dos semanas pueda que no se encuentren con el paciente; es muy tardío el abordaje de los casos”.

Municipios en alerta

Autoridades sanitarias de la entidad llaman la atención de los sucrenses ante el auge de esta segunda ola del coronavirus, para lo cual, pese a la flexibilización, se han reforzado las medidas restrictivas en los municipios Sucre (Cumaná-capital) Bermúdez (Carúpano), Andrés Eloy Blanco (Casanay), Cajigal (Yaguaraparo) y se activó un cerco epidemiológico en estos territorios.

Mientras que en el municipio Sucre se cuentan 440 casos activos, el doctor Pablo Terán, autoridad única sanitaria del estado, destaca que el municipio Bermúdez es la segunda localidad con mayor número de casos.

Para esta segunda oleada del coronavirus se reportan en Carúpano 102 casos positivos de COVID-19 y 10 fallecidos.

En su balance Nircia Villegas, alcaldesa del municipio Bermúdez, reveló que hay 48 casos activos y 44 pacientes recuperados: “Estamos a la espera de 89 pruebas PCR”.

Entretanto, en su más reciente reporte el gobernador del estado, Edwin Rojas, destacó que fallecieron ocho pacientes por complicaciones asociadas a la COVID-19 en la unidad de cuidados intensivos del Hospital Universitario Antonio Patricio de Alcalá (Huapa).

“Uno de ellos de 47 años de edad”, subrayó. Agregó que dos ingresaron el domingo en muy malas condiciones, luego de permanecer una semana en sus casas sin tratamiento.

Rojas anunció que serán incorporadas 20 nuevas camas en la UCI Huapa para pacientes de COVID-19 de edad avanzada.

Varios sectores de la sociedad civil organizada y gremios profesionales han iniciado una campaña por la vacunación masiva para todos los venezolanos. Docentes, médicos, enfermeras, periodistas, comunidad universitaria y comerciantes, entre otros, abogan por una inmunización para todos por igual.

Salir de la versión móvil