Icono del sitio Crónica Uno

Rectores del ente comicial reciben voto de confianza del Foro Cívico, UE, académicos, analistas y políticos

Ente comicial

La Unión Europea considera que la designación del nuevo directorio del CNE “es un primer paso hacia un proceso electoral creíble”. El Foro Cívico ratificó que se enfocarán en mejorar las condiciones electorales. Michael Penfold, Henrique Capriles, Benigno Alarcón, Víctor Álvarez, Félix Seijas, Stalin González y Juan Manuel Trak ven la coyuntura como una oportunidad. Expresaron un optimismo cauteloso ante la reconfiguración del Poder Electoral.

Caracas. Los nuevos rectores del CNE designados este martes 4 de mayo por la Asamblea Nacional, que se instaló el 5 de enero pasado en medio de cuestionamientos sobre su legitimidad, han recibido en las primeras horas tras su nombramiento apoyos y críticas de diversos sectores del país. Las expresiones de apoyo a la designación, de las autoridades del ente comicial, que se hizo sin el concurso de la oposición tradicional liderada por Juan Guaidó, no podrían todavía considerarse entusiastas ni eufóricas, sino más bien expectantes. 

Los mensajes y declaraciones sobre el asunto coinciden en señalar que la responsabilidad central de los 15 rectores principales y suplentes será lograr la restitución de la confianza en el voto. 

Con esa tarea en mente, reconocidos académicos, políticos, organizaciones de la sociedad civil reunidas en el Foro Cívico y analistas electorales, les han dado a los nuevos rectores del CNE, paradójicamente, un voto de confianza.

Un primer paso

Pese a mantener una posición política abiertamente divergente sobre el manejo de la crisis multifactorial venezolana con el sector que lidera el presidente de la Comisión Delegada de la Asamblea Nacional 2016-2021, Juan Guaidó, lo primero que salta a la vista en la declaración de ayer en la tarde del Foro Cívico, es la coincidencia absoluta en cuanto a la agenda de los nuevos rectores del CNE y las condiciones mínimas requeridas para participar en una elección justa, confiable y transparente.

“Esta agenda incluye un cronograma electoral; el restablecimiento del derecho de los partidos políticos a utilizar sus símbolos y a ser dirigidos por sus legítimas autoridades; la habilitación de los líderes políticos de oposición; la observación electoral, nacional e internacional, calificada; auditorías totales y la actualización del Registro Electoral de forma que los millones de venezolanos que están fuera del padrón electoral puedan ejercer su derecho a la participación política”, sostienen.

El Foro Cívico, que postuló a 15 candidatos y obtuvo la selección de cuatro de ellos (Roberto Picón, Griselda Colina, Francisco Martínez y León Arismendi), saludó “la configuración plural” del organismo, asunto que consideró “un primer paso hacia la difícil reconquista de la institucionalidad democrática” aunque por otro lado admiten que es un paso aún insuficiente.

No obstante, confían en que “en la medida que se vayan obteniendo resultados y abriendo espacios de avance, se abrirá también la posibilidad de un diálogo nacional que nos lleve a una negociación integral” y en tal sentido invocaron el respaldo de la comunidad internacional, cuyo primer pronunciamiento a favor se produjo esta mañana.

Se trató de la Cancillería de España, cuya alta representante para Iberoamérica, Cristina Gallach, estuvo en Venezuela la última semana de marzo sosteniendo reuniones con todos los actores políticos, económicos y sociales del país. En su pronunciamiento de hoy, la Cancillería “subraya la presencia de personalidades de la oposición democrática apoyadas por organizaciones de la sociedad civil” en el nuevo directorio. Al tiempo que advierte que se trata de “un primer paso” en la ruta hacia unas elecciones justas, creíbles y transparentes.

El Foro Cívico logró la incorporación de 4 de sus 15 postulados: Roberto Picón, principal, y Griselda Colina, León Arismendi y Francisco Martínez como suplentes. Foto: cortesía @philgunson

Luego del mediodía, la Unión Europea fijó posición y destacó que la designación del CNE es “un primer paso” en el camino hacia un proceso electoral “creíble, inclusivo y transparente” en Venezuela, que seguirá “evaluando”.

“La designación del Consejo Nacional Electoral es un primer paso y parte de un proceso que seguiremos evaluando”, dijo el portavoz principal del Servicio Europeo de Acción Exterior, Peter Stano, en una declaración enviada a EFE.

El portavoz del servicio que dirige el alto representante de la Política Exterior de la UE, Josep Borrell, señaló: “Este proceso debe ser liderado por los venezolanos y debe incluir otros elementos que garanticen un proceso electoral creíble, inclusivo y transparente, como piden los propios venezolanos”.

Stano concluyó que la UE seguirá apoyando el diálogo y los esfuerzos en curso para superar el actual estancamiento por medios pacíficos y democráticos dirigidos por Venezuela.

Una oportunidad

Políticos de distintas tendencias, involucrados o no en las negociaciones políticas que terminaron ayer con la designación de los nuevos rectores del CNE también se han expresado, aunque con prudencia, en apoyo al resultado. 

El exgobernador de Miranda Henrique Capriles, el exdiputado de la Asamblea Nacional 2016-2021 Stalin González y el economista, exministro y disidente del chavismo Víctor Álvarez coinciden en calificar el momento político como una oportunidad que no debe ser desperdiciada.

En un comunicado que publicó en sus redes sociales, Capriles destacó el resultado obtenido gracias al esfuerzo continuado de muchos sectores de la sociedad civil y resaltó que la incorporación del exparlamentario Enrique Márquez y el técnico electoral Roberto Picón como rectores principales, “quienes siempre han demostrado un compromiso con la democracia”, podrán ser un punto de apoyo para abrir paso hacia la reconstrucción constitucional.

“Estamos conscientes de que los cambios requieren mucho más que un árbitro electoral con contrapeso, pero esta es una oportunidad que ocurre en medio de una crisis política que permanece estancada. Se trata de ir creando finalmente un espacio de confianza que rescate para todos los venezolanos el valor del voto como mecanismo de elección y solución del desastre que impera”, indicó.

Entretanto, Stalin González aplaudió el esfuerzo de la sociedad civil por la defensa y la reivindicación del voto y resaltó el protagonismo ciudadano en el proceso que culminó ayer, por haber participado en las postulaciones y acompañado la selección.

“Sabemos que esto no es lo único, que no es perfecto, que todavía falta camino y condiciones por pelear, pero es un buen comienzo. Que no quepa duda: seguiremos insistiendo en más condiciones. Creo en el voto como la más legítima herramienta constitucional, de expresión y de lucha que tenemos los ciudadanos. Es la forma más cívica que hemos encontrado para demostrar descontento”, dijo quien milita en el mismo partido de donde proviene el ahora rector electoral, Enrique Márquez: Un Nuevo Tiempo.

Por su parte, el economista Víctor Álvarez opinó que los nombramientos como una “excelente noticia para recuperar confianza en el voto y retomar ruta electoral”, sobre todo por la presencia de Picón, Colina, Arismendi y Martínez como rectores principales y suplentes. “Toca ahora a los partidos postular candidaturas unitarias y llamar a votar”, señaló.

En un artículo compartido este miércoles en sus redes sociales, Álvarez agrega que una encuesta recientemente citada por José Antonio Gil Yépez (Datanálisis) revela que 93 % de los consultados percibe que la situación del país está muy mal, 84 % se lo atribuye a la mala gestión del gobierno y el 9 % a las sanciones, 72 % está de acuerdo con revocar el mandato de Nicolás Maduro en un referendo revocatorio para adelantar la elección presidencial.

“Las condiciones políticas que se derivan de ese enorme rechazo son mucho más decisivas que las desventajosas condiciones electorales ¿Tiene sentido desperdiciar esa oportunidad? ¿Acaso las enseñanzas que dejan las experiencias de Chile y Polonia no cuentan? ¿Es inteligente y de estrategas políticos seguir desperdiciando la oportunidad de capitalizar electoralmente ese descontento?”.

Sanciones y válvula de presión

Los académicos también reaccionaron a las designaciones. El profesor, investigador y director del Centro de Estudios Políticos y de Gobierno de la UCAB, Benigno Alarcón considera los nombramientos un paso en la dirección correcta, aunque no deja de acotar que el acuerdo para la designación es una concesión del oficialismo que en su opinión favorecería a Henrique Capriles y a los partidos de la Mesa Nacional de Diálogo, pero todo, posiblemente “a cambio de aflojar sanciones”.

No obstante, señala que aún es temprano para predecir el rumbo que tomará el Poder Electoral, pues ello dependerá en parte de las posiciones que ocupen los nuevos rectores del CNE principales y suplentes dentro de la estructura del organismo: “Eso definirá el balance de poder entre gobierno y oposición dentro del CNE”.

Alarcón sostiene que si los nuevos rectores logran subsanar tropelías como la inhabilitación de los principales partidos de oposición, unas reglas de participación justas y el retorno de la observación internacional en lugar del acompañamiento, “los venezolanos regresarán a las urnas”.

El politólogo Juan Manuel Trak también expresó sus consideraciones a través de su cuenta Twitter. Trak salió al paso a quienes insisten en la ilegitimidad de la Asamblea Nacional presidida por Jorge Rodríguez como un obstáculo insalvable para reconocer al nuevo directorio electoral.

“En Venezuela no existe legitimidad democrática de ningún poder (la de la AN 2015 se terminó en 2020). No esperen legitimidad donde eso no existe, si se quedan en lo normativo suena muy bonito, pero en la práctica no lleva a nada”, afirmó.

Resalta que el ente comicial con tres rectores pro gobierno y dos rectores pro oposición es el resultado de una negociación política donde ambos sectores sabían hasta dónde podían llegar y que en un sistema autoritario no es factible esperar la existencia de instituciones con plena legitimidad democrática.

“¿Rendirá frutos? No se sabe. El tiempo y los hechos dirán. Yo no confío en el gobierno, pero sí en algunas de las personas que han sido nombradas. Griselda Colina y Roberto Picón han luchado por elecciones limpias desde hace mucho tiempo. El gobierno abre una rendija porque sabe que la oposición es débil. El gobierno no pone en peligro su poder, se siente lo suficientemente confiado para abrir esa válvula de presión”, indicó.

Negociaciones complementarias

Analistas de la talla de Michael Penfold y el estadístico Félix Seijas, director de la encuestadora Delphos, dieron a los nuevos rectores del CNE el beneficio de la duda. 

Penfold sostiene que el nombramiento en sí mismo no puede lograr grandes diferencias en la escena política si no viene acompañado de una serie de negociaciones adicionales para rescatar las condiciones y garantías electorales que permitan elevar la credibilidad del sistema. 

“¿Es imperfecto? Sin duda ¿Abre una ventana? Absolutamente”, afirma. Resalta que la presencia de Picón garantiza que el aspecto técnico será celosamente vigilado, mientras Márquez ha demostrado en el pasado reciente –y podría ser su aporte principal en esta coyuntura– su “capacidad de generar acuerdos dentro de la oposición”.

Destaca la necesidad de que la comunidad internacional empuje sobre dos temas: un mapa de ruta con un cronograma que permita relegitimar los poderes públicos y una reforma institucional que provea garantías a todos los actores. Mientras que a la oposición le corresponde organizarse y movilizarse alrededor de ese proceso: “Sin acuerdos posteriores de carácter institucional, que complementen esta negociación, en especial el tema de los partidos, los presos, un cronograma y una necesaria reforma constitucional, el país seguirá inmerso en el marasmo”.

Seijas coincide en señalar que las designaciones de los rectores del CNE por sí solas son insuficientes, pero que la composición 3 a 2 representa “la primera concesión del gobierno en materia electoral en al menos seis años”. 

A su juicio es claro que esta concesión del oficialismo no parte de sus buenas intenciones, sino de lo que pueda obtener en su beneficio: “Por supuesto que (el gobierno) siente que mantiene aún el control del tablero, pero para ceder tiene que haber sentido presión, y ya eso es un movimiento positivo, un triunfo parcial, en este caso de las fuerzas de la sociedad civil organizada”.

Advierte que la oposición tiene que prepararse para que el oficialismo imponga toda clase de trabas que impidan mayores o nuevos avances de las fuerzas democráticas. “De lo que no tengo dudas es de que las organizaciones civiles reunidas en el Foro Cívico seguirán mostrando la misma ‘terquedad’ por lograrlo. ¿Cuál es su objetivo? Avanzar en el rescate de la institucionalidad en Venezuela. Quién sabe si lo logren. Yo celebro que lo intenten”.

Salir de la versión móvil