Icono del sitio Crónica Uno

“No se puede hablar de una Caracas bella sin tomar en cuenta a Parque Central”, advirtieron los vecinos

Parque Central

Foto: Gleybert Asencio

Recientemente, el gobierno de Nicolás Maduro ejecutó un plan de “embellecimiento” de Caracas con motivo del bicentenario de la Batalla de Carabobo. Pero, siendo Parque Central un icono de la arquitectura de la ciudad, “no se les ocurrió tomarlo en cuenta, lo que sí hicieron con otros espacios”, denunciaron los vecinos.

Caracas. No se puede hablar de una ‘Caracas bella’ sin tomar en cuenta a Parque Central, dijo Annery Fehr, habitante desde hace 37 años del icónico conjunto residencial caraqueño. Junto con Annery, un grupo de vecinos denunció este miércoles 7 de julio el deterioro estructural acumulado que presenta el complejo urbanístico en la actualidad. Ascensores dañados, filtraciones, inundaciones de los sótanos, losas de concreto partidas, basura esparcida, malos olores, falta de vigilancia, entre otros tantos problemas que mencionaron los vecinos.

El complejo urbanístico Parque Central fue inaugurado a principios de los años 80. Para la época fue de las construcciones arquitectónicas más modernas no solo de Venezuela, sino de toda Latinoamérica. Además de espacios habitacionales, toda el área comprendía también áreas comerciales, culturales y recreacionales. Más de 40 años después, es poco lo que queda de los “años de gloria” de Parque Central, dice Annery.

Foto: Gleybert Asencio

Hace pocos días los vecinos denunciaron una inundación de casi un metro de altura en el sótano 3 debido a que las bombas del sistema freático de aguas negras no están funcionando. Actualmente, los tres sótanos de la urbanización están en completa oscuridad. Los espacios de servicio están llenos de basura, lo que genera presencia de insectos, roedores y malos olores. Los ascensores de esa área, que llegan hasta las oficinas y espacios comerciales, no funcionan desde hace años. Las escaleras están totalmente a oscuras, con las losas partidas y las paredes completamente sucias.

En un recorrido de Crónica.Uno se observaron pocos carros estacionados en los tres sótanos. “Desde hace años yo dejé de estacionar mi carro aquí”, comentó Yira Yoyotte, habitante de Parque Central desde hace 18 años, debido a las condiciones del estacionamiento y a la falta de seguridad. El circuito cerrado de toda la urbanización dejó de funcionar desde hace más de 10 años y actualmente tampoco cuentan con servicio de vigilancia. En las áreas comerciales la mayoría de los locales están cerrados, incluidas algunas oficinas pertenecientes a entidades gubernamentales. Esto está así desde mucho antes de la pandemia, dijo Yira.

Foto: Gleybert Asencio

Los vecinos describen Parque Central como un conjunto residencial que fue construido para la perfección y no para prever fallas en los servicios básicos, como ocurre actualmente en Venezuela. Los cortes en el suministro de agua potable son constantes en Parque Central, cuyas torres habitacionales de 44 pisos no cuentan con tanques de reserva. Si no tenemos pipotes dentro de los apartamentos, no podemos surtirnos de agua; además, hace falta que llegue con suficiente presión para que pueda subir hasta los pisos más altos, indicó Annery.

Parque Central tiene un aproximado de 7000 residentes, entre propietarios e inquilinos. La mayoría de los ascensores no funcionan y otros “funcionan a medias”, por lo que habitantes de las torres afectadas deben subir a sus apartamentos usando los ascensores de torres aledañas que aún prestan servicio. Esto ocasiona que se formen largas colas, ya que en cada viaje solo pueden subir un máximo de cinco personas.

Otra de las problemáticas que afecta a la estructura son las filtraciones, las cuales han ocasionado varios cortocircuitos. Con respecto a este tema, en los últimos años han habido varios incendios en las torres habitacionales, entre los más recientes figuran uno en abril de este año y otro en diciembre de 2020. En 2004 otro incendio acabó con casi un tercio de la torre este de Parque Central.

El ingeniero experto en Obras Públicas y residente de Parque Central Edgardo Bracho explicó que en Parque Central no hay cómo evitar un incendio en este momento, no solo por la constante falta de agua, sino porque, además, no existe un tanque suficientemente grande y con capacidad de bombeo para evitar un siniestro.

Corpocapital, entidad estatal encargada del conjunto residencial, no ha cobrado el condominio desde abril de 2020. Los vecinos denuncian que antes de la paralización del cobro esta entidad no entregaba cuentas sobre qué se estaba haciendo con el dinero, solo entregaban facturas en las que únicamente indicaban el abono del condominio. A todo esto también le suman las invasiones de los penthouses, donde las personas han hecho remodelaciones que atentan contra la estructura original, la cual fue declarada patrimonio cultural de la ciudad.

Corpocapital fue creada en 2013 como una empresa del Estado para la gestión y construcción de urbanismos en Caracas. Jacqueline Farías, quien para ese momento era jefa de gobierno del Distrito Capital, aseguró que Corpocapital se encargaría de la administración y el mantenimiento de Parque Central, ese mismo trabajo estuvo a cargo del extinto Centro Simón Bolívar hasta ese mismo año. Previamente, un decreto emitido en 2010 por el gobierno de Hugo Chávez ordenó la supresión y liquidación de esta empresa.

Parque Central necesita urgentemente una persona que conozca de administración de condominios, ya que los propietarios no nos negamos a pagar el condominio ni el estacionamiento, eso sí, con cuentas claras, solicitaron los vecinos a través de una nota de prensa.

Recientemente el gobierno de Nicolás Maduro ejecutó un plan de “embellecimiento” de Caracas con motivo del bicentenario de la Batalla de Carabobo. Pero, siendo Parque Central un icono de la arquitectura de la ciudad, no se les ocurrió tomarlo en cuenta, lo que sí hicieron con otros espacios. Le hacemos un llamado a la vicepresidenta Delcy Rodríguez, que se ponga la mano en el corazón y oriente la mirada a Parque Central y que se ponga en nuestros zapatos, se está destruyendo nuestro patrimonio. Se necesita dinero para restaurar este complejo, señalan los afectados.

Salir de la versión móvil