Icono del sitio Crónica Uno

El Palito reanudó parcialmente operaciones pero sin posibilidad de producir gasolina

El Palito

Foto: Cortesía José López

Iván Freites, secretario de la Federación Unitaria de Trabajadores de Petróleos de Venezuela, aclaró que solo se logró activar la planta destiladora de crudo de El Palito, la cual no produce gasolina.

Valencia. Aunque este lunes surgieron informaciones que indicaban la supuesta producción de combustible en la refinería El Palito, Puerto Cabello, la realidad no es tan alentadora. De acuerdo con el secretario de la Federación Unitaria de Trabajadores del Petróleo de Venezuela (Futpv), Iván Freites, Pdvsa solo logró reactivar la planta destiladora de crudo, pero esta no produce gasolina.

La destiladora, con capacidad de 140.000 barriles diarios (bd), desde el viernes 10 de abril se encuentra operando con 80.000 bd, señaló el representante de Futpv. Sin embargo, de esta planta solo se obtienen destilados que deben pasar por un proceso de conversión media a través del Craqueo Catalítico en Lecho Fluido (FCC). Luego de esto es que finalmente se obtiene el combustible.

En entrevista con El Carabobeño, Freites detalló que la planta catalítica, indispensable para refinar crudo, no arranca debido a profundos daños ocasionados tras un intento de ampliación de producción que se hizo entre 2009 y 2011, bajo el mando de Rafael Ramírez, quien estuvo al frente del Ministerio de Petróleo y de la presidencia de Pdvsa en ese período. “La causa original de la falla está allí”.

Para que el proceso de ampliación de la planta FCC fuese óptimo en ese entonces, los trabajos debían realizarse en tres meses. Pero esto no ocurrió. El líder sindical denunció que las labores se extendieron durante 15 meses y se ejecutaron con materiales usados. Como consecuencia, se generaron numerosos desequilibrios en su funcionamiento hasta que, en 2017, colapsó y se detuvo completamente.

Por otra parte, para que el sistema catalítico de El Palito pueda funcionar, debe operar con al menos su capacidad mínima de procesamiento, que son 55.000 de los 70.000 bd que debería recibir. Así lo indican los reportes técnicos de Freites. “Por debajo de esa carga, no funciona bien y es muy riesgoso ponerla a trabajar en esas condiciones”. A eso se le suma la ausencia de personal calificado para operarlas.

Se conoció, además, que desde mediados de marzo Pdvsa habría iniciado el proceso de reparaciones en El Palito, con el enfoque en el craqueador catalítico, mediante el uso de piezas y equipos de otras refinerías nacionales. Para el gremialista petrolero, esta medida representa una mala praxis, ya que cada complejo refinador tiene una capacidad diferente y, por lo tanto, sus sistemas poseen especificaciones y características distintas.

En Caracas también se agudizaron las colas por gasolina. Foto: Tairy Gamboa

En Carabobo la crisis por la escasez de gasolina comenzó hace un mes y se fue agudizando con el paso de los días. Actualmente, solo pueden surtir los sectores priorizados, pero luego de hacer largas filas en las que pueden pasar hasta ocho horas o, en algunos casos, días enteros en espera. Este panorama se repite en todo el país, incluyendo Caracas.

Nosotros queremos que la planta arranque y que haya gasolina nuevamente en las bombas. Queremos que la industria petrolera vuelva a funcionar, pero bajo estas condiciones, será muy difícil, sentenció.

¿Producción al cien por ciento?
A juicio de Diésbalo Espinoza, ex secretario general del sindicato de Pdvsa El Palito, es poco probable que la refinería pueda producir al cien por ciento de su capacidad, tomando en cuenta que estuvo paralizada por más de tres años. “Ni siquiera en sus mejores tiempos, cuando había personal calificado, pudieron llevarla a su máxima producción”.

El proceso de refinación es complejo y requiere que se ponga en marcha, de forma simultánea, un conjunto de plantas que necesariamente se debe purgar, ya que estuvo en desuso por mucho tiempo, explicó el experto petrolero.

“¿Cómo van a decir ellos que en menos de 10 días ya la tienen produciendo?”, cuestionó Espinoza, quien trabajó durante más de 25 años en El Palito. “Eso se contaminó por dentro, los tubos, las torres. A todos esos sistemas hay que hacerles un barrido y una limpieza completa, que toma por lo menos un mes”.

Hasta el momento, las chimeneas de la refinería solo emanan humo oscuro. Según el también presidente de la Federación de Trabajadores Petroleros de Carabobo, esto es indicativo de que todavía la producción no ha empezado y estarían apenas en la fase de precalentamiento.

Cuando en la chimenea de azufre se vea una flama azul, que no genera humo oscuro, es que se podría decir que se tiene el 50 % de la batalla ganada”, apuntó el sindicalista.

“Una cosa es que estén recirculando, y otra muy diferentes es que ya se estén produciendo gasolina”.

Foto: Cortesía José López.
Consumo mermado en cuarentena

Información extraoficial revela que antes de la entrada en vigencia del decreto de cuarentena por la pandemia del COVID-19, en Venezuela se consumían alrededor de 135.000 bd de gasolina y 80.000 de diésel. Pero, debido al inicio del confinamiento preventivo y las restricciones de movilidad, la demanda habría mermado hasta llegar a entre 25.000 y 40.000 bd, según cálculos del economista Hermes Pérez.

De la capacidad total de refinación que tiene El Palito (140.000 bd), por lo menos entre 55.000 y 70.000 barriles diarios se destinaban a la producción de gasolina. Esto antes de 2017.

Para Pérez, si El Palito retoma su producción y se mantienen los niveles de consumo por debajo de los 40.000 bd durante la cuarentena, podría resolverse parcialmente la escasez de combustible en el país. No ocurriría lo mismo en condiciones normales, sin confinamiento.

Origen de la escasez

Pérez sostuvo que la aguda escasez de carburante registrada en Venezuela tiene su origen en la destrucción de la enorme capacidad de refinación del país, lo que propició el desplome del procesamiento de crudo a mínimos históricos: la nación pasó de procesar 991.000 bd en 2011, a 303.000 en 2018.

“Fue un declive progresivo que comenzó en 2012 y año tras año la capacidad de refinación fue cayendo”, dijo el profesor de Macroeconomía de la Universidad Metropolitana, al tiempo que aseguró que las autoridades durante los mandatos de Hugo Chávez y Nicolás Maduro dejaron de hacer el mantenimiento y la inversión necesaria para mantener operativa la industria.

En este punto concuerda también Espinoza, quien afirmó que El Palito está totalmente fuera de los rangos de producción porque desde hace muchos años se le dejó de hacer el mantenimiento correspondiente.

El Complejo Refinador de Paraguaná (Amuay, Cardón y Bajo Grande), en Falcón, es el segundo más grande del mundo y, junto con las refinerías de Puerto La Cruz (San Roque), en Anzoátegui y El Palito, en Carabobo, acumula una capacidad de refinación que supera los 2 millones de bd, según cifras del último informe de gestión de Pdvsa publicado en 2016.

Tenemos una capacidad de refinación gigantesca. Que no se esté refinando ni una molécula de gasolina en el país es inconcebible, es insólito que esté pasando”, lamentó Pérez.

“En ese contexto, se hace mejor refinar en Venezuela que importar, debido a las restricciones de ingresos que tiene el país”.

Silencio oficial
El hermetismo por parte del régimen madurista respecto a la reactivación parcial de la refinería carabobeña es absoluto. Hasta la hora de publicación de esta nota, ningún vocero o autoridad relacionada con el tema se ha pronunciado.

José Parada, jefe del Estado Mayor para el Combustible en Carabobo, manifestó a El Carabobeño que no podía dar declaraciones al respecto. Al ser consultado sobre el asunto, evitó confirmar o negar algún dato.

Las estaciones del país están custodiadas por efectivos militares. Foto: Luis Morillo

Aunque la presidencia de Pdvsa está al mando de Manuel Quevedo, se espera que sea el vicepresidente sectorial de Economía y encargado de la restructuración de la industria petrolera, Tareck El Aissami, quien haga un pronunciamiento sobre El Palito.

Salir de la versión móvil