Icono del sitio Crónica Uno

Personal de salud exigió liberación de enfermera y cese de hostigamiento por parte de fuerzas de seguridad

personal de salud

Foto: José Camacho

Trabajadores del sector salud, junto con representantes sindicales de Pdvsa y la Universidad de Oriente, exigieron este lunes en la sede del Palacio de Justicia de Barcelona, la libertad plena de la enfermera Ada Macuare, detenida la semana pasada por exigir insumos básicos y equipos de bioseguridad para el personal que labora en el ambulatorio Alí Romero de Barcelona.

Barcelona. “¡Libertad, Libertad!”, bajo esta consigna un grupo de enfermeras y representantes sindicales de diversos gremios, manifestaron en la sede de los tribunales de justicia en la ciudad de Barcelona, para exigir la liberación de Ada Macuare, quien fue detenida el jueves pasado por funcionarios de la Dirección de Inteligencia y Estrategia (DIE) de la Policía Nacional Bolivariana. 

Macuare, junto con la también enfermera Jhoana Perales, fueron prácticamente sacadas a fuerza del ambulatorio Alí Romero de la capital anzoatiguense, por dos personas que en primera instancia se hicieron pasar por pacientes y luego se identificaron como funcionarios de la DIE, contaron sus compañeros de labores. Perales fue liberada horas más tarde y Macuare aún sigue detenida. 

Edisson Hernández, secretario del Movimiento Trabajadores por la Salud Anzoátegui (Motrasalud), indicó que según lo que han podido conocer, a Macuare la acusan de instigación al odio y terrorismo. Su pecado, a juicio del gremialista, fue denunciar las condiciones deprimentes en las que trabaja el personal del ambulatorio. 

Aquí son ellos los que juegan al terrorismo. Estamos acá desde el viernes y todos los días han diferido la presentación de nuestra compañera. Exigimos la liberación inmediata porque no es delito exigir equipos de protección ni la vacunación total del personal de salud, sostuvo Hernández.

La detención de Ada Macuare no es la primera que ocurre en la entidad. En 2018, Karen Peraza, Iliana Castillo y Denilda Luna, quienes laboran como enfermeras en el hospital Luis Razetti, fueron detenidas luego que el diputado del consejo legislativo estadal, Francisco Ortiz, hiciera una inspección al centro asistencial y las acusara de traficar medicamentos de la institución. Fueron liberadas varios días después, sin cargo alguno.  

El hecho más reciente contra el personal de salud ocurrió hace tres semanas, cuando el propio Hernández fue objeto de un proceso irregular. 

Compañeros de Macuare indicaron que mantendrán la protesta hasta lograr su libertad plena / Foto: José Camacho

Dos agentes sin portar identificación alguna, pero que se presentaron como policías del estado, ingresaron sin ningún tipo de protección al área COVID-19 del hospital Luis Razetti con la intención de detener al gremialista. Personal médico y de enfermería impidió la detención de Hernández, quien refirió que en ningún momento los funcionarios mostraron orden de detención. 

Además de estar en mi jornada laboral, me encontraba con una tía que estaba delicada con COVID-19. Ellos pretendían secuestrarme, así lo digo sin tapujos, porque ellos llegaron sin identificación alguna y con el mismo modus operandi, llegaron buscando a otra persona que no trabaja allí y después, cuando me vieron, pretendieron llevarme”, comentó.

Los trabajadores hicieron responsable de la situación a la dirección de Saludanz, porque el hecho ocurrió en una dependencia de la Gobernación de Anzoátegui y sostienen que además de ellos, los representantes de Barreto Sira, deberían respaldar la lucha por la liberación de Ada Macuare. 

Libertad plena y rechazo

Frente a esto, el pasado fin de semana, el director de Saludanz, Omar Aray, rechazó la detención de Ada Macuare y calificó la situación como un abuso de los cuerpos de seguridad. 

La detención arbitraria de la coordinadora de enfermería del ambulatorio Alí Romero en Barcelona, Ada Macuare, se suma a una serie de abusos que vienen cometiendo los organismos de seguridad ciudadana que desde Saludanz rechazamos categóricamente. Son personas que tienen derecho a la protesta, a exigir mejores salarios y beneficios, tienen derecho a reclamar vacunas, señaló Aray.

Yolanda Yamale, vicepresidente del Colegio de Enfermería de la entidad, exigió la libertad plena de su colega y el cese del acoso contra el personal de salud que las autoridades mantienen contra ellos. 

“Vamos a estar aquí hasta que nuestra compañera salga en libertad plena, no puede ser que por exigir nuestros insumos básicos para trabajar nos metan presos. Estas acciones que hacemos aquí, también están respaldadas a nivel nacional”, sostuvo Yamale.

Salir de la versión móvil