Una obra que se construiría en dos años, lleva casi seis y ha avanzado poco. Solo se observan adelantos en la construcción del estadio de béisbol; el de fútbol está prácticamente en cero. No hay rastros de la sede de los Criollitos de Venezuela, del gimnasio de usos múltiples ni del terminal intermodal que sustituiría al terminal de La Bandera. Cuadrillas de limpieza pulen etapa inaugurada en 2016 para próximo evento con representantes del gobierno de Maduro.

Caracas. Un gigante de acero sorprende a quienes se acercan a La Rinconada. Atrapa la atención tanto de quienes entran desde la autopista Valle-Coche por la Calle al Poliedro como de los que descienden por la Carretera Panamericana. Es la estructura de acero del que será el estadio de béisbol del Parque Hugo Chávez. Está al lado del Poliedro de Caracas y tendrá capacidad para recibir a 35.000 espectadores.

Aunque hay obreros y maquinaria activada, se percibe poco movimiento. Desde la distancia se observan algunos obreros y camiones operativos. Más de cerca se escucha alguna maquinaria encendida. No hay valla informativa y el hermetismo campea.

Foto: Gleybert Asencio

“Los ingenieros que están a cargo dicen que no están autorizados para dar ningún tipo de información”, explica uno de los vigilantes de la obra. Necesitamos autorización de la presidenta de la institución, Erika Farías, para poder dar información, pero previamente usted debe traer una carta solicitando lo que necesita, explica la recepcionista de la Fundación Parque Hugo Chávez.

“Yo tengo un año acá en la obra y siempre he visto la misma cantidad de obreros”, comenta un obrero con su casco rojo bien encasquetado mientras se come un plato de caraotas con paticas de cochino.

Lee también
Ricardo Sucre: “Oposición tiene que construir su derecho a la rebelión”

“Hay un buen grupo de trabajadores, aunque no siempre es el mismo grupo. Entran unos, y a los meses como que los botan o se les acaba el contrato, y entonces entran otros”, comenta otro obrero mientras una mujer vigilante pregunta: “¿Viste si entraron los chinos? Hoy no los he visto”.

Poca claridad en asignación y gestión de los recursos

El mandatario Nicolás Maduro aprobó 300 millones de bolívares y 30 millones de dólares en 2013 para iniciar los trabajos. Una fuente del Consejo Municipal de Libertador señaló que también fueron asignados 24 millones de dólares para la construcción del estadio de fútbol (con capacidad para 55.000 aficionados) que aún no empieza a realizarse, y que entre “entre 2017 y 2018 se invirtieron en ese proyecto 5.426.459,78 bolívares soberanos”.

Maduro, Jorge Rodríguez (entonces, alcalde de Caracas) y César Salazar Coll (anterior ministro de Obras Públicas), entre otros funcionarios del gobierno venezolano, no han explicado en detalle qué ha pasado con los recursos asignados para la construcción del parque.

Anunciado en agosto y puesta en marcha su construcción en septiembre de 2013, el complejo recreativo, educativo y de movilidad debía estar listo, según Maduro y Rodríguez, en dos años (2015); luego Salazar Coll lo anunció para 2018, y en mayo de 2019 no hay indicios de que la obra esté lista pronto.

Rodríguez sostuvo, durante el inicio de la obra, que de manera progresiva si irían inaugurando etapas. Una fecha clave para ello sería diciembre de 2013, en la que estaría lista, por ejemplo, la sede de los Criollitos de Venezuela.

Este 21 de mayo, el equipo de Crónica.Uno hizo un recorrido por las instalaciones del parque. Además de una valla publicitaria que da la bienvenida lo primero que se encuentran los visitantes al llegar al lugar es el Jardín de Los Primeros Pasos, de 40.000 metros cuadrados, la primera etapa del parque inaugurada el 2 de junio de 2016.

Lee también
Alcaldía de Caracas prepara pesebre viviente en el Paseo Los Ilustres

En este jardín las canchas, las caminerías, los bancos, los parques infantiles, la fuente, la piscina y la ciclovía están limpios y recién pintados. Una cincuentena de trabajadores acondicionaba el lugar este martes: barrían, soldaban, pintaban, sembraban y regaban grama y lavaban baños.

“Parece que viene alguien importante. Como que mañana o el viernes vienen Maduro y Erika Farías”, comentó una de las obreras.

Foto: Gleybert Asencio

Más de tres años de retraso

Casi seis años han pasado desde que, a través de los medios de comunicación del Estado, se anunciara con entusiasmo la construcción del que sería para 2015 «el parque metropolitano más grande de Sudamérica». La realidad hoy es que mucho de lo proyectado se quedó en maqueta y lo poco que se ha iniciado lleva años en construcción.

El 5 de agosto de 2013, en el marco de los cinco meses de la muerte de Hugo Chávez, Nicolás Maduro anunció: “Me solicitan 300 millones de bolívares y 30 millones de dólares para arrancar con fuerza la construcción de este poderoso y hermoso parque metropolitano para la ciudad de Caracas: Hugo Chávez. Aprobado”.

El 26 de julio de 2017, en el contexto de las elecciones para la Asamblea Nacional Constituyente convocada por Maduro,  Salazar Coll reconocía que los avances del estadio de béisbol apenas alcanzaban un 35 %, pero que para el 2018 los estadios estarían listos.

«Nosotros podremos ser cuna permanentemente de las Series del Caribe que vengan. Quizá la final de béisbol de la temporada 2018-2019 pudiera llevarse a cabo en estas instalaciones», ratificó Salazar Coll el 2 de octubre de 2017 durante una inspección a la obra.

Lee también
Instalan luces de Navidad que sustituirán los paraguas de colores en Paseo Linares

El diseño de este parque fue encargado al arquitecto británico Richard Rogers, ganador del Premio Pritzker y representante de la arquitectura de alta tecnología. Rogers estuvo en Venezuela en enero de 2014 y recibió, de manos del entonces alcalde Rodríguez, las llaves de Caracas.

A partir de 2013, cuando se anunció el proyecto, Fundacaracas se negó a dar información sobre el mismo a los periodistas independientes. Hoy, casi seis años después, el hermetismo continúa, ahora desde la Fundación Parque Hugo Chávez Frías.

Mientras tanto, la adecuación de las comunidades populares aledañas, la reforestación que quintuplicaría los metros de áreas verdes por habitante de la ciudad, la sede de los Criollitos de Venezuela, la nueva sede la Universidad Bolivariana de Venezuela, el gimnasio para usos múltiples, el terminal intermodal y sobre todo el estadio de fútbol, siguen en veremos.

Foto: Gleybert Asencio

Participa en la conversación