Icono del sitio Crónica Uno

Monómeros en manos de oposición apelará medida de control aplicada por SuperSociedades colombiana

Monómeros y SuperSociedades

Foto: @monomerossa cuenta de Twitter

La compañía venezolana que produce fertilizantes y maneja 40 % del mercado colombiano fue sometida al máximo grado de supervisión, que ejerce la Superintendencia de Sociedades de Colombia. En abril de 2019 Monómeros también estuvo bajo control por varias alertas que detectaron las autoridades.

Caracas. Monómeros Colombo Venezolanos S. A., filial de Pequiven en Colombia, pasó a ser controlada por la Superintendencia de Sociedades de ese país para “subsanar una situación crítica de orden jurídico, contable, económico o administrativo”. La empresa que es reclamada por el gobierno de Maduro está en manos de la oposición –liderada por Juan Guaidó– desde abril de 2019.

En un comunicado divulgado este 6 de septiembre por SuperSociedades se lee que la compañía, que produce fertilizantes para el sector agroalimentario de Colombia, será sometida “al máximo grado de supervisión” que ejerce esa institución. 

“La Superintendencia de Sociedades, en ejercicio de sus atribuciones de inspección, vigilancia y control, previstas en la Ley 222 de 1995, sometió a control, mediante Resolución No. 301-004466 de 20 de agosto de 2021, a la sociedad Monómeros Colombo Venezolanos S. A.”, dice parte del texto. En abril de 2019 Monómeros también había sido controlada por varias alertas que habían detectado las autoridades.

La empresa emitió un comunicado la mañana de este martes 7 de septiembre en el que informa que apelará la decisión para que SuperSociedades anule la medida.

Monómeros Colombo Venezolanos S. A. está en desacuerdo con los fundamentos esgrimidos por la Superintendencia de Sociedades en su resolución de control. La Superintendencia parece haber basado su decisión en información desactualizada y en apreciaciones que no se compadecen con las actualidades realidades económicas del país. Por este motivo, Monómeros Colombo Venezolanos S. A. presentará los recursos de ley, con el fin de solicitarle a Superintendencia de Sociedades que revoque su decisión.

En 2017 SuperSociedades alertó sobre el deterioro de la situación financiera de la compañía, que genera alrededor de 1500 empleos directos e indirectos en Colombia y que maneja 40 % del mercado de fertilizantes, debido a que al cierre de 2018 el patrimonio de Monómeros se había reducido 20 % en comparación a 2017.

Monómeros, un activo importante de Venezuela en el exterior, ha afrontado dificultades para operar, motivado a las sanciones estadounidenses, como por ejemplo, la movilización de fondos para comprar materias primas en el extranjero. Pero además, la compañía está en un limbo jurídico luego de que la oposición liderada por Juan Guaidó, quien es reconocido presidente interino de Venezuela por unos 50 países, asumiera la dirección de esta en abril de 2019 y designara una directiva ad hoc.

El chavismo perdió el manejo de Monómeros desde 2019 y desde entonces, tanto la oposición como el gobierno, se responsabilizan del deterioro financiero de la compañía y de las denuncias de corrupción. A finales de 2018, antes de que fuera manejada por la oposición, Monómeros tenía obligaciones vencidas por $400.859 millones, que representaban entonces 50,98 % de sus pasivos. 

En julio de 2020 la junta ad hoc de la oposición presentó un balance de la compañía en el que señalaba que desde 2016 Monómeros estaba en contracción, pero además un mismo grupo económico manejaba 70 % de los contratos sin haber obtenido licitaciones y que las tarifas de los contratos estaban por encima del 20 % del mercado. La ingeniera Carmen Elisa Hernández, entonces presidenta de la junta directiva, dijo que al momento de tomar la compañía en abril de 2019 Monómeros pasó de ser vigilada a controlada por SuperSociedades ante el riesgo de malversación de fondos, pero que luego de un trabajo “muy estrecho” lograron la suficiente confianza que los liberó de la medida de control”.

Calderón Berti, quien fue embajador de Juan Guaidó en Colombia en 2019, criticó en su momento el manejo que la oposición le daba a Monómeros. “Yo quise dar un ejemplo en Monómeros de lo que va a ser una Venezuela distinta. Se hicieron sugerencias de puros profesionales que han sido referencia en el sector petroquímico ¿Qué hicieron los partidos? Metieron la mano, metieron gente no calificada, de poca reputación que después sacaron, pero el mal estaba hecho. No puede haber en las empresas públicas reparto partidista”, dijo Berti en noviembre de 2019, cuando habló de su despido al cargo de embajador.

SuperSociedades indicó que la decisión adoptada se tomó teniendo en cuenta el seguimiento que se realiza a la empresa de manera permanente, dada su condición de vigilada actualmente y tras identificarse “situaciones susceptibles de mejora, en sus procesos económicos, jurídicos y administrativos”. Asimismo, señalaron que esta es una atribución de carácter administrativo que se limita, entre otras, a la facultad de promover la presentación de planes y programas de mejoramiento para subsanar situaciones críticas.

El 18 de agosto Nicolás Maduro se refirió a Monómeros. “Pido que se haga un documento de todos los productores venezolanos para que Jorge Rodríguez lleve como punto fundamental en la primera sesión del diálogo, la firma de un documento para que la empresa Monómeros se le regrese a su dueño: Pequiven (…) Si todo se está poniendo en su lugar, Monómeros debe volver a sus dueños, a su matriz, para que todos los productos vengan a Venezuela a contribuir en la recuperación económica e integral del país”, dijo en una jornada de miércoles productivo transmitida por el canal del Estado VTV.

El gobierno de Maduro lleva a cabo una nueva jornada de negociación en México desde agosto de este año y entre las peticiones más ambiciosas del chavismo está que sean retiradas las sanciones estadounidenses. La noche del 6 de septiembre, cuando se conocieron dos primeros acuerdos parciales, Jorge Rodríguez, uno de los mediadores del oficialismo se refirió a la medida adoptada por las autoridades colombianas. “Monómeros es una industria que le pertenece a Venezuela (…) cualquier actuación que haya tomado Iván Duque no puede calificarse sino de robo”, expresó. 

El 23 de julio la junta ad hoc de Pequiven manejada por la oposición presentó una memoria y cuenta en la que señalaban que Monómeros tuvo una utilidad de más de 9.351.000 dólares en 2020, lo que representó un incremento de 224 % con respecto al año anterior. El diputado José Luis Pirela pidió aclarar el desprendimiento de la compañía de algunos bienes y preguntó sobre el manejo de la fundación, pero la abogada Diana Bracho, presidenta de la junta ad hoc de Pequiven, evitó dar detalles y lo refirió a solicitar la información directamente a la presidencia de Monómeros. 

Monómeros, que suma 54 años en Colombia, también ha sido señalada de irregularidades por el senador colombiano Carlos Meisel. El 24 de junio lo hizo público a través de su cuenta de Twitter y le dio la razón al sindicato Sintra Monómeros, que mostró su desacuerdo a través de un comunicado con medidas recientes adoptadas por la compañía.

Salir de la versión móvil