Icono del sitio Crónica Uno

Universidad de Carabobo sumida en el abandono por falta de presupuesto

Universidad de Carabobo

Foto: Leomara Cárdenas.

En 2021, la Universidad de Carabobo solo ha recibido entre 8 % y 10 % del presupuesto, esto imposibilita que se realicen mantenimiento y adecuaciones de los espacios físicos. No pueden contratar seguridad externa para evitar robos durante vacaciones, este año se han registrado al menos seis en la Facultad de Ciencias de la Salud. Por los bajos salarios, 20 % de los docentes universitarios se vieron forzados a renunciar a sus puestos de trabajo.

Valencia. La falta de presupuesto pone en jaque el inicio de actividades académicas y administrativas de la Universidad de Carabobo (UC) el próximo mes de octubre. El espacio físico del campus universitario ubicado en Bárbula está deteriorado por la falta de mantenimiento, tampoco hay iluminación y la seguridad es escasa.

José Ángel Ferreira, vicerrector administrativo de la UC, sostuvo que en 2021 solo han recibido entre 8 % y 10 % del presupuesto. Considera que este ingreso es insuficiente y atenta contra cualquier posibilidad de reiniciar las clases en octubre.

La falta de presupuesto hace que no podamos hacer mantenimiento a la universidad, hay un desborde de las áreas verdes, no hay iluminación, tenemos dificultades físicas elementales. Esperemos que eso se arregle si el Gobierno tiene la voluntad de volver medianamente a clases presenciales. Tenemos una voluntad para restablecer procesos de normalidad, pero no hay condiciones laborales ni estructurales, y eso afecta la calidad de educación”, expresó la autoridad universitaria.

La maleza invade los predios del campus universitario. Foto: Leomara Cárdenas

Ferreira describió el escenario del campus universitario. Detalló que el deterioro de la infraestructura es complejo. Las lluvias han ocasionado daños en los techos porque no han sido impermeabilizados, y las paredes están afectadas por la humedad: “Lo que antes era muy sencillo de hacer se volvió ahora complejo, porque no tenemos un centavo para atender cosas normales”.

En época de vacaciones falta la vigilancia, porque se les imposibilita contratar empresas de vigilancia privada, y no pueden cubrir los gastos de guardias extras de los trabajadores de seguridad interna que laboren en esos períodos, por ello la UC ha sido objeto de robo. La facultad más golpeada es la de Ciencias de la Salud.

En 2021 se han registrado al menos seis robos en las escuelas de Medicina, Bioanálisis y Enfermería. A pesar de que hay un módulo policial cercano al sitio donde se han cometido los delitos, los malhechores no se limitan.

La falta de mantenimiento es evidente en la infraestructura. Foto: Leomara Cárdenas

El último robo sucedió el 21 de julio pasado. Para ese momento la decana de la Escuela de Medicina, Doris Nóbrega, informó mediante un comunicado que a los delincuentes no les bastó con hurtar los equipos de oficina, sino que quemaron el lugar. Con esa acción vandálica, se sumaron nueve dependencias de la Facultad de Ciencias de la Salud que tuvieron que cerrar forzosamente sus puertas.

Nóbrega expuso con datalle la situación: “Tenemos  robos donde están los pabellones de salud; hay problemas de maleza, luz eléctrica y, lamentablemente, no tenemos los recursos suficientes para pagar compañías ni guardias extras. Pagar a nuestros vigilantes para trabajar en vacaciones no podemos, porque no tenemos recursos para cubrir ese gasto”.

Deuda de nómina

El vicerrector académico de la Universidad de Carabobo también se refirió al pago de sueldos de los profesores, personal administrativo y obrero. Aseguró que la nómina, que es cancelada por el Sistema Patria, se paga a destiempo, y en la actualidad los trabajadores universitarios llevan dos meses sin cobrar sus salarios.

Esto daña a los trabajadores en su caja de ahorro, programas sociales del fondo de pensiones y jubilaciones con respecto a medicinas, imposibilita la solicitud de de créditos. Es un verdadero desastre”, dijo.

A Ferreira le llama la atención que la nómina es cancelada de manera neta y no bruta, lo que a su juicio es irregular y viola los derechos laborales de toda la comunidad universitaria. Con esta acción se ven afectados unos 10.000 trabajadores.

La falta de vigilancia ha hecho que el campus sea vandalizado. Foto: Leomara Cárdenas

La autoridad universitaria detalló que 30 % de los empleados y obreros han renunciado a sus puestos de trabajo, mientras que 20 % de los profesores se vio forzado a dimitir por la falta de salarios que estén acordes a su experiencia y a la realidad económica del país.

“Cuando regresemos a clases presenciales tendremos la cifra total de renuncias. Hay profesores que están trabajando a distancia, incluso fuera del país”, concluyó Ferreira.

Salir de la versión móvil