Icono del sitio Crónica Uno

Escasez de gasoil complica cadena de producción y distribución de alimentos del país, según los gremios

gasoil

Foto: Cortesía

La escasez de gasoil amenaza no solo con parar el transporte público, sino la producción y distribución de alimentos. Trabajadores del campo indicaron que para paliar la crisis por la falta de gasolina migraron sus vehículos al gasoil que hoy también falta y complica la cosecha en el venidero período de siembra. José Bodas, miembro de la FUTPV, afirma que la crisis del gasoil está lejos de resolverse.

Regiones. La escasez de gasoil ya muestra sus primeros resultados en las diversas regiones del país. El panorama va desde personas que han frustrado su viaje de una ciudad a otra porque la unidad en la que se trasladaban quedó a medio camino, hasta productores agropecuarios que advierten el peligro de no poder aprovechar el ciclo de cosecha, ante la falta del combustible para la maquinaria. 

El cansancio por las restricciones para abastecerse del carburante que mueve el transporte de carga pesada y parte del público, se evidenció los días viernes 5 y lunes 8 de marzo, cuando gandoleros y camioneros cerraron las autopistas Regional del Centro y la Francisco Fajardo, en Aragua y Caracas, respectivamente, ante la espera que se extiende por días, para surtirse del combustible.

Separados por kilómetros, los testimonios de quienes a diario necesitan del gasoil para ganarse la vida coinciden en decir que la espera para poder cargar combustible es eterna y lo poco que obtienen no les es suficiente para trabajar. Para el dirigente petrolero José Bodas, la crisis por la escasez de diésel está lejos de resolverse. 

En 60 días podría paralizarse el sector productivo de Monagas por falta de gasoil

Los más de 17.000 productores agropecuarios de Monagas, hoy se ven afectados ante la escasez de diésel. Algunos han ingeniado la manera de acercar su producto a los centros de distribución más cercanos, mientras que otros han paralizado la siembra porque no han podido trabajar las tierras por la falta de gasoil en los tractores.

Fernando Frías, presidente de Fedecámaras en la entidad, vislumbra un escenario mucho más grave que con la escasez de gasolina. Frías destaca que 90 % del sector está paralizado y han tenido que recurrir a otras vías, como la compra de gasoil bachaqueado, para salir adelante.

Los productores de grandes extensiones están prácticamente paralizados porque viene el ciclo de siembra de invierno y no han podido comenzar a arar las tierras pues los tractores no tienen diésel. Al día de hoy podríamos decir que el sector productivo está paralizado en 90 %”, puntualizó.

La falta de gasoil representa un grave problema en el país, así lo han dejado claro los productores, quienes manifiestan que de seguir la situación, en menos de un mes el desabastecimiento en los comercios será notorio.

Si la escasez de gasoil continúa, estimamos que entre 45 a 60 días aquí va a colapsar el sector comercial y este desabastecimiento podría ser mucho más grave que el que vivimos en 2016. Es posible que el mismo comerciante se las ingenie para que el producto esté en los anaqueles, pero sin duda los precios aumentarán considerablemente”, explicó Frías.

Sin cifras

En Monagas no se cuenta con un inventario de gasoil clasificado por sectores. Por lo que los productores desconocen la cantidad de diésel con el que cuentan en el estado para el área productiva.

No hay un sistema que clasifique la cantidad de gasoil que llega para el sector productivo en el estado, por eso no es posible contar cuánto se tiene de reserva. Se podría decir que para reactivar y estabilizar el sector productivo en Monagas se necesitan alrededor de 600.000 barriles”, dice Frías.

Frías sostiene que las autoridades nacionales y regionales deben buscar los mecanismos para abastecer a este sector de la población, tomando en cuenta que las consecuencias de la escasez de gasoil afectarán directamente a los ciudadanos. 

“A pasarse al otro autobús que nos quedamos sin gasoil”

Marina Ríos se dirigía a su trabajo en una tienda de celulares ubicada en Puerto La Cruz, cuando a poco más de un kilómetro para entrar en la avenida Municipal que lleva al centro porteño, el autobús Blue Bird en el que se transportaba se apagó y al minuto, cuenta, el colector de la unidad anunció: “Pásense al otro autobús que nos quedamos sin gasoil”. 

Así se dibuja el panorama del transporte público en el estado Anzoátegui. Lorenzo Rodríguez, miembro del Sindicato Único de Trabajadores del Transporte en la entidad, resume en una frase el panorama: “El transporte en Anzoátegui se acabó”

Rodríguez afirma que 5 % de las unidades que quedan en el parque automotor del transporte público en el estado funciona a gasoil, y para quienes conducen estos vehículos, la espera para abastecerse con apenas 80 litros se puede extender entre cinco y seis días.

“Esto es un desastre total y el resultado es que ya no hay transporte y la gente camina hasta su sitio de trabajo o casa, no podemos trabajar así porque si cargamos combustible hoy, tenemos que esperar cinco o seis días para volver a surtir, eso no es viable”, sostiene Rodríguez. 

En Anzoátegui hasta los vehículos de salud deben sufrir para conseguir gasoil / Foto: José Camacho

Miguel Lemus conduce un autobús a gasoil que cubre la ruta Barcelona-Puerto La Cruz y afirma que la situación ya se vuelve insostenible. “Ya no podemos llevar la comida a la casa”. 

Una unidad de este tipo carga 140 litros de gasoil y eso es para trabajar en el día, con los 80 litros que nos suministran apenas podemos dar dos vueltas y a riesgo de quedarnos a medio camino, no puede ser que siendo este un servicio de prioridad tengamos que esperar de cinco a seis días para echar gasoil”, dice.

Para José Bodas, la crisis por el desabastecimiento de gasoil y gasolina está lejos de solucionarse. Refiere que el abastecimiento de combustible está atado a la importación e indica que aún no se sabe cuándo llegarán buques con gasolina y gasoil al país.

Inventarios oficiales sobre los carburantes, afirma el dirigente de la Futpv, “es imposible saberlos” porque Pdvsa dejó de ofrecerlos hace tiempo, lo poco que se sabe es lo que se produce en las refinerías y en la de Puerto La Cruz, la producción sufrió un revés

“La planta de destilación DA1 de la Refinería de Puerto La Cruz estaba produciendo 55.000 barriles diarios de combustibles, muy lejos de los 170.000 que producía en 2017, pero tuvo que ser parada por una falla en los tubos que llevan el vapor a las calderas y eso detuvo la poca producción, solo queda en funcionamiento la DA3 en la refinería de El Chaure, pero eso no cubre la demanda de la entidad”. 

El dirigente dice que tampoco se puede producir mucho combustible porque no hay donde almacenarlo: Hay tanques de gasoil y gasolina que están fuera de servicio y eso también hace que mermen los inventarios, no hay donde almacenar”. 

Rutas de transporte desaparecen en el Zulia y choferes mueren de hambre

Los transportistas de Maracaibo fueron los primeros en alzar la voz en relación con las fallas en el suministro de gasoil en la capital zuliana, que desde mediados de febrero comenzaron a sentirse. 

Con una sola estación de servicio habilitada para su atención, el transporte público de la ciudad suma esta semana un mes sin surtirse de gasoil, incluso desde el pasado lunes 8 de marzo debido a las restricciones por la semana de radicalización, tres estaciones de servicio suspendieron el suministro de gas natural vehicular para el transporte público.

En la capital zuliana hay poco más de 300 unidades de transporte colectivo a gasoil, entre esos los Puma, que prestan servicio interurbano con salida desde el terminal de pasajeros hacia otros municipios, expresos Valera y Santa Bárbara. En total, el Zulia suma 800 unidades de este tipo para el transporte de pasajeros. 

Rubén Esis, presidente de la Central Sindical Noroeste de Transporte del estado Zulia, dijo que los choferes pernoctan en la estación de servicio Las Banderas, a la espera del diésel (gasoil). 

Nos apena la situación tan difícil que estamos afrontando, estamos desempleados. Muriéndonos de hambre pues no hemos podido tanquear desde hace un mes porque no hay gasoil para nosotros, ahora el poco que llega se lo dan a las cisternas de agua por orden del gobernador. Nosotros también somos prioridad”, dijo el sindicalista.

Durante el fin de semana 250 unidades de transporte colectivo (autobuses) se quedaron varadas en la estación de servicio Las Banderas porque la gandola con diésel nunca llegó. 

Erasmo Alían, presidente de la Central Única de Transporte del Estado Zulia, solicitó la intervención del ministro de Transporte. 

“Estamos en una situación de emergencia, el llamado es a Nicolás Maduro para que mire para el estado Zulia. Venezuela no es solamente Caracas, señor ministro Hipólito Abreu, tenemos un mes que no nos dan ni una gota, estamos trabajando porque compramos en el mercado negro”.

Empresarios en alerta

La falta de gasoil en el estado Zulia también mantiene en alerta al sector empresarial. Ricardo Cedeño, presidente de Fedecámaras Zulia, dijo que la falla en el suministro de diésel ha ido paralizando progresivamente las operaciones de algunas empresas. 

“Estamos muy preocupados por la situación porque ya tenemos una semana con escasez. Para esta semana estamos trabajando con lo mínimo de reserva que tenemos, pero ya para la semana que viene será aún más difícil despachar productos. 90 % de los vehículos que tenemos para el transporte de alimentos liviano-pesados son a gasoil, lo que significa que podríamos enfrentar desabastecimiento de alimentos y medicinas”, dijo Acosta. 

Sacar las cosechas del campo se ha convertido en un dolor de cabeza para los trabajadores del agro / Foto: Cortesía

Armando Chacín, presidente de Fedenaga reconoce que aunque las fallas en el suministro de combustible para el sector ganadero ya suman dos años, con las fallas de diésel el desabastecimiento será inminente.

“Desde ya nosotros estamos alertando al consumidor a que pronto va a sentir un desabastecimiento en vista de que el diésel es casi que irremplazable porque a la maquinaria no se le puede poner motores a gasolina, se necesita combustible para más de 15.000 tractores que producen los alimentos en el país (5000 en el Zulia) y que si no hay el apoyo del gobierno para surtir esa maquinaria vamos a perder el primer ciclo de siembra”, cuenta Chacín. 

El representante de los ganaderos dice que la preocupación del sector gira en torno sobre lo qué va a comer el venezolano dentro de poco.

Se le debería abrir la puerta al sector privado para que pueda solucionar el tema del combustible y que este no se convierta en un negocio para las autoridades locales de cada municipio”, sentenció.

El presidente de Fedenaga denunció que tienen dos meses sin recibir los puntos de combustible asignados por el Ministerio de Energía y Minas. 

“No tenemos cómo conseguir el combustible, ya no tenemos inventario de diésel para emprender actividades de cultivo. La situación es preocupante”. 

Tragedia más tragedia

El panorama en el Sur del Lago no es diferente. Las zonas rurales que apenas se recuperan de las pérdidas de 2020 por el desbordamiento de los ríos y fracturas de los muros de contención, también están sin diésel. José Urdaneta, presidente de la Fundación para el Mejoramiento del Plátano en Venezuela (Fumplaven), dijo que la situación en las unidades de producción del Sur del Lago es delicada, debido a que el combustible es vital para mantener los drenajes activos.

“Las fincas se están perdiendo porque no hay gasoil. Aquí revenden en 100 dólares la pipa de 200 litros de gasoil, es decir que el litro está por el orden de 0,40 y 0,50 centavos de dólar. Aunque el plátano no ha subido a nivel de productor, los fletes han subido 50 % y eso se refleja en la venta al consumidor, lo que causa una tasa inflacionaria de hasta 100 % en la venta final”, dice Urdaneta. 

En el Sur del Lago, desde el año pasado las unidades de producción comenzaron a cambiar los motores de sus vehículos de carga a gasoil debido al bajo costo y accesibilidad del combustible para aquel momento. 

Con la llegada de la pandemia a Venezuela, el gasoil siguió siendo un aliado para viajar y sacar la mercancía a otros estados, aun cuando la adaptación de un nuevo motor sugería una inversión de 3000 dólares por vehículo. 

Sin embargo, hoy el escenario está complicado, según Urdaneta. “Ahora el que tiene un carro a gasoil está apurado”, dijo el presidente de Fumplaven. En el Sur del Lago hay aproximadamente 1000 vehículos que se mueven con diésel.

El mercado negro en estas zonas del Zulia toma cada vez más fuerza, no solo con la gasolina, sino que ahora también ofrecen gasoil, siendo la única alternativa para los productores de plátano y lechosa de la zona. Según Fumplaven hasta ahora no se ha perdido producción por falta de combustible. 

Las pérdidas no son significativas en este momento porque los productores están comprando caro el gasoil y ese porcentaje se le suma al producto, pero hay poca producción por la crisis que venimos arrastrando, la producción viene en picada desde el año pasado”. 

En Táchira falta de gasoil podría generar mortandad de ganado

30 % de merma se registra en los rebaños del estado Táchira, debido a la falta de combustible, necesario para el funcionamiento de las bombas de agua.

Edgar Medina, presidente de la Asociación de Ganaderos del Táchira, hizo un llamado a las autoridades para que apoyen a los productores ganaderos en lo que al combustible se refiere. 

El ganado requiere de agua y no tenemos el combustible suficiente para que estos se mantengan. Estamos en el principio de una mortalidad que se nos viene a nuestras unidades de producción”, dice.

Medina aseguró que si bien a través de la Mesa Técnica de Combustible han recibido apoyo, necesitan que se garantice el combustible, bien sea gasoil o gasolina para las bombas en las unidades de producción. 

En Táchira ganaderos sostienen que por la falta de gasoil no podrá llevársele agua al ganado / Foto: Cortesía

Añadió que el combustible se está pagando a precio internacional, lo que afecta el bolsillo de productores, ya que el costo es elevado. La oferta del ganado disminuye, debido al descenso del consumo de carne en la población dados los altos costos de la carne. 

Para el venezolano es difícil llevar a la mesa carne y leche, lo que trae como consecuencia que los precios a puerta de corral bajen y no podemos cumplir con los compromisos como comprar la gasolina, sino que tampoco podemos comprar insumos, medicinas y honrar el pago a trabajadores”, dijo.

Destacó Medina que son más de tres años sin gozar de un crédito agrícola ni de la cartera crediticia que estaba disponible para el sector, lo que trae como consecuencia la falta de financiamiento a las unidades de producción. 

Agricultores en jaque

Al igual que los ganaderos, los agricultores también avizoran un futuro sombrío derivado de la escasez de gasoil. Gerson Pabón, presidente de Fedeagro, en la región explica que la falta del combustible ya golpeó a los transportistas de hortalizas, quienes habían paliado la escasez de gasolina adquiriendo vehículos a gasoil. 

“Ahora tenemos gasolina, pero no hay gasoil. Tú como productor puedes bajar la gasolina desde las unidades de cosecha al centro de acopio de ferieros, pero ellos no tienen gasoil para trabajar”, dijo. 

Pabón comenta que la semana pasada unos 16 ferieros no pudieron retornar al estado por falta de combustible, el cual siempre conseguían en el centro del país. Explicó que se vieron en la obligación de quedarse en colas entre Valencia, Maracay y Barquisimeto, ya que no hay gasoil en esos sectores. “Si consiguieron para el retorno, no tienen para volverse a ir”. 

Advierte que esto afecta las negociaciones, pues si bien los transportistas se toman su tiempo para pagar las hortalizas que se llevan de los campos, con esta situación, el pago de la mercancía se ve más lejos. 

En el centro

Pabón destaca además que en estados llaneros como Guárico y Portuguesa, la situación es más difícil, ya que, al ser grandes extensiones de tierra, es obligatorio el uso de maquinaria que trabaja, en su gran mayoría a gasoil. 

Se está trancando el juego para seguir produciendo comida en el país”, dice.

Asegura que los más afectados son los consumidores. Los costos del combustible que pagan los transportistas a pimpineros que sí tienen acceso a ellos, es elevado y se refleja en el precio del producto final. Aunque duda, espera que el gobierno haga algo para solventar la situación.

Exportación

Destacó Medina que durante el proceso de exportación de ganado que adelanta el gobierno nacional, se están llevando animales jóvenes y no aquellos que están listos para el sacrificio. Exhorta a quienes hacen la selección de los ejemplares que se llevan a países como Irak, a que exporten aquellos que están en el período completo.

“Mientras exista esa exportación de animales pequeños y mautes, nuestra unidad de producción se va a quedar sin inventario para seguir trabajando”. 

El representante del gremio ganadero solicitó al Ejecutivo que se les informe o preste colaboración para la compra de dosis de vacunas contra el COVID-19, a fin de blindar a los trabajadores del campo, ya que son un grupo vulnerable que necesita inmunización. 

Salir de la versión móvil