Con el aumento del dólar paralelo este jueves, el salario no llega ni siquiera a un dólar. La presidenta del gremio de enfermería en Aragua sostiene que «matarlos de hambre» también es un crimen de lesa humanidad.

Maracay. Las enfermeras del estado Aragua no solo están expuestas peligrosamente a contagiarse de COVID-19 sino también a morirse de hambre. Además de no contar con los debidos equipos de bioseguridad para protegerse de la pandemia, apenas perciben un salario de solo 0,98 centavos de dólar, luego de que esta moneda superara los Bs 400.000 en el mercado paralelo y se equiparara con el salario mínimo mensual.

“Hoy no solo nos mata el COVID-19 también nos mata el hambre”, dice tajante la presidenta del Colegio de enfermeras del estado Aragua, Yésica Vidal, que no duda en afirmar que el gremio que representa forma parte de la población en pobreza extrema que existe en el país.enfermeras de aragua

Vidal insiste en la grave crisis salarial y sanitaria a la que las enfermeras están expuestas, no solo por la desaparición del poder adquisitivo que les permita cubrir las necesidades básicas, sino también por la desprotección a la que están expuestas a diario, particularmente para atender a los cientos de pacientes contagiados por COVID-19 en Aragua.

El peor crimen de lesa humanidad que se comete hoy es matarnos de hambre”, señala.

¿Cómo sobrevivimos? —se pregunta la dirigente— cómo alimentamos a nuestros hijos y cómo podemos acudir al trabajo con un sistema inmunológico en riesgo debido a la mala alimentación. Es que el salario ya no alcanza ni siquiera para un paquete de harina de maíz.

Lee también
Gobierno de Maduro confirma otros 615 casos de COVID-19 y siete fallecidos

Para la dirigente gremial, urge además que las autoridades sanitarias del estado garanticen al personal de salud que labora en hospitales, ambulatorios y CDI de la región, los equipos de bioseguridad que les permitan a médicos y enfermeras —las primeras en la línea de atención al paciente— protegerse de un contagio por coronavirus.

De acuerdo con los registros de la ONG Médicos Unidos de Venezuela, en Aragua fallecieron entre el 11 al hasta el pasado 16 de septiembre tres enfermeras: Herlinda Rodríguez, en el IVSS San José, Lilian Viña en el CDI del municipio Zamora y Luisa Aguirre en la Clínica Calicanto de Maracay.

Escasez de personal

Según información extraoficial que algunos trabajadores de Corposalud hacen llegar a Crónica.Uno, el organismo rector en materia de salud en el estado, ante la escasez de personal, realiza un llamado a todos aquellos licenciados en Enfermería de los diferentes posgrados, para que se incorporen a trabajar en las áreas para COVID-19 dispuestas en los hospitales del IVSS y de los adscritos al Ministerio de Salud.

Están pidiendo enfermeras para que trabajen en el Seguro Social de San José y en el hospital Cipriano Castro de San Vicente, en guardias de 24 horas cada seis días, a quienes les ofrecen transporte, medidas de seguridad, pago de guardias extras y ocho millones de bolívares al mes”, refieren las fuentes que, por razones de seguridad, prefieren omitir su identidad.

Por otra parte, algunos trabajadores de salud de la región, denuncian que no pueden surtir sus carros de gasolina para trasladarse a sus centros de trabajo y deben someterse durante varios días a largas colas para abastecerse de combustible. La escasez de gasolina igualmente afecta la movilización de las ambulancias en el estado, de acuerdo con la información que suministran los propios trabajadores de Corposalud.

Lee también
Pensionados y jubilados desafiaron a la COVID-19 y a colectivos armados

Participa en la conversación