Icono del sitio Crónica Uno

Falta de combustible y lluvias mantiene paralizada en 40% producción de plátano en el Sur del Lago 

plátanos

Foto: Cortesía

Datos de la Fundación para el Mejoramiento del Plátano en Venezuela indican que el 40 % de los productores están paralizados por combustible, mientras que unas 9000 hectáreas están bajo las aguas luego de la crecida del río Chama, en el municipio Colón, ante la imposibilidad de encender las bombas de achique para drenar las fincas por la falta de combustible.

Maracaibo. La Fundación para el Mejoramiento del Plátano en Venezuela (Fumplaven) alertó sobre la paralización de la producción de plátano en el eje Sur del Lago del estado Zulia debido a la falta de combustible. Sin embargo, las recientes lluvias caídas sobre el occidente venezolano ocasionaron la crecida del río Chama, por lo que más de 5000 hectáreas están seriamente afectadas en los sectores La Fortuna, Caño Muerto, Paraíso y Correntudo.

En su cuenta de la red social Twitter, la fundación publicó un mensaje que señala: “La producción y abastecimiento de plátano en el Sur del Lago se paraliza por la falta de combustible, la crisis es insostenible, muchos kilogramos del rubro permanecen en las fincas sin posibilidad de llegar a los diferentes mercados del país”. 

A raíz del trino, Cronica.Uno habló en exclusiva con la nueva directora de Fumplaven, Betty Pineda.

Nuestra producción y comercialización de plátano está bastante afectada por la falta de combustible ya sea diésel o gasolina, tenemos alrededor de 30.000 hectáreas de plátano de las cuales el 30 % funciona con bombeo, es decir, bombas de achiques para paliar las lluvias. Estas han afectado alrededor de 9000 hectáreas debido a la crecida de los ríos, por lo que 40 % de los productores no pueden sacar sus cosechas”, dijo la ingeniero.

La directiva de Fumplaven alertó que los pocos transportistas de carga pesada que sacan la producción del campo deben pagar entre 0,20 y 0,80 centavos de dólar el litro de diésel en la estación de servicio de El Vigía a través de un cupo. 

“No hay un precio oficial, cuando llegas a facturar es que te dicen el precio, entonces el costo del combustible para producir alimento y garantizar que nuestra producción llegue a los platos de cada uno de los venezolanos a un precio justo es cuesta arriba”, sostuvo Pineda.

El agrotécnico José Urdaneta explicó que la falta de combustible tiene varios efectos negativos. En la producción primaria, afecta los sistemas de drenaje mecánicos con bombas de achique, estimando que de unas 8000 hectáreas sembradas de plátanos que usan el combustible para drenar, 70 % están inundadas en este momento. 

El traslado de la cosecha de plátanos por parte de los productores a las fincas ha mermado, lo que afecta el desempeño de la agricultura. A la par de ello, parte de la distribución de alimentos ha bajado su fluidez de comercialización de la fruta. 

Hay una caída del 30% en el consumo en los últimos tres meses”, dijo Urdaneta.

Aclaró que el sector productor de plátano ha estado parcialmente paralizado desde el inicio de la pandemia que se unió con la falta de combustible. 

Ahora el diésel termina de paralizar las operaciones tanto de producción como para mover insumos y frutas. Eso de paralizarse el 100 % no es así. Siempre hay gente que continúa repagando combustible. Nadie quiere acabar su negocio completamente. El trabajo se limita, merma, pero no desaparece”, sentenció.

Los directivos de Fumplaven esperan poder reunirse en Caracas con representantes del Ejecutivo nacional para buscarle una solución a la crisis del combustible para el sector agroalimentario del Zulia. 

Las lluvias mantienen bajos el agua 9000 hectáreas sembradas de plátanos / Foto: Cortesía

“Es una gran preocupación tener que paralizar un sector tan grande de uno de los primeros rubros del país que son accesibles al venezolano”, concluyó la directora de Fumplaven.

Salir de la versión móvil