Icono del sitio Crónica Uno

Parlamento nombra un nuevo CNE con rectores que rompen la línea de subordinación con el gobierno de Maduro

CNE

Foto: Prensa AN

La nueva directiva del CNE estará compuesta por Pedro Calzadilla (presidente), Enrique Márquez (vicepresidente), Tania D’Amelio, Roberto Picón y Alexis Corredor. Los nuevos rectores cumplirán un período de siete años en el cargo.

Caracas. Este martes la Asamblea Nacional (AN) culminó el proceso de designación de los nuevos rectores que integrarán la directiva del Consejo Nacional Electoral (CNE), la cual tendrá siete años de vigencia a partir de hoy.

Tras más de un año de negociaciones, la oposición logró la mejor directiva en los últimos 18 años, con la incorporación del ingeniero y expreso político Roberto Picón y el representante electoral de la extinta Mesa de la Unidad Democrática (MUD) Enrique Márquez.

La designación de los rectores se hizo por unanimidad, con el voto de la mayoría de 90 % de los diputados chavistas y el 10 % restante de los partidos de oposición que completan el Parlamento.

Como nuevo presidente del CNE fue designado Pedro Calzadilla, que fue ministro de Hugo Chávez y Nicolás Maduro, mientras que Enrique Márquez, que fue diputado en tres ocasiones para la AN (la última en 2015 con Un Nuevo Tiempo), quedó como vicepresidente. Roberto Picón, Alexis Corredor y Tania D’Amelio, completan la lista de cinco rectores principales.

Además, fueron designados los siguientes 10 rectores suplentes: Gustavo Vizcaíno y Saúl Bernal como suplentes de Calzadilla; Griselda Colina y Francisco Martínez como suplentes de Márquez; Conrado Pérez Briceño y León Arismendi como suplentes de Picón; Leonel Parica y Rafael Chacón como suplentes de D’Amelio, y Carlos Quintero y Francisco Garcés como suplentes de Corredor.

Durante la sesión, el presidente de la AN, Jorge Rodríguez, realizó una convocatoria para una comisión especial, la cual estuvo integrada por diputados de las bancadas del chavismo y la oposición y que se reunió por 20 minutos con el objetivo de revisar los 103 nombres de la lista definitiva presentada por el Comité de Postulaciones Electorales (CPE) y llegar así a una decisión sobre los nombres de los rectores.

Presentada la lista de los cinco rectores principales y los 10 suplentes, la plenaria de la AN procedió a votar y, por unanimidad, aprobó la propuesta.

Quién es quién en el nuevo CNE

Pedro Calzadilla: es licenciado en Historia egresado de la Universidad Central de Venezuela, con cursos de estudios posteriores en la Universidad de la Sorbona, en Francia. Además, es profesor titular de Historia en la UCV.

Entre los años 2011 y 2013 fue ministro del Poder Popular para la Cultura bajo el gobierno de Hugo Chávez.

Posteriormente, en el año 2013 fue nombrado por Nicolás Maduro ministro para la Educación Universitaria, en un momento en el que ese sector estaba ampliamente enfrentado con el gobierno chavista.

Pedro Calzadilla. Foto: Minci

Enrique Márquez: es ingeniero eléctrico egresado de la Universidad del Zulia. Comenzó su vida política como militante del Movimiento 20 en esa universidad. Formó parte del partido La Causa R y apoyó la candidatura de Francisco Arias Cárdenas a la Gobernación de Zulia.

En el año 2000 fue elegido por primera vez como diputado por el estado Zulia. Posteriormente abandonaría La Causa R para unirse al partido Un Nuevo Tiempo, partido que boicoteó las elecciones parlamentarias en 2005.

En el año 2010 regresó al Palacio Federal Legislativo tras ser elegido por segunda vez diputado por el Zulia con la tarjeta de UNT. Para el año 2015 logró la reelección con la tarjeta de la MUD.

Fue en su momento presidente del partido UNT, hasta que el 5 de mayo de 2018 se le suspendió de la organización por apoyar la candidatura de Henri Falcón a la Presidencia de la República. En esas elecciones el partido apoyó la abstención. Márquez también cuenta entre sus logros, como representante electoral de la MUD en 2007, haber obligado al CNE a dar los resultados sobre la reforma constitucional que perdió Chávez.

Enrique Márquez. Foto: Cortesía El Universal

Roberto Picón: es ingeniero en Sistemas y fue asesor de la extinta alianza política opositora MUD. Picón no tenía militancia partidista para el 2017, año en el que fue designado por la MUD como coordinador del Equipo de Apoyo Técnico.

Picón además fue coordinador de análisis y seguimiento del comando de campaña de Henrique Capriles Radonski para las presidenciales de octubre de 2012, en las que compitió y perdió contra Hugo Chávez. También fue el arquitecto electoral de Capriles cuando en 2013 compitió contra Nicolás Maduro, y del triunfo de la oposición en 2015 en las parlamentarias.

Picón ha tenido amplia experiencia en temas electorales como director de la ONG Ojo Electoral, la cual ha hecho seguimiento a las contiendas políticas en el país. En junio de 2017 fue detenido y pasó a formar parte del grupo de presos políticos en el país. Fue liberado el 24 de diciembre del mismo año.

Roberto Picón. Foto: Cortesía ElMercurioWeb

Alexis Corredor: ha sido docente universitario en áreas de Historia y Geografía. Es egresado del Instituto Universitario Pedagógico de Caracas, y fue director de apoyo técnico del despacho del ministro de Educación.

Recientemente, formó parte de la Asamblea Nacional Constituyente electa en el año 2017; dentro de ese organismo fue vicepresidente de la Comisión de Derechos Humanos.

Anteriormente, en el año 2020, cuando se intentó designar un CNE con la AN electa en 2015, él formó parte de los 10 representantes de la sociedad civil que junto con los diputados formaban el Comité de Postulaciones Electorales.

Alexis Corredor. Foto: fede.gob.ve

Tania D’Amelio: se trata de la única rectora que repite dentro de la directiva del CNE. D’Amelio nació en Italia, pero tiene la nacionalidad venezolana. Es abogada por la Universidad Santa María y posee una especialización en Derecho Tributario. Llegó a ser diputada a la AN por el Partido Socialista Unido de Venezuela (PSUV) por el estado Vargas desde el año 2000 hasta 2005.

Para 2008 participó en las primarias internas del PSUV como candidata para la Alcaldía de Vargas. En 2009, luego de formarse en el Parlamento el Comité de Postulaciones Electorales, su nombre sonó como una de las candidatas. Ese año renunció a su militancia en la tolda roja y fue designada rectora junto con Socorro Hernández.

En el año 2016, el TSJ se basó en la omisión legislativa solicitada por Héctor Rodríguez para ratificar a Hernández y a la propia D’Amelio como rectoras para el período 2016-2023. Esto fue protestado por la AN de mayoría opositora. D’Amelio ha sido designada en dos ocasiones (2016 y 2020) como rectora del CNE por el TSJ usando el argumento de la omisión legislativa, esta es la primera vez que es designada por el procedimiento legal constitucional.

Tania D’Amelio. Foto: AVN
Un acuerdo trabajado desde hace meses

El acuerdo para la designación de este nuevo CNE llegó tras varios meses de negociación entre representantes del chavismo, de la oposición y de sectores de la sociedad civil.

Estas conversaciones empezaron desde que se instaló la nueva AN y son la continuación de aquellas que se llevaron a cabo en la Mesa de Diálogo Nacional creada en 2018 con los partidos Avanzada Progresista, Cambiemos, Esperanza Para El Cambio, y las juntas ad hoc de Acción Democrática y Copei.

Con respecto a la sociedad civil, varias conversaciones se llevaron a cabo con diversas ONG. Esto permitió la presencia de por lo menos dos individuos de estas organizaciones como representantes civiles dentro del Comité de Postulaciones Electorales.

Las ONG incluso llegaron a presentar una lista de 15 personas que nominaron como candidatos a los cargos de rector, como muestra de la confianza en las negociaciones que se habían llevado a cabo. Una de estas personas postuladas fue el ahora rector Roberto Picón y de los suplentes Griselda Colina y León Arismendi.

Por su parte, la presencia de Enrique Márquez entre los postulados se registró luego de que la lista de los primeros 74 postulados ya estuvo en manos del CPE, lo que motivó a una segunda ronda de postulaciones inédita, en la que Márquez entró como representante de algunas organizaciones políticas que estaban interesadas en participar en las elecciones si se daban suficientes concesiones.

La más reciente en una serie de concesiones

La designación de un nuevo CNE con rectores que rompen la línea de subordinación con el gobierno de Nicolás Maduro es solo la más reciente de una serie de concesiones que el chavismo ha otorgado en los últimos días.

En primer lugar, el pasado 1º de mayo el aparato judicial del chavismo emitió una medida sustitutiva de casa por cárcel para los seis ejecutivos de la empresa Citgo que habían sido detenidos en noviembre de 2017 por las autoridades del Gobierno.

Esta medida llegó luego de que durante los últimos tres años el Gobierno de Estados Unidos solicitara un procesamiento justo contra los ejecutivos (cinco de ellos estadounidenses), que fueron acusados de presunta corrupción.

De igual forma, el 1º de mayo el fiscal general designado por la Asamblea Nacional Constituyente, Tarek William Saab, ofreció una declaración a la prensa en la que revirtió la postura del Estado venezolano en torno a dos muertes: la de Juan Pablo Pernalete en 2017 y la de Fernando Albán en 2018.

En el caso de Juan Pablo Pernalete, Saab reconoció que el joven había muerto tras recibir el impacto de una bomba lacrimógena en el pecho durante una manifestación, lo que revirtió la postura del chavismo que a través del entonces ministro de comunicación, Ernesto Villegas, aseguró que la muerte había sido por una pistola de perno captivo. Por este hecho, 12 funcionarios de la Guardia Nacional Bolivariana fueron imputados por homicidio preterintencional en grado de complicidad.

Con respecto a Fernando Albán, concejal de Primero Justicia en Caracas que murió el 8 de octubre de 2018, Saab reconoció que este fue asesinado por dos efectivos del Servicio Bolivariano de Inteligencia (Sebin) mientras estaba bajo la custodia de este organismo. Según el funcionario chavista, estos dos funcionarios serán imputados por cargos de homicidio culposo, pues se comprobó que lanzaron a Albán desde la ventana del décimo piso de la sede del organismo en Plaza Venezuela.

“Rescatando” la confianza en el voto

Luego de las elecciones regionales de octubre 2017, cuyos resultados la oposición venezolana se negó a reconocer y denunció fraude sistemático en todo proceso con la complicidad del CNE, los factores del G4 optaron por una postura de no participación en las contiendas electorales.

Este fue el caso para las elecciones de alcaldes en diciembre de 2017, las de concejos municipales de diciembre de 2018, las presidenciales de 2018 y las parlamentarias de 2020.

La no participación del G4 se tradujo en altos índices de abstención, los cuales alcanzaron 58,47 % en las elecciones para la Asamblea Nacional Constituyente de julio de 2017; 52,68 % en las municipales de diciembre de 2017; 72,60 % en las municipales de diciembre de 2018; 53,93 % en presidenciales de mayo de 2018, y 69,05 % en las parlamentarias de diciembre de 2020.

En todo momento el principal argumento esgrimido por los partidos del G4 es que no se podían lograr elecciones transparentes con el CNE presidido por Tibisay Lucena ni en el que luego presidió Indira Alfonzo en 2020.

Tras la instalación de la AN actual, en enero de 2021, se inició un proceso de renovación del CNE con el objetivo de presentar una nueva directiva del órgano comicial que inspirara la confianza necesaria para la participación de los partidos de oposición más grandes del país, y de la población, y revertir así los altos índices de abstención que se habían alcanzado en las últimas elecciones.

Plataforma Unitaria pide un acuerdo integral

Los partidos políticos de la oposición que integran la Plataforma Unitaria emitieron un comunicado este martes, una vez conocidos los nuevos rectores del Consejo Nacional Electoral, en el que afirman que “la verdadera solución de fondo consiste en construir un Acuerdo Político, Social y Humanitario que sea producto de una negociación integral con facilitación y mediación internacional”.

Las toldas políticas que reconocen el liderazgo de Juan Guaidó rechazaron nuevamente la imposición unilateral del árbitro electoral.

“Reiteramos nuestra total disposición para, con el apoyo de la comunidad internacional, avanzar en un gran acuerdo integral” que permita el retorno a la democracia a través de elecciones libres, justas y competitivas. Además, se manifestaron contrarios a las “negociaciones parciales” con Nicolás Maduro, por considerar que “responden a la estrategia de producir fracturas en las filas democráticas y en la comunidad internacional”.

Entretanto, Juan Guaidó publicó un mensaje en su cuenta de Twitter en el que sostiene que “las consecuencias de querer imponer un árbitro electoral serán las mismas que en 2018 y 2020: arrastrar a Venezuela a un desastre mayor”, al tiempo que abogó por un acuerdo que cuente con el acompañamiento internacional.

Salir de la versión móvil