Icono del sitio Crónica Uno

Las redes sociales son un largo récipe de remdesivir para pacientes con COVID-19 moderada-grave

remdesivir

Foto: Tairy Gamboa

Las redes sociales han sido el canal usado por los venezolanos para tratar de conseguir una ampolla de remdesivir. Cada día se ven más servicios públicos buscando este medicamento frente a la respuesta poco oportuna de las autoridades sanitarias del país, que puede tardar entre cinco días y una semana.

Caracas. En la carrera por conseguir una cama para Christian* las dificultades se fueron presentando una tras otra. En los hospitales no había cupos, los Centro de Diagnóstico Integral no aceptaban casos graves de COVID-19 porque no tenían unidad de cuidados intensivos. La última opción fue una clínica privada. Al menos 800 dólares diarios por la hospitalización. Pero después, con su complicación de salud, le pidieron a los familiares un medicamento clave: el remdesivir.

Christian era del estado Barinas y tenía dos hijos fuera del país, uno en España y otro en Chile. Tenía 64 años de edad y no sufría de enfermedades previas. Un día comenzó a sentirse mal, era como una gripe hasta que los síntomas fueron avanzando y, con ello, la dificultad para respirar. Cuando por fin lo pudieron hospitalizar, estaba saturando el oxígeno en 60 %, cuando lo normal es entre 95 % y 100 %. Ya era un paciente de coronavirus moderado-grave.

Los familiares hicieron el proceso para pedir el remdesivir. Los médicos les informaron que el único que está distribuyendo ese medicamento de forma gratuita es el Ministerio de Salud, y allí les pidieron todos los informes médicos y récipes del paciente. Aunque se la aprobaron, tenían que buscarla en Caracas y llevar los documentos originales. Los demás estados del país estaban recibiendo muy pocas cantidades de esa medicina y se lo asignaban a pacientes escogidos a dedo.

No había tiempo de esperar, de ir a Caracas y volver. Decidieron comprar una ampolla a unos particulares que la traen de Colombia y la unidad costó 490 dólares. Además, les aseguraron que el próximo cargamento quizás tuviera un costo de 1000 dólares cada una.

El remdesivir está dentro de la guía de tratamiento y manejo de COVID-19 aprobado por el Comité Terapéutico del Ministerio de Salud de Venezuela. En el documento se establece su uso para pacientes con insuficiencia respiratoria moderada-grave con ventilación invasiva. La única manera, al menos la aprobada, de conseguirlo es entrar en contacto con las autoridades sanitarias del país. No está a la venta en farmacias.

Foto: Cortesía

El segundo vicepresidente de la clínica El Ávila, Héctor Marcano, explicó a Crónica.Uno que el procedimiento para obtener el remdesivir en Caracas es a través de la entrega de un informe al Distrito Sanitario donde se explica y justifica por qué el paciente necesita el medicamento. Esta información debe coincidir con el reporte diario que se les envía a las autoridades sanitarias donde están registrados todos los pacientes con un resumen de su condición médica.

Con buena suerte recibes el remdesivir más o menos rápido. Hay restricción porque es muy caro, y de repente no se consigue para todo el mundo, agregó Marcano.

En efecto, la infectóloga de la Policlínica La Arboleda Patricia Valenzuela comentó que la espera puede tardar entre cinco días y una semana, lo que consideró que es demasiado porque se trata de un medicamento que debería suministrarse lo más rápido posible. Lo ideal es que lo tengas apenas ingrese un paciente con criterios de hospitalización, que tenga una insuficiencia respiratoria moderada-grave y necesite un alto aporte de oxígeno, resaltó.

Este medicamento antivírico se mantiene en investigación clínica para determinar su seguridad y eficacia para el tratamiento de COVID-19. Por ejemplo, la Organización Mundial de la Salud (OMS), a través del ensayo internacional “Solidaridad”, tiene el remdesivir en observación, al igual que el interferón β-1a.

Antes de que se pensara en la COVID-19, el remdesivir se probó como un tratamiento contra el ébola y generó buenos resultados en estudios en animales para el síndrome respiratorio de Oriente Medio (MERS-CoV) y el síndrome respiratorio agudo severo (SARS), que también son causados por la familia de coronavirus.

A partir de estos datos esperanzadores es que los científicos sugieren que podría tener algún efecto en pacientes con COVID-19. Incluso, informes de investigaciones, como la del Instituto Nacional de Alergias y Enfermedades Infecciosas de Estados Unidos (NIAD), reportaron que este antiviral redujo la duración de los síntomas de 15 a 11 días. Sin embargo, todavía no se tiene certeza de su efectividad en la disminución de la tasa de mortalidad.

En el caso de la Policlínica La Arboleda la experiencia con el remdesivir ha sido relativamente buena. Aunque han visto cómo evolucionan los pacientes, no se puede descartar que influyó su tardía llegada al país y sus limitaciones de acceso.

Valenzuela resaltó que quizás por esos dos factores no han visto el beneficio que estadísticamente se describe en los diferentes trabajos que apoyan su indicación. No obstante, detalló que han tenido pacientes a los que les ha ido muy bien con el remdesivir, especialmente con mejoras radiológicas y en la gasometría arterial una vez empezado a tomar el medicamento.

Foto: Referencial
Las redes sociales y el remdesivir

El doctor Marcano precisó que, además de obtener el medicamento a través de las autoridades sanitarias, está pasando que los familiares se aparecen con el remdesivir. El médico calificó este hecho como irregular, porque no se sabe de dónde proviene, si es una falsificación o si está adulterado.

He tenido un medicamento legal en una mano y uno falso en la otra, y no he sabido diferenciar cuál es el verdadero, dijo Marcano a modo de ejemplo. Precisamente, la dificultad para diferenciarlos es el principal motivo de desconfianza. La única manera de tener certeza es comprarlo a proveedores serios, laboratorios o directamente con el fabricante.

Adquirirlos porque Juan Pérez está vendiendo por internet es un riesgo muy grande, alertó Marcano.

Y es que precisamente las redes sociales han sido el canal por el que los venezolanos tratan de conseguir una ampolla de remdesivir. Cada día se ven más servicios públicos buscando este medicamento frente a la respuesta poco oportuna de las autoridades sanitarias.

La ONG Médicos Unidos de Venezuela en el estado Aragua denunció que algunas personas están usando la desesperación de los familiares de pacientes con COVID-19 para ofrecerles el remdesivir y luego estafarlos. El procedimiento es pedirles una transferencia bancaria por el costo del medicamento, la cava y el hielo para transportarlo.

Vemos que por cadenas de Whatsapp de grupos médicos, no médicos y hasta por el grupo del condominio llegan mensajes de que se puede comprar remdesivir. El problema es que se presta para estafar a la persona que está muy angustiada y necesitada, lamentó Valenzuela.

Aunado a esto, un rumor comenzó a correr en las redes sociales en el que algunos usuarios aseguraban que la Empresa Socialista para la Producción de Medicamentos Biológicos (Espromed BIO), ente adscrito al Ministerio de Salud y ubicado en Ciudad Universitaria, estaba donando el remdesivir. Horas después la información fue desmentida en la cuenta oficial de Instagram, y resaltaron que dentro de las líneas de producción de la empresa no se encuentra ni se ha encontrado ese antiviral.

Foto: Tairy Gamboa
En el mundo

En mayo, la Administración de Medicamentos y Alimentos de Estados Unidos (FDA, por sus siglas en inglés) autorizó el uso de emergencia del remdesivir para pacientes con coronavirus. Esto significó que los hospitales estadounidenses podrían usar el fármaco que es producido por la compañía farmacéutica Gilead, que tiene sede en California.

En España, la Agencia Española de Medicamentos y Productos Sanitarios (AEMPS), dependiente del Ministerio de Sanidad, informó que llegó un nuevo cargamento de remdesivir, luego de que estuviera agotado por el incremento en el número de casos diario.

La compañía Gilead se ha mostrado abierta a que el remdesivir sea accesible y asequible para los gobiernos y pacientes de todo el mundo. Por esto, desde mayo ha querido apoyar a países en desarrollo durante la pandemia y estuvo en conversaciones con Unicef para utilizar sus amplias redes de distribución gratuita. Cabe destacar que un tratamiento completo con remdesivir puede llegar a costar 3000 dólares.

En el caso de Venezuela, la infectóloga de la Policlínica La Arboleda enfatizó que hay que esperar a tener más experiencia con el remdesivir, y eso va a depender de su distribución y acceso. Resaltó que cada vez más aumenta la cantidad de pacientes con criterios de hospitalización y son casos con la enfermedad moderada-severa. Así que será indispensable mejorar la respuesta de las autoridades sanitarias para que los médicos tengan mejores resultados una vez inicien el medicamento de manera temprana.

*Christian es un nombre ficticio para proteger la identidad del involucrado en el testimonio

Salir de la versión móvil