Icono del sitio Crónica Uno

Los cabos sueltos de las conversaciones entre Capriles y el Gobierno de Maduro

Henrique Capriles- conversaciones gobierno

Foto Referencial AVN

Todavía se desconoce cuándo iniciaron los encuentros, quiénes acompañan al opositor en sus gestiones y cuál es el alcance de los acercamientos.

Caracas. Lo que se sabe es que el excandidato presidencial Henrique Capriles y el diputado Stalin González sostuvieron conversaciones con una delegación del Gobierno de Maduro liderada por el viceministro de Comunicación, Jorge Rodríguez, a través de facilitadores internacionales. El jefe de la diplomacia de la Unión Europea (UE), Josep Borrell, la ministra de Asuntos Exteriores de España, Arancha González Laya, y el canciller de Turquía, Mevlut Cavusoglu, sirvieron como canales de comunicación, lo que permitió la concreción de algunos acuerdos previos, como el indulto de 110 presos políticos.

Capriles reconoció las conversaciones y llamó a participar el 6-D, sin embargo, no ha aclarado cuándo se iniciaron sus gestiones, quién más le acompaña en estas o cuáles fueron los ofrecimientos que hicieron al Gobierno nacional. Para el politólogo Ricardo Sucre los encuentros son apenas un proceso previo en el que las partes hacen “gestos” para construir la confianza necesaria que lleve a una negociación más firme. A continuación ofrecemos una guía sobre lo que se conoce, hasta ahora, sobre estas gestiones.

—¿Quiénes forman parte de las conversaciones?

El canciller de Turquía, Mevlut Cavusoglu, indicó que por parte del Gobierno están Nicolás Maduro, Delcy Rodríguez, Jorge Arreaza y Jorge Rodríguez, este último es el que lidera las conversaciones con la oposición. En el caso de la oposición Henrique Capriles y Stalin González ya confirmaron que son parte de estos diálogos. En la parte internacional está el Gobierno de Turquía y la Unión Europea, con las gestiones específicas de Josep Borrell y la ministra de Exteriores de España, Arancha González Laya. Tanto Borrell como el gobierno español publicaron tuits en los que mostraron su satisfacción por los indultos a 110 presos y perseguidos políticos.

—¿Cuándo iniciaron?

No se sabe con exactitud. Hay versiones de que los contactos se iniciaron hace algunas semanas, lo que explicaría algunas de las alusiones públicas que Nicolás Maduro le hizo a Henrique Capriles para que se decidiera a participar en los comicios del 6D. “Lánzate, Henrique Capriles, para que veas cómo te ganaremos con votos, lánzate a gobernador, a concejal, a lo que tú quieras, para volverte a ganar en elecciones”, dijo el mandatario el pasado 29 de julio, fecha cercana a la llegada de la delegación diplomática noruega, que promueve las conversaciones entre el Gobierno y la oposición, al país. “Se reactivó el tema de los noruegos. Jorge Rodríguez los recibió aquí y está coordinando lo que quedó pendiente. Todo lo que se conversó ahí, lo vamos a continuar”, aseveró el mandatario en ese momento.

En sus declaraciones, el canciller de Turquía indicó que se reunió con la canciller española cuando estuvo en República Dominicana (17 de agosto), igualmente se reunió con Borrell antes de esta fecha. El mismo 17 de agosto el funcionario turco se reunió con el secretario de Estado de Estados Unidos, Mike Pompeo. Laya y Pompeo se encontraban en la isla por la toma de posesión del nuevo presidente de ese país, Luis Abinader.

Según la versión del canciller turco, al llegar a Venezuela el 18 de agosto se reunió con Delcy Rodríguez, Arreaza y Jorge Rodríguez. “Les dijimos que celebrar las elecciones con la oposición sería algo beneficioso para el país”. Indicó que luego habló, por teléfono, con líderes de la oposición y nombró a Capriles y Stalin González. Añadió que el 30 de agosto volvió a hablar con Borrell sobre los progresos de la negociación.

“La participación de observadores internacionales es uno de los prerrequisitos para la elección. Esta condición ya fue aceptada por la administración de Maduro”. Agregó que se reunió con la “cabeza” de la Unión Interparlamentaria Mundial y le solicitó el apoyo a las elecciones en Venezuela.

—¿Qué se acordó?

Tampoco se sabe con certeza. A través de su cuenta de Twitter, el excandidato presidencial Henrique Capriles se atribuyó las gestiones que llevaron al indulto a 110 presos, exiliados y perseguidos políticos. Luego de los indultos, el Gobierno envió una carta a la Organización de Naciones Unidas (ONU) y a la Unión Europea (UE), pidiendo a estos organismos que participen como observadores o acompañantes internacionales de los comicios, lo que concuerda con la versión del canciller turco. Inmediatamente después Capriles llamó a participar en los comicios de diciembre y pidió a la UE que acepten la invitación. Sin embargo, ni Capriles ni el Gobierno han dado más detalles sobre qué otros aspectos fueron tratados.

Para el politólogo Ricardo Sucre todavía no se puede hablar de una negociación. “Hay un proceso de construir confianza a través de gestos. El Gobierno dio su gesto y Capriles dio su gesto, la participación en las parlamentarias con una mediación de la UE y Turquía. Estos países sirven de canal de comunicación, en la construcción de la confianza. Si sale bien, se avanza hacia una negociación más en firme”.

—¿Se le exigió algún tipo de condición a los presos políticos para ser liberados?

Todos los liberados y beneficiados por las medidas han negado esta versión. Capriles también negó que esto fuera una exigencia del Gobierno para otorgar los indultos. “No fue un trueque. No destruyamos cuando se abren caminos, no los dinamitemos”, sostuvo el dirigente.

— ¿Quién acompaña la propuesta de Capriles?

Hasta ahora solo se ha hecho público el nombre del diputado Stalin González, quien ya renunció al partido Un Nuevo Tiempo que mantiene la posición de no participar el 6-D. Otros también mencionan el nombre del exrector del CNE, Vicente Díaz, quien fue uno de los delegados en las negociaciones entre el Gobierno y la oposición en Noruega. Capriles cuenta con la tarjeta del partido La Fuerza del Cambio, habilitada para inscribir candidatos, y este miércoles indicó que apoyará a “hombres y mujeres que quieran abrir caminos”. Extraoficialmente se habla de empresarios y organizaciones sociales que podrían respaldar su propuesta, además de otros diputados e integrantes de los partidos que podrían acompañar la ruta del exgobernador.

El politólogo Ricardo Sucre considera que existían “señales” de que se estaba “moviendo el piso ante una inercia catastrófica: un gobierno atrincherado y una oposición ineficaz y en el medio el país”. Entre ellos enumeró la Asamblea Anual de Fedecámaras, el comunicado de la Conferencia Episcopal Venezolana que señaló que solo la “abstención no basta” y la articulación de grupos de la sociedad civil que han pedido acuerdos humanitarios entre Gobierno y oposición, para atender las necesidades de los ciudadanos. “No es que se sumen (a Capriles), han tomado conciencia de su fuerza y de su capacidad, no es sustituir una línea por la otra. Si se suman es porque lo consideran, pueden sumarse como no. Como todo el mundo, han saludado la liberación de presos, el espíritu que mueve a estas organizaciones es que al conflicto hay que buscarle un canal”.

—¿Mejoran las condiciones electorales de las parlamentarias?

Las mejoras son limitadas. En la carta que el canciller Jorge Arreaza mandó a la UE y la ONU se ofrecen garantías como la cobertura equilibrada de los candidatos en los medios, no usar recursos del Estado en la campaña, y la no implementación de puntos partidistas el día de la elección, promesas que se han hecho antes y no han sido cumplidas. También se habla de una “comisión concertada y equilibrada” para abordar los “impasses” que puedan surgir y la implementación de la tinta indeleble, cuyo uso parece poco conveniente por el brote del COVID-19. Sin embargo, el Gobierno no accede a elegir a un nuevo CNE, como lo plantea la oposición, ni tampoco se habla de la restitución de las tarjetas partidistas opositoras que fueron otorgadas a dirigentes cercanos al Gobierno. Tampoco se habla de los candidatos inhabilitados por el Gobierno, por lo que la oferta opositora continúa bastante limitada.

Se mantiene la misma distribución de cargos que organizaciones defensoras de derechos electorales denunciaron que violan la Constitución. Tampoco se conoce qué sistema electoral va a ser utilizado, luego de que un incendio quemara las máquinas de votación que tenía el organismo comicial a comienzos de marzo. Este es un punto clave para decidir si se participa o no en los comicios del 6-D.

—¿Habrá observación internacional de los comicios?

Esto dependerá de si la UE y la ONU aceptan la invitación. Incluso si lo hacen no queda claro si existirá observación internacional o vendrán como “acompañantes” internacionales. La diferencia no es menor. En la carta mandada el Gobierno usa ambos términos, pero la legislación venezolana limita el papel de los veedores extranjeros al de “acompañantes”, limitando su libertad y sus funciones en comparación con los observadores nacionales, que son elegidos por el Gobierno.

—¿Podrán votar los venezolanos que viven en el exterior?

No. Tradicionalmente los venezolanos que están en el exterior no están habilitados para votar en comicios parlamentarios. Sin embargo, el CNE, violando la Constitución, creó 48 nuevos diputados de una “lista nacional”, por lo que los electores fuera del país deberían tener derecho a sufragar por estos cargos, una garantía que tampoco fue otorgada.

— ¿Cuenta Capriles y quienes le siguen con un movimiento capaz de defender el voto el 6-D?

Capriles no ha dado a conocer todavía cuál es la plataforma con la que cuenta para defender el voto, ni si cuenta con el número de testigos suficientes para cubrir todas las mesas electorales del país.

— ¿Habrá más indultos y excarcelaciones en los próximos días?

Aunque se esperan más “gestos”, no se sabe si estos se traducen en nuevos beneficios procesales para los presos y perseguidos políticos.

— ¿Queda dividida la comunidad internacional?

Analistas políticos han señalado que estas diferencias ya existían antes de estas conversaciones. Mientras que Estados Unidos respalda la política de las sanciones y aumentar la “presión”, para promover un quiebre dentro del Gobierno, la Unión Europea apuesta más por retomar las negociaciones con Maduro y los dirigentes del chavismo. Este viernes Peter Stano, portavoz del Alto Representante de la Unión Europea para Política Exterior, Josep Borrell, indicó que ese organismo está estudiando “cuidadosamente” la carta que envió el Gobierno de Maduro a ese organismo en las que los invita a ser “acompañantes/observadores” en el proceso del 6-D y que esperan otras “medidas positivas para asegurar que las elecciones van a ser libres y justas”. Por su parte, la agencia EFE reportó que fuentes de la Cancillería de España consideran que “por el momento” no están dadas las condiciones para que se puedan celebrar elecciones parlamentarias en Venezuela y que siguen haciendo gestiones para lograrlas, “si no se dan, no se dan”, expresó el funcionario.

El secretario de estado de Estados Unidos, Mike Pompeo, por su parte, fue claro en señalar que el indulto no resuelve la ausencia de condiciones electorales en el país. “Nosotros y nuestros aliados democráticos en Venezuela y en la comunidad internacional no contribuiremos a legitimar otro fraude electoral impulsado por el régimen de Maduro”.

— ¿Quién sale más beneficiado con este acuerdo?

En este aspecto también hay diversos puntos de vista entre los analistas políticos. El director del Centro de Estudios Políticos y de Gobierno de la Universidad Católica Andrés Bello (UCAB), Benigno Alarcón, considera que el que sale fortalecido de este acuerdo es el Gobierno al lograr dividir a las fuerzas opositoras. “Hoy los demócratas estamos divididos entre quienes ven en las negociaciones, las concesiones y los indultos como una debilidad del gobierno y los que vemos en ello una señal de confianza en su fortaleza. El régimen continuará haciendo concesiones en la medida que con ello nos divida más”, indicó en su cuenta de Twitter.

El politólogo Ricardo Sucre tiene una visión distinta. “Todos ganan, pero son apenas unos primeros pasos. El Gobierno gana porque su tema, que son las parlamentarias, está en la conversación y su estrategia es canalizar el conflicto por las elecciones parlamentarias. Gana el país. Antes del comunicado de la CEV, había señales que algo se estaba moviendo en el piso, se veía una cuestión muy rígida hacia una especie de choque, una inercia catastrófica. Gana la oposición porque, dependiendo de cómo maneje su situación interna, puede replantear su estrategia en una nueva línea de acción. Se aterriza la situación en una realidad”.

Foto: AVN/Archivo

Salir de la versión móvil