Icono del sitio Crónica Uno

Las pruebas rápidas de COVID-19 que llegan a los CDI duran menos que un suspiro

Foto: Luis Morillo

En el CDI Las Casitas, en La Vega, están aplicando un promedio diario de 40 test rápidos que se van acabando a medida que llegan los pacientes. En ese centro no toman muestra de PCR y nunca han visto las pruebas de antígeno que llegaron al país en octubre de 2020 como parte del acuerdo entre la Asamblea Nacional, el Ministerio de Salud y la OPS.

Caracas. Buenos días ¿Será que aquí están haciendo la prueba del coronavirus?, preguntó una mujer que ni siquiera se había quitado el casco de la moto para entrar al Centro de Diagnóstico Integral (CDI) en Los Dos Caminos. No, no tenemos. Remití a unas personas para el CDI en La California, pero me dijeron que ya se acabaron, le respondió el vigilante. La mujer volvió a subir en la moto y se fue para seguir buscando.

Para las 10:30 a. m. del martes 23 de marzo ya no había pruebas rápidas para la detección de COVID-19 en varios CDI ubicados en Caracas. En los centros que tenían dosis, se agotaron rápido y en los que nunca tuvieron, estaban esperando que les mandaran un lote.

Cuando hay pruebas rápidas en el CDI de Los Dos Caminos entonces las aplican en la mañana, a eso de las 8:00 a. m., según comentó el vigilante. De resto, los médicos tienen habilitada unaconsulta respiratoria a cargo de la misión médica cubana para aquellos pacientes que tienen alguna insuficiencia para respirar aunada a un malestar general.

Una vez más, les recuerdo a los pacientes que si tienen alguna dificultad respiratoria tienen que pasar por esa consulta. Si solo tienen malestar, entonces pueden verse conmigo en medicina general. Gracias, anunció uno de los médicos cubanos.

Las pruebas rápidas no son garantía de estar sano o infectado. La revista científica The Lancet ha informado que los “falsos negativos” son más probables por el tiempo que suele tardar en incubar el virus o porque la persona ya está en fase de recuperación y el test no detecta el material genético suficiente.

En el CDI Amelia Blanco solo procesan 30 pruebas rápidas al día. Foto: Luis Morillo

El guardia de la puerta recoge 30 cédulas a partir de las 6:00 a. m. y ese es el número de pruebas que se hacen, comentó una enfermera del CDI Amelia Blanco, ubicado en la avenida Andrés Bello. Los test rápidos se comienzan a hacer a eso de las 7:30 a. m. y para las 9:00 a. m., por lo general, ya terminó la jornada.

Los casos positivos son trasladados a un cuartico del CDI para esperar que un autobús los vaya a buscar y los distribuyen en hoteles sanitarios en Plaza Venezuela o en un centro de salud, dependiendo de si son asintomático o no.

Una mujer que preguntaba por un familiar fue avisada de que debía ir a la calle de los hoteles en Plaza Venezuela con el número de cédula de la persona para averiguar en qué hotel estaba porque en el CDI no tienen esa información.

El mandatario Nicolás Maduro ha instado a la población en varias oportunidades a no dudar en ir a hacerse la prueba de despistaje en los CDI. Algunos, por miedo a resultar positivos y ser aislados en un hotel, prefieren no hacerlo. Otros, en cambio, tienen que recorrer varios centros para tener suerte e, incluso, no logran tener acceso a las pruebas. También hay casos de personas que están buscando una PCR y les resulta casi imposible porque, generalmente, aplican los test rápidos.

La noche del 22 de marzo, la administración de Maduro anunció 614 infectados de COVID-19 y nueve fallecidos, para alcanzar la cifra de 9166 casos activos a la fecha y 1942 fallecidos. En esta oportunidad, Miranda superó a Caracas como la entidad más afectada por el virus, con 211 y 127 contagiados, respectivamente.

Julia* en su recorrido por algún CDI donde pudiera saber si tiene COVID-19 fue al Salvador Allende, ubicado en la urbanización Chuao. Cuando se acercó, las rejas estaban cerradas y tres hombres de vigilancia conversaban en la entrada. Al preguntar si estaban haciendo los test le comentaron que el centro estaba cerrado y “no sabían por qué, pero el hecho es que los médicos no habían ido”.

Venga la semana que viene, eso sí, bien temprano porque las pruebas se acaban rápido, subrayó el hombre.

Si se habla del ruleteo de pacientes por los CDI, entonces nada ha cambiado desde hace un año cuando reportaron los primeros casos de COVID-19 en el país. Entre julio y agosto de 2020, meses en que hubo un incremento importante de casos, también era común ver a personas buscando atención médica en estos centros y tenían que visitar varios para conseguir una cama o una prueba.

No se tiene certeza de cuántas pruebas para detectar COVID-19 se están aplicando diariamente. El último informe de la Oficina de Naciones Unidas para la Coordinación de Asuntos Humanitarios (OCHA) que reflejó este dato se publicó en septiembre de 2020 y evidenció que hasta el 14 de ese mes se habían hecho un total de 1.864.663 test entre diagnóstico rápido y PCR.

Los ciudadanos recorren los CDI tratando de conseguir que les hagan una prueba para detectar COVID-19. Foto: Luis Morillo
Ni PRC, ni antígeno

En el CDI Las Casitas, en La Vega, están aplicando un promedio de 40 test rápidos diarios que se acaban a medida que llegan los pacientes. En ese centro, no toman muestra de PCR y nunca han visto las pruebas de antígeno que llegaron al país en octubre de 2020 como parte del acuerdo entre la Asamblea Nacional, el Ministerio de Salud y la Organización Panamericana de la Salud (OPS).

Según un informe publicado por la OPS sobre el diagnóstico con pruebas antigénicas en el país, uno de los problemas más frecuentes que se detectaron en los 24 estados donde distribuyeron los equipos lectores y los test de antígeno fue la “dificultad de traslado” y el “déficit de personas para trabajar 24 horas”.

De 340.000 pruebas que llegaron al país y que fueron entregadas el 20 de octubre de 2020, se han procesado 21.583 hasta el 15 de marzo de 2021, de las cuales 4546 dieron positivo. Sin embargo, la OPS mantiene que a partir de febrero de este año mejoró la aplicación y notificación de los test de antígenos y esperan llegar a un nivel de 1000 pruebas diarias.

En el informe de la OPS reflejan que la entidad que hizo más test de antígeno fue Zulia, con 2456. En el caso de Caracas, solo se aplicaron 1839 y 239 dieron positivo, mientras que en Miranda procesaron 201 y 51 dieron positivo.

En los CDI de Los Dos Caminos, Chuao y la avenida Andrés Bello afirmaron que no han visto las pruebas de antígeno.

La dirección médica cubana en el CDI Las Casitas afirmó que los PCR solo se los toman a la persona que da positivo en la prueba rápida una vez que son trasladados a un centro de salud o un hotel sanitario. De igual manera, en el CDI en El Calvario, ubicado en el municipio El Hatillo, sostienen que a las personas que dan positivo en la rápida son citados en los días siguientes para tomar el PCR.

Me tomaron la muestra del PCR el 11 de febrero y para la fecha sigo sin saber mi resultado. Ya hasta me siento bien, manifestó Carmen*, quien nunca fue aislada a un hotel sanitario y consiguió hacerse un PCR en un CDI al ser citada.

Entre enero y febrero se reportó un total de 349.114 pacientes a escala nacional con insuficiencia respiratoria aguda y 101.411 pruebas PCR, de acuerdo con datos de la OPS. Esto significa que solo a un 29 % de los casos se les hizo el test de despistaje de COVID-19.

La Academia de Ciencias Físicas, Matemáticas y Naturales resaltó en su último informe que para el 7 de enero se hizo un promedio de 17 pruebas por 1000 habitantes. No obstante, en países como Chile procesan al menos 472 test por 1000 habitantes o en Colombia están por encima de los 218 test por 1000 habitantes.

Pacientes sospechosos de COVID-19 esperan para hacerse el test rápido en el CDI Las Casitas. Foto: Luis Morillo
CDI sin condiciones para hospitalizar

Mi llamado es a la protección. Mi llamado a todos los equipos es a hospitalizar el 100 % de los casos que se detecten de coronavirus. No puede haber agotamiento ni cansancio. Se lo digo a los CDI, hospitales centinelas y hoteles sanitarios, exhortó Nicolás Maduro el pasado 16 de marzo.

La realidad es que ni queriendo pueden dejar a una persona hospitalizada en el CDI Las Casitas. Los pasillos están oscuros, no hay un área que esté en buenas condiciones para pacientes con este virus y la infraestructura está muy debilitada. Desde el año pasado se está prometiendo una remodelación del centro de salud que no termina de darse.

En el CDI Maternidad, aunque dejan a los pacientes infectados, solo hay 14 bombonas de oxígeno que tienen que estar recargando y no alcanzan para todo el día. Algunos familiares optan por alquilar su propia bombona mientras que se llevan las del CDI para recargarlas.

La infraestructura del CDI en Los Dos Caminos está golpeada. El techo está en malas condiciones, no tiene suficiente luz, no hay aire acondicionado, el espacio está muy limitado y al entrar no hay ninguna persona que se encargue de la desinfección de las manos, medida esencial para prevenir contagios de COVID-19.

Hasta el 22 de marzo, las cifras oficiales apuntan que hay 1712 pacientes con COVID-19 en los CDI. El resto está en hospitales (7061), clínicas privadas (359) y aseguran que no hay pacientes en aislamiento domiciliario.

Este es el espacio en el que toman la muestra de la prueba rápida en el CDI Las Casitas Foto: Luis Morillo
Salir de la versión móvil