Icono del sitio Crónica Uno

Ofertas electorales de Apure se centran en la recuperación de la producción agrícola y ganadera

Apure

Foto: Cortesía

Las promesas electorales nuevamente cobran fuerza y avivan las esperanzas en los sectores populares del estado Apure. Candidatos chavistas y opositores apuntan hacia la recuperación de los sectores productivos, sin dejar de lado la práctica común de fomentar las llamadas ayudas sociales.

San Fernando. Gobernar un estado empobrecido como Apure, donde el 95 % de su presupuesto está comprometido en nómina, su infraestructura de servicios está en el suelo y su aparato productivo paralizado, será parte del desafío que enfrentará quien suceda al actual gobernador, Ramón Carrizales, quien tiene 10 años gerenciando la entidad.

Para quien resulté electo en los venideros comicios del próximo 21-N como alcalde de San Fernando de Apure, el panorama no será diferente. Tendrá que lidiar con el caos de los servicios públicos y un presupuesto deficitario cuyo único salvavidas está en los impuestos que cobran a los comerciantes.

Estos son los principales aspirantes a suceder a Ramón Carrizales en Apure:
Foto: Cortesía
Eduardo Piñate

″Un Apure grande, próspero y productivo″. Es la consigna de Eduardo Piñate, candidato a gobernador por el Partido Socialista Unido de Venezuela (PSUV), quien dentro de su trayectoria en el oficialismo se ha desempeñado como: director de Relaciones Presidenciales Nacionales del Despacho de la Presidencia, miembro del gabinete de la Alcaldía de Caracas, diputado de la Asamblea Nacional por Caracas, director general del Despacho de la Presidencia de la Asamblea Nacional, constituyente por Apure y Ministro del Trabajo.

Piñate es docente graduado en Historia y Ciencias Sociales en el Instituto Universitario Pedagógico de Caracas en 1985. Incursionó en la política a los 14 años, cuando inició su militancia en los movimientos revolucionarios en el barrio 23 de Enero de Caracas. En 1974 ingresó a la Liga Socialista donde fue dirigente estudiantil y gremialista docente.

Fundó la Fuerza Socialista Bolivariana de Trabajadores, el Sindicato Nacional Fuerza Unitaria Magisterial (Sinafum) y la Central Bolivariana Socialista de Trabajadores.

Según sus planteamientos, asegura reunir las propuestas de sectores sociales y políticos para desarrollar un gobierno cuyos ejes son el desarrollo económico productivo, turístico, político, cultural y deportivo. Plantea desarrollar la vocación histórica del estado como productor de ganado vacuno y bufalino e incorporar nuevos rubros como cabras, ovejas y conejos.

El también exministro de educación (2021) participó en 2018 junto al entonces director de la Sundde (Superintendencia Nacional para la Defensa para los Derechos Socioeconómicos), William Contreras, en la ocupación temporal de la empresa productora de cartón Smurfit Kappa, y en 2019 fue sancionado por el gobierno de Canadá por actividades que socavan las instituciones democráticas, según la exministra de asuntos exteriores canadiense, Chrystia Freeland.

Foto: Cortesía
Luis Lippa

“Un gobernador amigo”. Es la consigna de Gian Luis Lippa Preziosi, candidato por la Mesa de la Unidad Democrática (MUD), misma que lo convirtió en gobernador de Apure en el año 2000.

Lippa Preziosi, de 66 años de edad, es farmaceuta en galénica industrial graduado en la Universidad Santa María. Los apureños ya han visto a Lippa desfilar por varios cargos. Fue concejal, diputado al Consejo Legislativo en tres ocasiones, gobernador en el período 2000-2004, candidato a gobernador de la Coordinadora Democrática en 2004, candidato de la MUD en 2012 y diputado de la MUD en la Asamblea Nacional electa en 2015.

Fue inhabilitado por la Contraloría General de la República desde 2009 hasta 2011, y en 2017, luego de inscribir su candidatura a gobernador por la MUD, fue inhabilitado nuevamente hasta septiembre de 2021, fecha en que se levantó la medida y se inscribió en los venideros comicios del 21-N como candidato de la MUD.

De llegar a ser electo, afirma que su línea de gestión se centrará en la reactivación de programas sociales como la Fundación del Niño, créditos del Instituto de Crédito Agrícola y Pecuario y Mediana y Pequeña Industria, así como el financiamiento de tratamientos médicos e intervenciones quirúrgicas de la Fundación Para la Salud de Apure

A la par de ello, en su plan gubernamental figura el apoyo a todos los sectores productivos del estado, atender la salud, alimentación y empleo de las familias apureñas más vulnerables, gobernar con las mujeres y trabajar para ayudarlas.

La forma de lograr sus propuestas es mediante la reactivación de las políticas sociales que considera exitosas de su primera gestión de gobierno.

Foto: Cortesía
Ronald Rodolfo Torres Rodríguez

Oriundo de la capital, San Fernando, es el candidato de la Alianza Democrática. Torres Rodríguez es un empresario que comenzó su vida en la arena política hace seis años, cuando ingresó a las filas del partido Avanzada Progresista, del que fue su secretario general regional, hasta que en 2020 se pasó a las filas de Acción Democrática.

Rodríguez participó en las elecciones primarias de la oposición para la elección del candidato a gobernador para las regionales de 2017 y las parlamentarias en 2020. Según contó ″cansado de financiar otras candidaturas, decidí financiar la mía″. Aún no ha resultado favorecido en ninguno de sus intentos.

Para el empresario, los problemas de Apure no se deben a una falta de recursos sino de dolientes. Los últimos gobernadores son de otras regiones.

Su propuesta de gobierno se centra en trabajar con los apureños para que los beneficios se queden en la región, lo cual no exceptúa la inversión foránea. Planea recuperar la infraestructura productiva del estado -actualmente caída, como las plantas procesadoras de lácteos, pescado y granos.

No está de acuerdo con la cultura política asistencialista, pero se valdrá de ella mientras se restablece el aparato productivo del estado, que a su vez es generador de empleo.

La experiencia del candidato chavista en diversos cargos del Ejecutivo y Legislativo nacional contrasta con la carrera Lippa, truncada varias veces por las inhabilitaciones, e incluso con la de Torres Rodríguez, cuyo reciente fogueo en la política regional aún no se ha traducido en la ocupación de algún cargo público que demuestre sus capacidades gerenciales.

Salir de la versión móvil