Icono del sitio Crónica Uno

Economista considera que reconversión llega con retraso pero da chance a las personas y empresas de adaptarse

reconversión llega con retraso | inflación, alimentos, bolívar,

Foto: Gleybert Asencio

La reconversión quitará seis ceros a la moneda a partir del 1° de octubre y promete que convivirán un bolívar digital y uno físico. Desde enero el Gobierno impulsa la economía digital, pero en el país hay cautela debido a que los servicios de electricidad e internet fallan a menudo.

Caracas. Desde principio de año las transacciones se volvieron más complicadas en el país no solo por las cantidades exorbitantes que representa pagar cualquier bien con bolívares, sino también por la falta de billetes en efectivo para movilizarse o dar vueltos, incluso en divisas. Ante esto los comerciantes pierden ventas por la dificultad para dar cambio, la gente debe esperar en los locales a ver si aparece algún billete o también se ven obligados a pasar la tarjeta varias veces por los puntos de venta cuando los montos no son leídos por el sistema. Ante ese contexto algunos especialistas consideraban desde hace meses que era imperativa una nueva reconversión. 

El economista y profesor de la Universidad Metropolitana, Hermes Pérez, considera que la nueva reconversión monetaria, que entrará en vigencia a partir del 1° de octubre de acuerdo con un comunicado oficial divulgado este jueves, llega con algo de retraso y que debió haberse implementado a comienzos de este año, motivado a que las transacciones se han vuelto inmanejables para las personas y las empresas.

“Manejar en este momento cifras en bolívares es prácticamente inviable, sobre todo cuando hablamos de cifras que pasan los 100 dólares. Es muy difícil manejarlas a nivel contable, tanto para las personas como para las empresas pequeñas, medianas y grandes. Esta es una medida que en mi opinión se retrasó un poquito porque tuvo que haberse anunciado o implementado a comienzo de este año”, dice en conversación con Crónica.Uno.

El especialista apunta que algo positivo del anuncio es que dará un par de meses a la población para adaptarse al nuevo cono. “Lo bueno de la medida es que efectivamente se anuncia hoy y se va a hacer efectiva a partir de octubre, se da un plazo para las personas y las empresas pequeñas, medianas y grandes para que tomen sus previsiones”. Por ejemplo, en el caso del sector privado este debe adecuar sus sistemas contables o la banca, que tendrá que adaptar su plataforma tecnológica. 

El comunicado indica que la nueva reconversión quitará seis ceros a la moneda y que convivirán un bolívar digital y uno físico. Desde enero el Gobierno impulsa la economía digital, pero en el país hay cautela debido a que los servicios de electricidad e internet fallan a menudo. Además, la dependencia de más medios de pago electrónicos también podría profundizar la desigualdad entre quienes tienen acceso a telefonía y quienes no, sobre todo en un país donde el salario mínimo es de apenas 7 millones de bolívares ($1,73).

La brecha digital es tocada por el economista Leonardo Vera en su cuenta de Twitter, quien comenta lo siguiente luego de conocerse el anuncio: “Para quienes viven en zonas del país donde la red de energía eléctrica se cae a diario, para quienes necesitan pagar transacciones al menudeo, para quienes no tienen la versatilidad ni la educación financiera digital, la digitalización de las transacciones es un dolor de cabeza”.

A juicio de Vera, la medida no busca modernizar los sistemas de pago, ni facilitarle la vida a la gente, pues indica que la vida de la gente se facilita corrigiendo la inflación, que es una de las más altas del mundo. Este año algunas proyecciones indican que la inflación cierre en 1600 %, según cálculos de FocusEconomics, la más alta de la región.  

“Ellos hacen esto porque se ven obligados por el desastre inflacionario que deja obsoletas, cada cierto tiempo, las piezas monetarias en circulación y porque en las máquinas fiscales no hay espacios digitales para asentar el valor de las transacciones”, agrega el economista Leonardo Vera.

Para Hermes Pérez, recurrir al término “bolívar digital” no es más que “relleno” en el comunicado, pues sostiene que debido al problema de la falta de efectivo casi nadie está trabajando con bolívares en físico. “La gran mayoría de las operaciones se está haciendo a nivel digital, cuando uno paga con débito, pago móvil, transferencia, casi nadie usa bolívares en efectivo, la gente se ha ido a dólares o simplemente a operaciones digitales, es decir, que ahorita el bolívar es prácticamente digital”. 

Y es que la dificultad de las transacciones provocó más presión por parte de las autoridades para alternar los medios de pago. Por ejemplo, prohibieron vales, una modalidad empleada por Beco para poder dar vuelto en dólares y exigieron a otras cadenas como Farmatodo emplear métodos de pago en divisas. Hoy Farmatodo es uno de los que recibe Zelle y maneja pago móvil de comercio a persona.

Los especialistas insisten en que el Gobierno debe aplicar un conjunto de medidas que pasen por estabilizar el valor de la moneda, pues la reconversión no termina resolviendo el problema de fondo, que es la alta inflación que mantiene el país desde finales de 2017. Por otro lado, está la devaluación del bolívar que en 2019 lo hizo en 99 %, mientras que en 2020 se devaluó 95 %. A pesar de que el mercado cambiario muestra cierta estabilidad este año en algunos meses, la divisa sigue subiendo y hace que el bolívar se devalúe.

Qué sabe la gente

La mayoría de las personas consultadas este jueves no estaban familiarizadas con el anuncio. Una vendedora informal manifestó que no entendía nada sobre la nueva reconversión y que le sería complicado porque trabaja con efectivo todos los días. 

Un mototaxista dijo que al principio “es un problema” porque los billetes va saliendo poco a poco. “Ya hemos pasado por lo mismo y creo que se repite la misma historia (…) ya que no veo otra medida para la inflación”. Para el trabajador la mayoría de los pagos que recibe por las carreras vienen en divisas, pago móvil o transferencia, pero nada de bolívares en efectivo.

¿Qué es una reconversión y qué es una devaluación? El economista Hermes Pérez explica lo siguiente:

La reconversión es tomar el cono monetario actual y eliminarle ceros, en este caso van a ser seis ceros. Lo que antes costaba un millón de bolívares ahora es equivalente a 1 bolívar. Mientras que la devaluación se origina básicamente por el aumento de precio o por la hiperinflación que existe en el país, eso presiona todos los precios en moneda local y presiona otro precio que es muy especial que es el tipo de cambio, el tipo de cambio es el precio del dólar, entonces la devaluación obedece básicamente a la presión hiperinflacionaria y es un fenómeno totalmente distinto a la reconversión.

Con reporte de Mariana Sofía García

Lea también

Gobierno oficializa nueva reconversión para octubre con un “bolívar digital” que tendrá seis ceros menos

Salir de la versión móvil