Icono del sitio Crónica Uno

Nicmer Evans propone someter a referendo consultivo los acuerdos alcanzados en México

derecho al voto | Evans

Foto: Francisco Bruzco / Archivo

El politólogo y disidente del PSUV, Nicmer Evans, se mostró insatisfecho por los resultados de la primera ronda de negociaciones entre la oposición y el oficialismo. Cuestiona que el acuerdo sobre la defensa de la soberanía se enfocara en el Esequibo y omitiera la presencia de grupos armados irregulares y de inteligencia de otros países en el territorio nacional.

Caracas. El politólogo y profesor universitario Nicmer Evans propone que los acuerdos alcanzados entre el Gobierno y la oposición en el contexto de las negociaciones México sean sometidos a referendos consultivos en Venezuela, “para que sean los ciudadanos quienes les den legitimidad”.

A juicio de Evans, ninguna de las dos delegaciones que está sentada en México en nombre de la oposición y en nombre del gobierno cuenta con la representatividad y legitimidad necesarias para suscribir acuerdos que reflejen a toda la población.

Consultado por Crónica.Uno a propósito del cierre de la primera ronda de negociaciones, que culminó el lunes con la aprobación de dos acuerdos tempranos (uno sobre el Esequibo y otro sobre la atención de la crisis humanitaria), Evans saludó la metodología aplicada en este nuevo proceso, pero se mostró insatisfecho con los acuerdos anunciados.

Por un lado, resaltó como positivo el hecho de que Noruega y los países facilitadores hayan logrado contener las filtraciones de información del proceso –a pesar de la narrativa “manipuladora” de Nicolás Maduro–. Pero por el otro lado, recalcó que uno de los temas seleccionados es completamente ajeno a los problemas cotidianos de la gente (el Esequibo); mientras el otro tema, las vacunas y la atención de la crisis se presentó sin una fórmula de implementación clara que garantice su éxito.

Es más que claro que los primeros resultados de la primera ronda de negociaciones son, no quiero descalificarlos, no llenan la expectativa racional de quienes pensamos que el método de negociación es fundamental para avanzar en la resolución del conflicto en Venezuela”, dijo Evans, quien es disidente del PSUV y fundador del Movimiento Democracia e Inclusión.

Una burla

Según Evans, el haber aprobado un acuerdo temprano acerca de la defensa y soberanía de Venezuela sobre el Esequibo sin hacer referencia a las públicas y comunicacionales violaciones de la soberanía de Venezuela por parte de grupos armados extranjeros y equipos de inteligencia de otros países es una burla y demostraría que el punto lo impuso el oficialismo.

“El Esequibo es un tema importante para el país, pero no era parte de la negociación. Por otro lado, que se toque el tema de la soberanía y solo se hable del Esequibo pero no se toquen situaciones tan delicadas como la presencia del ELN, las FARC, Cuba y del rol de Estados Unidos, o de la Unión Europea… que no se hable de las pretensiones de injerencias que pesan de lado y lado es una muestra de cinismo”, sentenció.

Vaticinó que la incorporación del tema Esequibo, no solo en la agenda sino como uno de los dos primeros acuerdos del proceso, será enarbolado por Nicolás Maduro como “un gran triunfo del antiimperialismo chavomadurista”.

Lo político es clave; lo humanitario, urgente

En opinión de Evans, los tres temas centrales que interesan y preocupan a los venezolanos y sobre los cuales debería girar la negociación y acuerdos en México son:

Señala que el tema clave es el político, mientras los otros dos, si bien son elementos urgentes, los acuerdos en esas materias son paliativos que no ayudan a resolver la crisis nacional de fondo, sino que sirven para ayudar a la gente común y corriente a sobrellevar mejor dicha crisis.

“No se pueden tomar medidas definitivas de resolución de esos temas (económico y condiciones humanitarias) sin un cambio de gobierno. Pero hay un elemento de fondo y es que los dos sectores que están en México no tienen representatividad, no son legítimos y la mayoría del pueblo venezolano no se ve reflejado en estas cúpulas”, señala.

Referendo consultivo

En tal sentido, Evans considera necesaria la legitimación popular de los acuerdos alcanzados en el proceso de negociación. Esa legitimación provendría de una consulta madre, como lo es el referendo revocatorio presidencial, que serviría para ratificar o remover a Nicolás Maduro de su cargo antes del vencimiento del período o por la vía del referendo consultivo, igualmente previsto en la Constitución.

“La confianza que debe depositarse en estos interlocutores radica en que haya la posibilidad de que exista la legitimación de los procesos de decisión que se generen en México. Confiar en lo que estas dos cúpulas definan va a ser directamente proporcional al hecho de que ellas ratifiquen que lo que se genere allá debe ser validado y legitimado por la mayoría de los venezolanos”, puntualizó.

Como se sabe, Evans es uno de los principales promotores del referendo revocatorio contra Nicolás Maduro y desde abril espera una respuesta del Consejo Nacional Electoral sobre el cronograma que regiría ese proceso.

“El referendo revocatorio es el instrumento constitucional que permite que la gente participe y que regrese la soberanía al pueblo venezolano para que defina sus destinos. Entonces que todo lo que se decida en México vaya a un proceso de legitimación que constitucionalmente pasa por la posibilidad de un referendo revocatorio, o en el peor de los casos un referendo consultivo sobre las decisiones tomadas”, dijo.

Salir de la versión móvil