Icono del sitio Crónica Uno

Solo 10% de la población del Litoral Central ha sido vacunada contra la COVID-19

población

Foto: Cortesía Gobernación La Guaira.

La autoridad única de Salud de La Guaira, Yadira Castillo, aseguró que unas 82.000 personas (10 % de la población) se han inmunizado contra el virus a través de las vacunas Sputnik-V y Sinopharm. En tanto, la mayoría de los beneficiados desconfía del plazo de 90 días para alcanzar la segunda dosis.

La Guaira. Mientras los beneficiados aguardan por la segunda dosis de las vacunas contra el coronavirus, la autoridad única de Salud de La Guaira, Yadira Castillo, informó que se han inoculado aproximadamente 82.000 personas, lo que supone un poco más de 10 % de la población del Litoral Central.

La cifra ofrecida por Castillo, que no cuenta con el aval del gremio médico de la región, corresponde a la segunda fase del plan nacional de inmunizaciones, el cual se inició el pasado 29 de mayo.

De ese total, a 51.000 personas se les colocó la vacuna Sinopharm, de origen chino, y las restantes 31.000 accedieron a la vacuna rusa Sputnik-V, en medio de las jornadas en el Polideportivo José María Vargas de Maiquetía, la sede de la Secretaría de Seguridad Ciudadana en Caraballeda y los ambulatorios de Naiguatá y Caruao, respectivamente.

Aunque la funcionaria no precisó la llegada de un nuevo lote de vacunas rusas al país para aplicar la segunda dosis a la población, insistió en que los inmunizados deben esperar 90 días para la segunda dosis. Les garantizó que en ese tiempo no habrá pérdida de efectividad de la primera aplicación.

Guaireños no confían en plazo de 90 días para colocarse la segunda dosis de la vacuna rusa. Foto: Cortesía Gobernación la Guaira.

Desconfianza
No obstante, guaireños consultados por Crónica.Uno no confían en la referida espera, pues las recomendaciones internacionales en torno a las vacunas rusa y china apuntan hacia una segunda dosis en un plazo no mayor a los 21 días.

Esa gente me tiene del timbo al tambo, todos los días me dicen algo diferente y ahora tengo que esperar 90 días. Eso no es lo que recomiendan fuera del país con esa vacuna rusa”, dijo Ofelia Pinto, quien vive frente al domo deportivo de Maiquetía.

En las colas de la sede de la Secretaría de Seguridad Ciudadana también rechazaron el lapso de los 90 días e incluso algunos reclamaron que personas de la tercera edad aún no han recibido el mensaje de texto, ya sea de la plataforma digital Patria o del Ministerio de Salud.

“No es posible que estén jugando con nuestra salud, después de tanta demora para que nos llegara un mensaje por el celular. Ahora hay que volver a esperar cuando en otros países eso se hace en 21 días”, indicó William Olarte, acompañado de su abuela de 77 años de edad.

En la dependencia gubernamental en Caraballeda, Olarte tuvo que exigir a los funcionarios de salud que atendieran a su pariente, que desde principios de junio no recibe la notificación en su móvil para ser inmunizada contra el virus.

Otros litoralenses manifestaron su temor en cuanto a que el mencionado plazo para la segunda dosis se haya convertido en la antesala para “meternos a todos por el camino oscuro de la vacuna cubana, que no tiene certificación de la Organización Mundial de la Salud”.

Irresponsabilidad
Las dudas populares han sido coincidentes con el reclamo del gremio médico local, que solicita un plan de vacunación masivo y sin exclusiones para aplanar la curva de contagios del COVID-19.

En este sentido, el director general de la ONG Médicos Unidos de Venezuela y delegado de la Federación Médica Venezolana en Vargas, Bernardo Guerra, sostuvo que es una irresponsabilidad de las autoridades sanitarias prolongar los 21 días de la segunda dosis de las vacunas “cuando eso no se hace en ningún otro país”.

Guerra y otros profesionales de la salud han protestado en las periferias de distintos hospitales y ambulatorios de Catia La Mar, Maiquetía, La Guaira, Macuto y Caraballeda para reclamar un plan masivo de vacunación para la población, sin necesidad de registrarse en la plataforma Patria ni en un formulario del Ministerio de Salud. A esa iniciativa también se sumó el Frente Amplio de Vargas.

Salir de la versión móvil