Crónica Uno

Limitar el uso del transporte público solo genera caos y no evita contagios de la COVID-19

Foto: Cortesía - @Mmorin_informa

Particularmente, esta última semana de radicalización hubo caos en el ingreso al ferrocarril de los Valles del Tuy, personas caminando por la autopista Caracas-La Guaira para terminar de llegar a la ciudad capital. Además, trabajadores de la economía informal protestaron por no poder trabajar. Luego de todo eso, Maduro anunció flexibilización para la próxima semana, a pesar de las elevadas cifras diarias de contagios de la COVID-19.

Caracas. Este miércoles 7 de abril, el medio La Verdad de Vargas, publicó un video en donde se observa a varias personas caminando a la altura del kilómetro uno de la autopista Caracas–La Guaira, cercano a Catia. Según el testimonio de Pedro Vizcaya, vecino de Tacagua, una comunidad ubicada entre la parroquia Sucre y La Guaira, esto se debe a que las personas optan, sobre todo en días de cuarentena radical, por bajarse de las unidades de transporte público y caminar un trecho de la vía, debido al retraso en el tránsito que regularmente genera el punto de control de la Guardia Nacional Bolivariana (GNB) ubicado en dicha zona de la autopista.

Esa alcabala en algunos momentos se puede pasar tranquilo, pero hay días en los que te pueden mantener allí una hora u hora y media para pasar, por eso es que las personas en algunas ocasiones se bajan del transporte y suben caminando. Sobre todo los días miércoles, que son días de parada, explica Vizcaya.

Este punto de control —según Vizcaya— además de generar retraso, “tampoco tiene mucho sentido”, debido a que a esa altura de la autopista, entrando a Catia, “no devuelven a nadie y todo el mundo igual pasa”.

Comenzado la semana, el pasado lunes 5 de abril, también hubo una protesta de trabajadores informales en Macarao, al parecer, debido a la negativa de la GNB de dejarlos trabajar. Según lo que se puede observar en los videos y fotos publicados en Twitter, un grupo de buhoneros movilizó varios contenedores de basura hasta la avenida principal de Las Adjuntas para trancar la vía como forma de protesta. La manifestación estuvo rodeada de funcionarios de la guardia y la Policía Nacional Bolivariana (PNB).

Esta es la tercera semana de cuarentena radical continua, en un intento del gobierno de Nicolás Maduro de frenar el aumento de contagios de la COVID-19 entre la población. Ya este martes en la tarde, Maduro anunció que la próxima semana será de flexibilización y que el país volverá al sistema 7 + 7, el cual no cambiará a 14 + 7 (14 días de cuarentena radical y 7 de flexibilización), variación que según su gobierno estaba evaluando debido al repunte en los contagios.

En los últimos días, los reportes oficiales de nuevos casos no han bajado de los más de 1000 contagios diarios. Esto tiene que ver con que a comienzos de marzo se detectó la presencia en Venezuela de la variante P.1.

Ferrocarril de los Valles del Tuy

Este martes 6 de abril se pudo ver, a través de videos publicados en redes sociales, como en horas de la mañana los usuarios del Sistema Ferroviario Central Ezequiel Zamora, de los Valles del Tuy, aglomerados rebasaban los controles de seguridad, en un intento desesperado de ingresar a la estación Charallave Sur, luego de horas de espera en colas que superaban las cuatro cuadras de distancia.

Actualmente, y debido a la tercera semana de cuarentena radical, las autoridades solo están permitiendo el ingreso al servicio de personas que trabajan en los sectores priorizados (alimentación, salud, transporte, prensa, seguridad y servicios públicos). Sin embargo, denuncias y videos publicados en Twitter indican que solo se está dando acceso a quienes trabajen en el sector salud y funcionarios militares y policiales.

Ese mismo martes, el terminal de Charallave amaneció sin unidades de transporte que prestaran servicio hasta Caracas. Para las personas que iban en vehículos particulares o de carga la situación tampoco estuvo fácil. Los diversos puntos de control de la GNB retrasaban el tránsito y, de igual forma, solo se permitía el paso hacia Caracas de trabajadores de sectores priorizados.

La orden del gobierno de Maduro es que durante semanas radicales el transporte interurbano queda suspendido. Esta modalidad es la que va de una ciudad a otra. Paradójicamente, muchas de las unidades que prestan este servicio usan gasoil, un tipo de combustible escaso en el país desde finales de 2020.

Foto: Cortesía – @lagranciudad

Dayanet Mujica, habitante de Valles del Tuy, contó a Crónica.Uno que uno de sus familiares estuvo en el lugar al momento de la estampida y, desde su versión, todo comenzó porque un funcionario de la guardia hizo comentarios despectivos hacia las personas que estaban en la cola esperando el ingreso, hecho que provocó molestias e indignación en los presentes.

Parte de lo que dice el texto:

“La cola llegaba al Banco de Venezuela, un familiar estaba presente al momento que sucedió la trifulca, la cual fue provocada por el supervisor de los demás guardias nacionales que allí están para limitar el paso. Solo dejaban pasar a 10 personas cada vez que a este señor le provocara. No conforme con esto algunas personas cansadas de la espera de más de una hora comenzaron a reclamarle indicando que eran personas que iban a trabajar, no a pasear y que tenían que llevar el sustento a sus hogares. La respuesta de este ser fue que a él no le importaba, lo que despertó la ira de las personas”.

Otro testimonio que pudo obtener Crónica.Uno fue el de Alberto Pereira, quien aseguró que el pasado 6 de abril ni siquiera se le estaba permitiendo el ingreso al sistema ferroviario a todos los sectores priorizados. Y, en cambio, solo le estaban dando prioridad a personal de salud y seguridad pública.

En la estación Charallave Sur se le estaba negando el acceso a algunos trabajadores de los sectores priorizados. Solamente ingresaba el personal de salud y de seguridad pública. Y no se le permitía el acceso a más nadie, comenta Alberto.

Con respecto a esta misma irregularidad, un usuario de Twitter publicó un video, con fecha de este miércoles, en el que se puede escuchar a una persona anunciando, con ayuda de un megáfono y desde un vehículo (sin ningún tipo de identificación oficial), que en la estación Charallave Sur solo se está permitiendo el ingreso “únicamente a doctores, enfermeros y enfermeras, policías, Guardia Nacional, Faes y Sebin”.

Desde finales de marzo, Miranda ha estado entre los primeros estados del país con más contagios de COVID-19, junto con La Guaira y Carabobo, además del Distrito Capital, según las cifras que diariamente reporta el gobierno de Nicolás Maduro. Este miércoles, estuvo en el tercer lugar con 196 nuevos contagios. Caracas de primero con 280 nuevos contagios, seguido de Carabobo con 199.

Ricardo Sansone, extrabajador del Metro de Caracas y cofundador de la ONG Familia Metro, comenta que situaciones como las de este martes en el ferrocarril de los Valles del Tuy ocurren cuando se limita todo el sistema de transporte y se dejan pocas opciones a las personas para movilizarse, ya sea para ir a trabajar, hacer mercado, comprar medicinas o ir a una cita médica.

“Les están dejado el sistema ferroviario como única vía para transportarse y eso está canalizando todo el flujo de pasajeros. Esto ocasiona el congestionamiento no solo del ferrocarril, sino también del sistema Metro de la ciudad porque la mayoría va a llegar hasta la línea uno al no tener otra forma de llegar a Caracas. No se les puede decir a las personas que aguanten el dolor de muela hasta la semana que viene”, dice Sansone.

Para el extrabajador del sistema Metro, estas situaciones de molestia en los usuarios se repiten constantemente, aunque en menores dimensiones, en el Metro de Caracas. “Caminar tres o cuatro cuadras en la ciudad es diferente. Caminar desde los Valles del Tuy hasta Caracas es imposible. Pero en Caracas sí han ocurrido eventos de personas que se quejan de la manera en que se limita el acceso a las estaciones del Metro”, comenta Sansone.

Salir de la versión móvil