Icono del sitio Crónica Uno

“Los disfrazaron de las FAES, los llevaron hasta un monte y los mataron”

Monitor de Víctimas - misión internacional

Foto: referencial

Uno de los que murió era menor de edad. Tenía 15 años y había dejado los estudios. Vivía con su padre y trabajaba en una cauchera en Baruta.

Caracas. “Los disfrazaron de las FAES, los llevaron hasta un monte y los mataron”, narraron los hermanos de Juan Carlos Cisneros.

Juan Carlos, de 40 años, murió  junto con su hijo, quien llevaba su mismo nombre y tenía 15 años. La denuncia de los hermanos de Juan Carlos, Gean Carlos Serrano y Ana Cisneros —quienes además fueron testigos del hecho— apunta como responsables a efectivos de las Fuerzas de Acciones Especiales (FAES), cuerpo adscrito a la Policía Nacional Bolivariana (PNB).

“Los reconocimos por los zapatos y la forma de caminar”, dijo Ana. Juan Carlos vivía con su hijo, quien había dejado los estudios y trabajaba en una cauchera. En su casa, ubicada en la Limonera (Baruta) también vivía su esposa, su hija de 17 años y su nieto de un año. Al bebé lo entregaron a un vecino, mientras que a las mujeres las encerraron en un cuarto. Desde allí escucharon las torturas que les hicieron a sus familiares. “Cuentan que los golpearon y con una hojilla los lastimaban y cortaban en distintas partes del cuerpo”, aseveró Ana.

Juan Carlos apenas tenía tres semanas fuera de prisión. Había cumplido una condena de ocho meses por hurto en el calabozo de El Hatillo. Fue liberado bajo régimen de presentación. Antes de caer preso era jardinero.

Días previos al 18 de marzo, fecha en la que ocurrieron los hechos, las FAES había llegado a La Limonera con un listado de personas que debían “detener” por presuntas malas conductas. A mi hijo también lo querían matar. Él es un chamo inocente de 19 años y cocinero. No tiene problemas con nadie. Lo confundieron con otra persona pero luego lo soltaron, contó Ana.

Ese lunes 18, tanto Ana como Gean Carlos vieron a 10 funcionarios en casa de su hermano. Luego de que disfrazaran a Juan Carlos y a su hijo con los chalequeos antibalas y las capuchas, los llevaron hasta un monte y se oyeron cuatro disparos. Cada uno recibió dos impactos de bala.

De acuerdo con Monitor de Víctimas, 31 personas murieron a manos de las FAES durante enero de este año en Distrito Capital y Miranda. Por otro lado, Provea registró 205 víctimas de este cuerpo de seguridad en el 2018.

Queremos un país en el que no pase esto. Si alguien hace algo malo debe ir preso, pero no lo tienen que matar y mucho menos [a manos de] los que se supone que protegen la ley. Si ellos tienen carta blanca para realizar estos ajusticiamiento no podemos esperar nada, dijo Gean Carlos.

Denuncian que el Cicpc también actúa con “carta blanca”

Según, Cofavic, en los últimos cuatro años el Cuerpo de Investigaciones Científicas, Penales y Criminalísticas (Cicpc) es responsable de casi 40% de las muertes ocasionadas por presunta resistencia a la autoridad.

El martes 19 de marzo, Wendiley Montilla, de 21 años, murió en uno de los “operativos” del Cicpc. Así lo denunció su hermana, Nathalie Chirinos, quien además comenta que, como investigadora en el Ministerio de la Defensa, desde hace cinco años no entiende este tipo de “homicidios” o “ajuste cuentas”. 

“Partieron la puerta, se metieron en la casa y dispararon sin razón. Mi hermano ni siquiera tenía antecedentes. Tampoco les importó que hubiese una bebé de tres meses”, dijo Nathalie.

A Wendiley le dispararon en su cuarto. Los familiares quieren denunciar y recibir justicia. Nathalie tenía planeado ayudar a su hermano con los gastos para que emigrara a Cúcuta, Colombia.

Salir de la versión móvil