En mes y medio han muerto de hambre ocho menores. Las últimas víctimas fueron un niño de cuatro años y una bebé de cuatro meses.

Ciudad Guayana. Las muertes por hambre en Ciudad Guayana se empecinan en convertirse en un asunto tan habitual como los asesinatos. Ahora, una niña de cuatro meses y un niño de cuatro años son las nuevas víctimas de la desnutrición severa.

Ambos casos provienen del hospital Doctor Raúl Leoni, en San Félix. La primera en ingresar fue la niña, Maibleis Rengel, quien vivía en El Triunfo, uno de los sectores rurales ubicados en la periferia este de Ciudad Guayana.

En los últimos momentos pesaba 2 kilos con 100 gramos. La hospitalizaron el 20 de febrero y lograron estabilizarla algunos días, hasta que murió el 26.

La otra víctima fue Cristóbal González, quien había estado hospitalizado en junio por las mismas causas. Sin embargo, las condiciones de miseria en las que vive su familia —de seis hermanos— imposibilitaron a sus padres cumplir con los tratamientos. Pesaba 12 kilos.

Lo llevaron desde el barrio Las Américas, en donde vivía, de nuevo al hospital a finales de febrero. Esta vez pesaba ocho. Los intentos no sirvieron de mucho: falleció el 1° de marzo.

Lee también
El hambre ha matado a tres bebés esta semana en San Félix

Acorralados por la escasez

Las muertes de ambos niños despertaron nuevamente los reclamos de los médicos sobre la falta de tratamientos para la desnutrición, principalmente albúmina, en el hospital de San Félix.

Eso sin contar la ausencia absoluta de antibióticos y de reactivos en el laboratorio, lo que ha afectado los tratamientos de los pacientes en los últimos meses.

Con estas dos muertes son ocho las que ha precipitado el hambre en San Félix en mes y medio: desde el 16 de enero hasta el 1° de marzo. El primero fue Keiner Cardozo, de un año y medio, que fue el único que no murió en el hospital, sino en brazos de su abuela, en Brisas del Sur.

Orangelis Figuera, Joelvis Quijada, Santiago Velásquez, Edgarlis Peñaloza, y Ángel Grillet fallecieron en el centro asistencial. El común denominador es el hambre.

Foto: Cortesía Clavel Rangel



Participa en la conversación