En esa emblemática parroquia de Caracas, dirigentes comunitarios de oposición se las arreglan para realizar sus asambleas vecinales sin que los “colectivos” les saboteen la actividad.

Caracas. “Aquí no podemos hacer mucha ‘alaraca’, pero todas las semanas hacemos aunque sea un conversatorio o cualquier tipo de reunión con los vecinos de los 10 sectores en los que hemos dividido a la parroquia”, sostiene el dirigente comunitario, Julio Díaz, refiriéndose al emblemático sector del 23 de enero, donde quienes son de tendencia opositora al gobierno del presidente, Nicolás Maduro, deben hacer sus reuniones “bajo perfil” ya que colectivos armados les han ordenado no hacer ese tipo de asambleas vecinales en lugares públicos.

Díaz es militante del partido Primero Justicia (PJ) y es el coordinador de esa zona para la tolda. Desde que el actual gobierno tomó el poder del país, quienes le adversan nunca habían ganado una elección en esa parroquia, sin embargo, en los pasados comicios parlamentarios la realidad fue distinta. “Este siempre fue territorio chavista. Pero todo cambió el 6 de diciembre en las elecciones de los diputados. Hubo centros de votación donde ganamos en todas las mesas hasta con más de 200 votos de diferencia”, recordó el líder sectorial.

Luego de que dirigentes de la Mesa de la Unidad Democrática (MUD) llamaran a la ciudadanía a una marcha denominada la Gran Toma de Caracas, todos los líderes comunitarios comenzaron a activar, informar y motivar a sus vecinos a que asistan a esa concentración. El 23 de enero no fue la excepción.

“Cuando hacemos las invitaciones a los conversatorios, reuniones o asambleas con los vecinos siempre tratamos de saber a quién le decimos, o que sean personas que nos haya recomendado alguien de confianza”, mencionó Díaz.

Lee también
48 horas antes la MUD anunciará los sitios de concentración de la Gran Toma de Caracas

Después de tantas amenazas recibidas tanto por él y su equipo de trabajo como por otros líderes del sector que no son afectos al gobierno, ahora son más cautelosos al momento de informar a la colectividad de los eventos que se van a coordinar, indistintamente del sector.

“Los dirigentes de los colectivos me tratan con respeto, pero los de menor rango sí son más radicales. Hemos realizado asambleas en el barrio El Observatorio, barrio La Cruz y en varios bloques del sector. Incluso ayer junto a otros líderes llevamos a cabo nueve asamblea simultáneas”, enfatizó.

Además de las diversas reuniones, también tiene contemplado hacer recorridos casa por casa en varias zonas de la popular parroquia caraqueña. “Para la Gran Toma de Caracas, nos hemos organizado con comandos familiares o identificamos líderes a los que impulsamos a hablar con sus vecinos, sus allegados, su familia para ir sumando gente para la marcha”, aseveró.

Foto: Miguel González


Join the Conversation