Icono del sitio Crónica Uno

“Han abandonado a los trabajadores”, denuncian en el HUC ante bajos salarios y personal desprotegido

HUC

Foto: Gleybert Asencio

Un trabajador nocturno con 33 años de servicio en el HUC cobró 4.700.000 en la primera quincena de abril. Un trabajador del turno de la mañana puede recibir entre 1.200.000 y 2.000.000 bolívares quincenales. Este ha sido el motivo por el que al menos 700 trabajadores del hospital se han ido entre diciembre y febrero.

Caracas. El Hospital Universitario de Caracas (HUC) siempre ha estado activo con las protestas. La última manifestación fue el pasado 14 de abril, cuando los trabajadores activos y jubilados se concentraron en el lobby de este centro de salud. Querían tener respuestas por parte de la directiva sobre una serie de problemas que habían presentando por escrito ante la Vicepresidencia de la República y la dirección del hospital. Nunca apareció un responsable para reunirse con el personal.

Una semana antes, representantes del sindicato del hospital habían llevado un documento hasta la sede de la Vicepresidencia de la República en el que enumeran las quejas de los trabajadores: salario, beneficios, HCM, servicio funerario, infraestructura y falta de protección ante la COVID-19. En ese momento, les recibieron el documento y les dijeron que en una semana les daban respuesta, según explicó Denis Guédez, dirigente sindical del hospital, a Crónica.Uno.

Los trabajadores protestaron frente a la dirección del hospital por casi cuatro horas. Nunca apareció el director y tampoco recibieron respuesta de Vicepresidencia. Pese a esto, el personal reconoció el esfuerzo que hicieron por reunirse para manifestar y decidirán en asambleas próximas acciones a realizar.

Protesta de pasado 14 de abril. Foto: Cortesía trabajadores

Guédez precisó que la principal queja de los trabajadores fue la centralización del pago de nómina a través del Sistema Patria, debido a que, como instituto autónomo, les afecta mucho esa situación para los pagos a terceros y otros beneficios como la caja de ahorro. Se le suma que tienen el HCM suspendido desde enero y tampoco ha llegado presupuesto por parte de la Onapre para garantizar medicamentos y bolsas de alimentos para el personal.

Además, la empresa Funeraria El Rosal notificó a los trabajadores este 20 de abril que había suspendido el servicio por falta de pago del hospital. Durante los últimos meses, el personal solo tenía garantizado el servicio de velatorio y quedaba por cuenta de los familiares tener que pagar una fosa o cremación.

Guédez comentó que un trabajador nocturno con 33 años de servicio cobró 4.700.000 bolívares en la primera quincena de abril. Un trabajador del turno de la mañana puede recibir entre 1.200.000 y 2.000.000 bolívares quincenales. Este ha sido el motivo por el que al menos 700 trabajadores del hospital se fueran entre diciembre y febrero.

La nómina del HUC comprendía unos 11.000 trabajadores, y quedan cerca de 6200. Los salarios tan bajos han empujado a 75 % de las mujeres que formaban parte del personal a sumarse a la economía informal.

Por otra parte, Guédez hizo énfasis en que los talleres de electricidad, refrigeración, plomería y mecánica del hospital están sin herramientas.Las pocas que había las confiscó la directiva, sostuvo el sindicalista, y agregó que hay trabajadores con más de 20 años en el hospital que no pueden trabajar, por ejemplo, para arreglar una falla eléctrica que se presente en el centro de salud.

Prefieren llevar compañías de afuera para hacer reparaciones en el hospital, y los trabajadores se quedan sin hacer nada por falta de herramientas, manifestó Guédez.

Los trabajadores del HUC tienen casi cuatro años luchando por la mejora de los baños públicos, pero hasta la fecha no han sido escuchados. Según comentó el sindicalista, las mujeres deben orinar en potes y no hay lavamanos con agua y jabón donde al menos puedan limpiarse.

Protesta de pasado 14 de abril. Foto: Cortesía trabajadores
Riesgo de contagios

Han abandonado a los trabajadores, manifestó Guédez, y subrayó que, aunque los empleados que están en las terapias del hospital están medianamente protegidos con equipos de bioseguridad, el personal obrero está muy expuesto porque no recibe dotación de equipos para evitar contagios de COVID-19.

Hasta finales de la semana pasada había un aproximado de 5000 trabajadores vacunados. Guédez precisó que esta semana del 19 de abril otro lote de empleados se pusieron la segunda dosis de la vacuna contra la COVID-19. Sin embargo, resaltó que todavía falta un número importante de personas que no ha podido inmunizarse y resaltó que muchos trabajadores del sector privado han ido hasta el HUC para vacunarse. Igualmente, aseguró que han visto adultos mayores que se han vacunado porque fueron notificados por el Sistema Patria. 

Los trabajadores que tienen síntomas de COVID-19 solo reciben un récipe que les permite tomar 14 días de aislamiento en casa sin hacerle ninguna prueba de despistaje en el hospital, informó Guédez. Resaltó que los trabajadores contagiados tampoco han recibido medicamentos para tratarse el virus e, incluso, aquellos que se complican han tenido que esperar que se desocupe alguna cama para poder optar por la hospitalización. Los ves buscando cupo en otro hospital porque el HUC está full, lamentó. 

Según el último informe de Monitor Salud, para marzo de 2021 al menos 628 trabajadores de la salud se contagiaron de COVID-19 en 71 hospitales de Venezuela. En el área de emergencia de 29 de estos centros de salud en la región central del país, la dotación de tapabocas fue insuficiente en 59 %. Lo mismo pasó con los protectores faciales (50 %) y guantes (48 %). La cifra de personal sanitario fallecido es más alarmante: 485 decesos, de acuerdo con la ONG Médicos Unidos de Venezuela.

Los trabajadores del HUC han pedido muchas mejoras más desde hace varios años, cuando el sistema hospitalario venezolano comenzó a hundirse en una profunda crisis. Esperan seguir con las manifestaciones hasta el punto de lograr acuerdos justos.

Salir de la versión móvil