El neonato es custodiado por funcionarios de la Casa Abrigo Niño Jesús, a donde se tiene previsto su traslado. Las autoridades policiales aún no han dado con el paradero de la madre.

Maturín. El sábado pasado a las 4:30 de la tarde encontraron abandonado en el sótano del Hospital Universitario Manuel Núñez Tovar un recién nacido. El neonato de tez blanca y de 48 cm reposaba en el esqueleto de una cama clínica. Vestía un mono color marrón, franelilla blanca, suéter verde y un gorrito del mismo color. El hallazgo lo realizó uno de los camilleros del centro de salud mientras realizaba sus labores diarias.

Estaba bajando unos fetos hacia el área de la morgue con una compañera de trabajo y nos llamó la atención que había algo moviéndose en una de las camas sin colchón, nos acercamos y para nuestra sorpresa, era un bebé”, comentó Julio César Chaurán, camillero.

El lactante no poseía cinta de identificación como la que acostumbran colocar a los recién nacidos; sin embargo, en los pies tenía la huella de presentación.

“Él bebe no lloró en ningún momento, pero de inmediato busqué apoyo con las autoridades competentes y lo entregue a la milicia”,  precisó Chaurán.

Al día siguiente (domingo 13 de octubre, 2019) hizo acto de presencia en el Hospital Central la defensora del Pueblo en Monagas, Hermelinda Cabello, junto con un fiscal de la Lopna.

Se pudo conocer que el recién nacido está estable y se le practicaron los exámenes de rutina. Se encuentra en el retén ubicado en el piso 2, donde es custodiado por funcionarios de la Casa Abrigo Niño Jesús, a donde se tiene previsto su traslado al ser dado de alta, esto como parte del protocolo de Asistencia Social. Es alimentado por el banco de leche del hospital.

Lee también
Complejo educativo Las Carolinas de Maturín padece severa crisis de agua desde hace ocho años

Hasta ahora no se ha dado con el paradero de la madre del niño, pero los cuerpos policiales se encuentran en la búsqueda de la mujer.

Otros casos

Durante septiembre de este año se registraron en Monagas, cuatro hallazgos de recién nacidos fallecidos.

En la comunidad de San Miguel, municipio Maturín, fue hallado el 5 de septiembre un recién nacido de al menos 40 semanas dentro de un tobo. La noticia trascendió y se pudo conocer que el bebé murió por asfixia mecánica.

Así mismo, en la población de San Antonio, municipio Acosta, encontraron a dos gemelos dentro de un bolso en un terreno baldío.

En el municipio Caripe, también en un terreno baldío, hallaron dentro de una bolsa negra, un feto de al menos 28 semanas de gestación.


Participa en la conversación