La oferta y la demanda de productos chinos aumenta debido al precio en que se ofrecen. Las marcas tradicionales han desaparecido de los anaqueles o se ofrecen a precios exorbitantes. Para adquirir en las grandes cadenas un labial, un polvo compacto y un delineador hay que disponer de más de 1,5 millones de bolívares. 

Caracas. Considerando el presupuesto que se debe invertir en el maquillaje esencial, adquirir productos de belleza de cualquier tipo se ha convertido, prácticamente, en un supuesto descartable de las prioridades para las mujeres de Caracas.

Valmy, Revlon, Maybelline, Monréve, Mac, Esika son algunas de las marcas que se exhiben en las grandes cadenas o negocios, pero la oferta no es amplia. En otros establecimientos, hay líneas más económicas de origen chino.

De manera que la crisis lleva a que las caraqueñas recurran a las imitaciones.

La disminución de esos artículos se debe a la restricción en la entrega de dólares y aquellas empresas que adquieren esos insumos en el exterior deben acudir al mercado paralelo, por ello, el repunte en los costos. En comprar, por ejemplo, una pintura de labios, un polvo compacto y un delineador se tienen que gastar más de 1,5 millones de bolívares, monto que no todos pueden cancelar. 

A mí me gusta mucho el maquillaje, pero en esta situación los precios me parecen muy elevados. Semanalmente aumentan y se me dificulta comprarlo, declara la estudiante universitaria, Leidy Somoza.

En un recorrido realizado por Crónica.Uno se evidenció que los labiales van desde los 185.000 hasta los 480.000 bolívares

El rimel se encuentra desde Bs. 580.000 y las sombras desde Bs. 730.000, las más sencillas. Un colorete y el delineador están en 7 millones y 1,35 millones de bolívares, respectivamente. Un pintura de uñas no baja de los 250.000 bolívares.

Lee también
Adolescentes pagan “multas” para entrar a locales nocturnos

En algunos establecimientos hay maquillaje más barato de imitación. Si en una cadena se gastan 1,5 millones de bolívares en solo tres productos, en esos locales con el mismo presupuesto se adquieren seis artículos como polvo compacto, base líquida, rimel, rubor, delineador y labial.

Somoza comenta que estos productos están a buen precio si se compara con los artículos originales y que además “solventan la necesidad”. También agregó que los delineadores resultan tan costosos que ya no lo considera indispensable.

En el Centro Liberty, ubicado en el centro de Caracas y donde la mayoría de los locales venden maquillaje, un set de sombras puede encontrarse de 500.000 bolívares en adelante. Esta oferta corresponde a imitaciones de Mac, Kylie, Clinique, HudaBeauty y más.

Si quiere conseguir algo original debe comprarlo fuera de Venezuela, señala la encargada de una tienda que no quiso dar su nombre. 

Los labiales, polvos compactos, delineadores, rimel y brochas oscilan su precio entre 100.000 y 300.000 bolívares cada uno, como mínimo. La base líquida, coloretes, contornos y corrector de ojeras se ofrecen entre 240.000 y 400.000 bolívares, por lo bajo.

En este centro comercial también se vende la mercancía al mayor a partir de tres piezas. Las docenas de labiales son las más solicitadas y pueden tener un precio de 1,8 millones hasta 4 millones de bolívares.

El Riesgo

El uso de esos insumos imitados tiene riegos.

La presidenta de la Sociedad Venezolana de Dermatología, Ismeri Cabello, opina que a pesar del empobrecimiento y la pérdida del poder adquisitivo, las mujeres siguen apostando por la estética y asesoría con esteticistas.

Sin embargo, agrega que estos productos por lo general no cumplen con regulaciones sanitarias y que pueden contener metales (plomo, mercurio, aluminio, arsénico) capaces de provocar dermatitis por contacto.

Entre las consecuencias que puede provocar el uso prolongado del maquillaje de imitación, la dermatóloga señala la irritación de ojos y labios agrietados, sobre todo, por el uso de pigmentos o por utensilios infectados.

Foto: Reymar Reyes

Lee también
La canasta alimentaria aumentó 83,7% en mayo y alcanzó los Bs. 72,7 millones


Participa en la conversación