Alemana presa en Apure asegura en carta que lleva 150 días de depresión, miedo, inseguridad y rabia

Maichle Katharina

La mujer, detenida con su novio en diciembre de 2021 por presunta posesión de droga, narró en una carta, escrita en español, cómo ha vivido su detención en un país que no conoce, reafirmó su inocencia y denunció que los funcionarios que los aprehendieron los incriminaron por ser «hippies» y «sólo por aprovecharse monetariamente».

San Fernando. En cuatro hojas de cuaderno arrugadas y escritas a lápiz, en perfecto español, Maichle Katharina, la alemana detenida en Apure el año pasado por presunta posesión de drogas, escribió: «palabras desde lo más profundo de mi corazón para quien quiera leerlas».

La carta de la única ciudadana de ese país presa en Venezuela por presunta posesión de droga, fue revelada a través de Crónica.Uno, por sus abogados, Enrique Parra y Gonzalo González, el día lunes 23 de mayo.

En ella, describió cómo ha sido su reclusión y la de su novio venezolano Roeny Pacheco. «150 días de depresión, 150 días de miedo, de inseguridad, de rabia. 150 días de la gran tarea de encontrar lo que se llama resiliencia».

«Se nos describe como hippies»

En la misiva, Katharina insistió en su inocencia y denunció que los cuatro funcionarios que los detuvieron e inculparon, vieron en su apariencia física y la de su novio, una ocasión para aprovecharse.

Se nos describe como hippies, esa apariencia mía, mi cara de gringa o rusa, como me suelen llamar muchos de los militares, andando con un hombre moreno con rastas, parece haber sido la causa principal para relacionarnos con un paquete de droga que ni siquiera estuvo en el mismo vehículo donde viajábamos», escribió Maichle Katharina.

El 11 de diciembre de 2021, en la noche, la pareja fue detenida en el Punto de Atención Ciudadana (PAC) de la GNB de Totumitos, jurisdicción de Guasdualito, frontera de Apure. Los novios eran parte de los pasajeros de dos busetas turísticas que viajaban hacia Caracas por la ruta Arauca-Apure.

En una de las unidades, que no era la que los transportaba, los uniformados encontraron un empaque que contenía 500 gramos de marihuana.

Iba a conocer a sus suegros

Maichle Katharina contó que desde hace dos años vivía con su novio en Huila, Colombia y viajaba a Caracas, para conocer a sus suegros.

En Colombia, vivimos los dos juntos en nuestra pequeña finca, con nuestros animales, en la naturaleza. Un estilo de vida alternativo que elegimos conscientemente…Es mi primera vez en Venezuela, llegué para conocer a los padres de mi prometido», relató

También narró que es licenciada en comercio internacional, y que antes de vivir en Colombia, trabajó en la industria automovilística de Alemania.

«Con esta carta estoy haciendo mi llamado a la justicia de un país donde, desafortunadamente, por ahora, sólo conozco a través de las cuatro paredes del calabozo en la GNB de Guasdualito», dijo.

Los abogados recibieron la carta, de manos de su autora, el pasado 17 de mayo en la audiencia de evacuación de pruebas realizada en la sede tribunalicia de Guasdualito, municipio Páez del estado Apure, informó Enrique Parra.

La misiva enviada por Katharina a la opinión pública, fue escrita en buen español porque ella es políglota, conoce más de 30 países y es una mujer muy culta», justificó el defensor.

Funcionarios y testigos desaparecidos

El 17 de mayo fue la audiencia para la experticia toxicológica, pesaje de droga y declaración de imputados, testigos y funcionarios actuantes, informó Gonzalo González, otro de sus abogados.

Sin embargo, funcionarios, testigos y un experto promovido por la Fiscalía no acudieron a la audiencia, afirmó González. Desde que comenzó el juicio, los defensores advirtieron vicios en la investigación y hurto de sus pertenencias, incluida una flauta valorada en 3000 dólares.

Katharina, afirmó en su carta que todas las pertenencias decomisadas durante la aprehensión y aún desaparecidas, están valoradas, aproximadamente, en 6000 dólares.

Para el próximo viernes 27 de mayo, está previsto que continúe el juicio que el Tribunal de Primera Instancia Penal de Juicio de Guasdualito, le sigue a la alemana y a su novio. Los abogados están optimistas.

«También, la embajada alemana sigue atenta al caso y abogando porque se respeten los derechos humanos a su ciudadana», dijo González.


Participa en la conversación