Un grupo de discapacitados llegó a Caracas en sus sillas de ruedas, desde el estado Lara, para participar en la Toma de Caracas. “Si nosotros pudimos, ustedes también”, indicaron.

Caracas. A las 10:00 am, un grupo de unas 30 personas sorprendió a los efectivos militares que se apostan en Plaza Venezuela desde hace días. A la cabeza iban cuatro personas en silla de ruedas, quienes salieron el domingo desde Lara y llegaron a Caracas este miércoles en lo que denominaron la cruzada “rodando por Venezuela”. Ante la mirada de los uniformados —que se limitaron a grabar su paso—  y el respaldo de algunos transeúntes lograron su cometido. “Si nosotros pudimos, entonces ustedes también pueden”, dijo la concejal del municipio Palavecino, Marianny Linares, una de las personas discapacitadas que logró la hazaña.

Entre lágrimas, la edil explicó a los periodistas las dificultades que tuvieron que sortear en su camino, como piquetes y alcabalas de la Guardia Nacional y hasta aceite en uno de los tramos de las vía con la intención de que las sillas no pudieran avanzar. “A veces hacían trancas para decir que nosotros éramos los responsables. No entendemos por qué le tiemblan las piernas a Maduro al ver a personas en silla de ruedas que vienen a Caracas”, indicó.

Señalaron que esperan una manifestación masiva este jueves para que el Consejo Nacional Electoral (CNE) realice la consulta contra Maduro este año. “Hicimos un madrugonazo para llegar a Caracas. Nos duele que tengamos que hacer cola para conseguir comida o alimentos”, expresó Linares.

Lee también
Solo salen buses de la MUD desde el Zulia para la Toma de Caracas

El contingente guaro forma parte de la invitación que hizo la Mesa de la Unidad Democrática (MUD) a las regiones para que asistan a la capital a protestar para que el revocatorio contra Maduro se haga en el 2016. Desde diversos estados, los manifestantes denunciaron acciones para impedirles el paso hacia la capital.

Un grupo de indígenas, proveniente del estado Amazonas, llegó a Caracas a las dos de la madrugada. “Caminando se puede llegar lejos, pero no ha sido fácil porque las autoridades en las alcabalas siempre estuvieron pendientes de ver quiénes eran los que venían y qué querían hacer, pero bueno, llegamos anoche”, señaló Sunil de Pómeles, de la tribu Quiby.

Los manifestantes declararon que decidieron hacer la travesía para intentar motivar a otras personas. “¡Se me eriza la piel de ver cómo tuvimos que pasar tantas cosas! ¿Por qué tanta restricción? ¿Por qué huelen a indios? ¿Por qué no pueden transitar libremente por Venezuela con sus lanzas?”, preguntó la diputada por la MUD, Mauligmer Baloa, que acompañaba al grupo.

Foto: Carlos Crespo


Participa en la conversación