Icono del sitio Crónica Uno

La basura y los desechos químicos aceleran el envejecimiento del lago de Maracaibo

Lago de Maracaibo

Foto: Cortesía.

El lago de Maracaibo tiene 90 % de sus orillas repletas de basura, 80 % es plástico que arrastran las 40 cañadas que desembocan en la cuenca, sin ningún tratamiento previo. A esto se le suman altos niveles de fósforo y nitrógeno que limitan la cantidad de oxígeno. Aunque existen ONG que hacen trabajos de recolección de desechos y campañas de concientización, el envejecimiento del lago parece acelerarse sin ningún remedio a corto plazo.

Maracaibo. El lago de Maracaibo es el segundo más antiguo de la tierra con aproximadamente 36 millones de años; también es el más grande de América Latina y el número 19 más grande del mundo. Llamado el Coquivacoa por los indígenas Añú, el lago tiene como adversario principal a los habitantes de Maracaibo por su falta de cultura ambiental y a la industria petrolera. El que una vez fluyera con aguas dulces y cristalinas, hoy es un depósito de basura y de desechos químicos que han acelerado su envejecimiento.

El lago de Maracaibo tiene 90 % de sus orillas repletas de basura, 80 % es plástico que arrastran las 40 cañadas que desembocan a la cuenca, sin ningún tratamiento previo.

Con una extensión de hasta 110 kilómetros de ancho, 160 de largo y un poco más de 13 kilómetros cuadrados de superficie, sus costas se extienden por 728 kilómetros. Es una cuenca binacional, constituida por su entrada desde el golfo de Venezuela, la bahía, el estrecho y la bolsa, que se alimenta de 134 afluentes que vienen, entre otros, de los estados Trujillo, Táchira, Mérida e incluso del norte de Santander en Colombia, este último responsable de 60 % del agua que entra al lago a través de uno de los ríos más grandes: el Catatumbo.

Los derrames petroleros son la tercera causa de contaminación del Lago de Maracaibo. Foto: Cortesía.

Mucho se ha dicho del daño que la industria petrolera le ha hecho a esta cuenca, y la realidad es que los derrames son la tercera causa de contaminación. De acuerdo con el Colegio de Ingenieros del Zulia, para la fecha, existen más de 20.000 kilómetros lineales de tubería en sus aguas, más de 15.000 pozos de petróleo ―activos y no activos― y algunas estaciones de gas.

Actualmente, las cifras son de 15 a 30 derrames mensuales, pero este dejó de ser un tema de interés para gobierno, industria y, por ende, para gran parte de la sociedad que ha normalizado esta situación a través del tiempo. La información la precisó el ingeniero Ausberto Quero, presidente de la Asociación Civil para la Conservación de la Cuenca del Lago de Maracaibo (Aclama).

El presidente de Aclama explicó que es común que al hablar de contaminación en el lago se englobe todo lo que le hace daño, pero hay que tener claro que son tres elementos los que lo afectan con fuerza. La salinización es uno de ellos. El canal de navegación, que tiene entre 14 y 16 metros de profundidad, construido hace 60 años aproximadamente, ha incidido de manera negativa para que entre la cuña salina a la bolsa.

Podemos encontrar hasta 12.000 partes por millón de salinidad en verano. Ya en invierno disminuye, pero sigue siendo un factor determinante la entrada de agua salobre desde el golfo hacia el lago”, dijo el ingeniero Quero.

La eutrofización es otro de los procesos dañinos. Dado por el incremento de los niveles de nitrógeno y fósforo, la acumulación de materia orgánica y la falta de oxígeno que existe en el centro del lago ―condiciones anóxicas― ha agravado su ecosistema limitando la vida acuática tanto de peces como bentos, plancton, entre otras.

“Es una sobrecarga de nutrientes que conlleva al envejecimiento del estuario, dada la alta producción de nutrientes, se proliferan las algas verdes y se crea una estratificación de las moléculas de oxígeno disuelto en el agua disponible, una de las consecuencias es la mortandad de peces”, explicó Luis Loyo, vicepresidente de la ONG Mangle.

Las cifras son alarmantes, Quero advierte que son 250 partes por millón de nitrógeno y fósforo que están contribuyendo al envejecimiento acelerado del lago en la parte la bolsa. Esto asociado al tercer componente de contaminación que es el manejo inadecuado de aguas residuales y los derivados agrícolas como pesticidas, insecticidas y agroquímicos.

Aguas residuales sin control

Los expertos coinciden en que las vertientes o desembocaduras de las cañadas en el lago de Maracaibo son su mayor amenaza. En 2006, la Universidad del Zulia hizo un estudio en el que revelaron que existían 28 sistemas de tratamiento, como lagunas de estabilización, tanques y plantas, solo en Zulia, para el tratamiento de las aguas servidas.

Pero de acuerdo con el centro de ingenieros del estado, esas plantas están paralizadas casi en su totalidad actualmente, por lo que el lago está recibiendo 8 metros cúbicos por segundo de aguas servidas provenientes de 40 cañadas.

Tenemos que tener en cuenta los sistemas de otras ciudades como Trujillo y Táchira que también están casi paralizadas, al igual que las plantas de tratamiento de Cúcuta, que tienen una capacidad operativa muy baja ahora”, dijo Quero.

Grisel Mercadante, directora de la fundación El Zulia Recicla, dijo que durante las actividades que llevan a cabo para la limpieza de playas en el municipio Maracaibo, desde 2019 hasta la fecha han logrado recolectar un poco más de 5000 kilogramos de desechos.

“80 % del material plástico es valorizable, reutilizable, en su mayoría polietileno de tereftalato (PEP), polietileno de alta y baja densidad y polipropileno. Todos estos desechos son generados en el hogar, por el consumo y mal manejo de los residuos y desechos sólidos como envases de detergentes, refrescos, agua y aseo personal”, aseguró.

Mercadante dijo que: “En todas las actividades se identifica poliestireno (Ps6) comúnmente conocido como anime, un material liviano, pero de gran impacto ambiental que no es aprovechable y sus características físicas: liviano y pequeño, lo hace fácil de liberarse en el ambiente y es consumido por especies terrestres y marinas generando daños en el sistema digestivo, e insertándose en la cadena alimenticia”.

El plástico demora al menos 500 años para degradarse; en el caso de los plásticos liberados en los cuerpos de agua tienden a romperse por acciones mecánicas como el sol, entonces estos terminan siendo fragmentos liberados al ambiente: microplásticos.

“Los microplásticos alteran la cadena trófica (el pez grande se come al más chico) y todos terminamos consumiendo los plásticos”, explicó la profesora universitaria.

El Zulia Recicla también recalcó que en las actividades de recolección encuentran vidrio entre 10 % a 12 % sobre todo en frascos de medicinas. Esto le llevaría al lago de Maracaibo unos 4000 años en degradarlo.

El material que llega a las orillas del lago es producto de la descarga de cañadas”, concluyó la directora de la fundación.

A todo esto, Loyo agregó que se le suman los lixiviados (liquido resultante de un proceso de descomposición de la basura) que bajan en las corrientes de agua desde Colombia y otras condiciones producidas desde la Sierra de Perijá tales como la explotación carbonífera, que genera compuestos químicos como el mercurio; estos terminan en el río Guasare y, de manera posterior, en el lago.

Además de la deforestación aguas arriba, lo que ocasiona que la materia orgánica sea arrastrada por las corrientes hasta la cuenca.

Para Luis Loyo, el lago de Maracaibo como un ecosistema tiene la capacidad de amortiguar los efectos adversos que sobre él se dan. “Todos los ecosistemas tienen esas propiedades. Sin embargo, todo tiene un límite, de ahí que, al sobrepasar la capacidad de carga tolerable, se producen estos impactos negativos que vemos y uno de ellos es la contaminación”, dijo.

Sin embargo, el técnico en evaluación ambiental fue claro: “La responsabilidad es del colectivo, el Estado y la sociedad en pleno porque la gestión del ambiente tiene como principio primario la corresponsabilidad. La formación de sedimentos en el lago de Maracaibo es la causa de su envejecimiento acelerado”.

Turismo a pique

El lago de Maracaibo está dividido en dos grandes cuerpos y esa división la marca el puente general Rafael Urdaneta. Hacia el sur, lo que se conoce como bolsa del lago, hay unos 550 kilómetros de costa, y del puente hacia el norte, conocido como la bahía el Tablazo, se suman 760 kilómetros más, aproximadamente.

La agencia de turismo Solo Aventura realiza sus actividades en la parte norte. Son recorridos en kayak y lancha a los lugares turísticos de la costa zuliana como Isla de los Pájaros, Las Pionías, Isla Providencia, el puente sobre el lago, por nombrar algunas.

Luis Atencio, guía de aventura y naturaleza, contó a Cronica.Uno como los factores contaminantes afectan el ecoturismo en las aguas del lago, donde 90 % de la costa no está apta para zarpar en kayak debido a la acumulación de desechos sólidos.

La mayoría de las zonas que podríamos usar son vertederos de basura, como es el caso del Museo de los Niños, donde hay una acumulación de cauchos que cubre 50 metros la orilla”.

Hace un tiempo que Solo Aventura no recibe visitas de turistas internacionales, por ahora están trabajando con la población nacional y a duras penas considerando la situación actual.

Los turistas nacionales se ensucian con el petróleo derramado en el lago, pero también encuentran muchos desperdicios. Foto: Cortesía.

Atencio explica: “El turista nacional está acostumbrado a lidiar con lo que tenemos en el lago. En las desembocaduras de las cañadas el olor es insoportable. En el fondo hay cualquier cantidad de cosas no solo troncos y cauchos, sino neveras, televisores flotando, peces muertos, cerdos, perros, mesas, carros y hasta cadáveres”, dijo impactado el guía turístico.

Afirmó que el turista, generalmente, se mancha de petróleo al practicar. “Hemos optado por llevar kerosene, benzol y aceite de bebé para que se limpien cuando termina el recorrido, y eso es incómodo para el operador y para el turista. A eso súmale que durante el recorrido encuentras flotando potes de mantequilla, frascos de mayonesa, las botellas de refresco. No es una experiencia agradable y al volver a casa hay que limpiar los botes de todo eso”.

Para Solo Aventura, la zona más afectada por la contaminación es la costa de Maracaibo. “Es la zona que más desechos sólidos genera y a raíz de que no hay recolección en tierra. La gente busca la manera y las opciones para deshacerse de la basura, sobre todo cuando llueve, la tiran a la cañada y eso se canaliza hacia al lago”, comentó Atencio.

La pandemia trajo esperanza

Aunque parezca poco tiempo para la recuperación del lago, Luis Atencio refirió que en este periodo de pandemia ha visto mejoría en ciertas zonas. “He visto una recuperación increíble del mangle rojo, que ha tomado campo otra vez a pesar de la tala y todo es una cadena de eventos gracias a la pandemia”.

Explicó que el cese de operaciones de industrias y la baja en la pesca le ocasionan menos perturbación a la naturaleza.

“Hay mayor cantidad de aves, mayores ciclos reproductivos tanto en aves como en peces, ahora hay muchos cardúmenes e incluso se han recuperado especies que estaban en peligro de extinción. Tenemos un lago más cristalino, sin variación en el plástico. Incluso, vemos menos derrames”, concluyó Atencio.

Mucho por hacer

Hace más de 10 años que el Instituto para el Control y la Conservación de la Cuenca del Lago de Maracaibo (Iclam) no realiza ningún estudio o investigación de impacto. Según el ingeniero Ausberto Quero, el ente adscrito al Ministerio para el Ecosocialismo y Aguas (Minea) está paralizado.

Hay falta de personal, no tienen recursos ni elementos de movilización y los ingenieros especialistas prácticamente todos han migrado. Hace 10 años que no se sabe lo que está pasando en el lago, el impacto que tiene lo que vemos no lo tenemos con números porque esa información no existe”, afirmó.

Sin embargo, fue optimista. “Hay mucho que hacer por el lago, los estudios dicen que deberíamos ir al predragado, que no es más que volver a lo que hace 55 años pasaba, cuando no existía el canal de navegación y las aguas se mantenían dulces, pero eso implicaría sacar los puertos petroleros de Maracaibo fuera del estrecho y es una magnitud importante, una inversión que en el último estudio se hablaba de 7 millardos de dólares”, recalcó.

En todo caso, el lago de Maracaibo necesita más conciencia ciudadana que otra cosa. Esto pasa por la asistencia técnica a los productores agropecuarios para que aprendan a manjar los agroquímicos, hacer actividades de concientización y educación ambiental para que desde las barriadas hasta las industrias actúen conscientemente.

Quero considera que lo primero que se debería hacer es reactivar las plantas de tratamiento, y en paralelo, finiquitar la aprobación del proyecto de ley de saneamiento del lago, que ya está aprobada en primera discusión por la Asamblea Nacional y que solo espera por una segunda aprobación.

“Es importante que se apruebe porque hay una serie de elementos que son importantes como la creación de un fondo de desarrollo, la investigación y saneamiento de la cuenca”, dijo el presidente de Aclama.

Lea también:

Mapache Ecoaventura ha rescatado más de 60 animales en peligro de extinción

Salir de la versión móvil