La fiscal general removida por la Asamblea Nacional Constituyente criticó la petición que la constructora le hiciera a la justicia brasileña para que le prohibiera seguir difundiendo información sobre los sobornos y pagos irregulares para campañas que hicieron en Venezuela.

Caracas. Como una demostración de que no han cambiado y de que, por el contrario, persisten en sus “prácticas a favor de la corrupción”. Así calificó la fiscal general removida por la cuestionada Constituyente, Luisa Ortega Díaz, la petición que el miércoles hiciera la constructora brasileña Norberto Odebrecht a la justicia de su país para que le prohibiera continuar difundiendo información sobre los supuestos sobornos a funcionarios y los pagos irregulares a campañas electorales que hicieron en Venezuela.

Lo que ha anunciado Odebrecht es lamentable; muestra una falta de transparencia, y pareciera persistir en sus prácticas a favor de la corrupción. Parte de su compromiso frente a la justicia, era aportar todo aquello que fuera necesario para erradicar este mal en los países en los que han operado, afirmó la jurista guariqueña en un escrito publicado en su sitio web (lortegadiaz.com), donde agregó: Resulta curioso como esta empresa centra todos sus esfuerzos en que las pruebas de la corrupción de su organización en Venezuela no salgan a la opinión pública y, por el contrario, promueven la inacción de la justicia respecto a Nicolás Maduro y sus compañeros delictuales.

Justificó su decisión de difundir, la semana pasada, dos extractos de la delación (confesión a cambio de beneficios) que en diciembre pasado realizara el expresidente de la filial venezolana de la compañía, Euzenando Prazeres de Azevedo, ante los fiscales brasileños que investigan la red de corrupción que Odebrecht montó en Brasil y en otros países latinoamericanos para hacerse con contratos alegando que era un deber para con los venezolanos.

Lee también
Odebrecht confesó que financió la campaña a la reelección de Cabello en Miranda

Todos los venezolanos han sido víctimas del desfalco y corrupción de los gobernantes, por ello, tienen todo el derecho de saber quiénes están vinculados a este escandaloso caso Odebrecht y cómo lo hicieron, afirmó la jefa en el exterior del Ministerio Público, quien indicó que ella cedió pruebas a sus pares brasileños para que pudieran investigar, en virtud de que en Venezuela sería imposible.

“En Venezuela no hay actualmente posibilidad de justicia, hay tal nivel de caos institucional, que son los mismos delincuentes señalados en este caso, los que han asaltado el poder y tienen el control total de los organismos jurisdiccionales”, indicó.

En víspera, Odebrecht pidió el miércoles al Supremo Tribunal Federal de Brasil que amenace con multas a Ortega Díaz para que no divulgue información relacionada con un testimonio que se ha mantenido confidencial.

En diciembre, Odebrecht y su filial petroquímica Braskem SA acordaron pagar 3500 millones de dólares en multas para cerrar investigaciones por sobornos políticos en Brasil, Estados Unidos y Suiza. Algunos aspectos de los testimonios siguen siendo confidenciales por cuanto involucran a países donde la constructora brasileña no ha llegado a acuerdo con los fiscales.

Con pocos amigos

Pero la constructora no solo está enfrentada con Ortega Díaz sino también con su sucesor, Tarek William Saab.

En el MP no están satisfechos con el comportamiento de la empresa, pues aunque se comprometió a colaborar con las investigaciones dichas ofertas no se han materializado.

“Colaboración es que nos entreguen videos, audios o delaciones originales firmadas. Colaboración sería que trajeran al señor Prazeres para que testificara aquí”, aseveraron fuentes cercanas a Saab.

Foto rferencial: Archivo



Participa en la conversación