En menos de 3 meses asesinaron a 11 abuelitos para robarlos

Nuestro Barrio

De acuerdo con un conteo realizado por Crónica.Uno, en la mayoría de los casos registrados en el Área Metropolitana de Caracas les quitaron comida o dinero a las víctimas. Solo seis homicidios han ocurrido en lo que va de marzo.

Caracas. “No entiendo qué le pueden robar ni porqué matar a un viejito indefenso”. Así se expresan los familiares de las personas de la tercera edad asesinadas en lo que va del año 2017, generalmente para quitarles dinero —de la pensión— o comida que tengan guardada en su vivienda.

Una de las víctimas fue Joaquín Bastián, de 85 años, hallado muerto el 9 de enero dentro de su casa en el bloque 13, terraza C de Ciudad Caribia, en la autopista Caracas-La Guaira.

Su cadáver estaba boca arriba y con una almohada sobre su cabeza, con la cual se presume que lo asfixiaron; lo habían atado con unos cables y presentaba escoriaciones en los brazos, como si hubiese tratado de defenderse de los asesinos. De su hogar se robaron un televisor, un kilo de arroz, un módem de internet y 2000 bolívares.

Lee también
Asesinan a agricultor por tratar de evitar robo de su cosecha de cambur

Otro de los casos más recientes fue el de Pablo Yanez, de 66 años, a quien le quitaron la vida con su machete en la zona rural de El Hatillo, vía Turgua, estado Miranda, el martes 14 de marzo.

Pablo pretendía defender su cosecha, pues una banda de seis jóvenes entró a robarle un racimo de cambur. Los presuntos asesinos, cinco de ellos menores de edad, lo atacaron con su arma y huyeron con el alimento.

Desde enero hasta el viernes 17 de marzo, Crónica.Uno contabilizó el homicidio de 11 personas de la tercera edad en el Área Metropolitana de Caracas, la mayoría ocurrió dentro de las casas y el móvil que se manejó fue el robo. Solo en marzo se han documentado seis casos.

Los allegados de Manuel García, de 83 años, localizado muerto dentro de su vivienda en la avenida Fuerzas Armadas, el 12 de marzo, comentaron que él no tenía absolutamente nada de valor y el dinero que percibía era producto del cobro de su pensión y su jubilación como trabajador del Ipasme.

El director del Observatorio Venezolano de Violencia (OVV), sociólogo Roberto Briceño, explicó que los crímenes que se han registrado recientemente se deben a la crisis del país y al hambre que hay en la población. Además, las personas de la tercera edad se convirtieron en una presa más fácil, ante la ausencia de dinero que podría haber en la calle.

Esto es lo que en criminología se denomina la «teoría de la oportunidad», ellos representan una oportunidad para el delincuente porque son más frágiles, no pueden defenderse y el criminal puede actuar con bastante impunidad, y más confiados”, sostuvo.

Sin embargo, los homicidios ocurren porque la víctima termina resistiéndose al antisocial —situación que él no se esperaba— o porque logran identificar al agresor que casi siempre es alguien conocido de la zona, que sabe que en esa casa hay una persona sola, de la tercera edad, y que guarda cierta cantidad de dinero.

Lee también
Localizan cadáver de anciana maniatado dentro de su casa en Catia

“Estos homicidios no son algo nuevo, pero lo que sí es nuevo es su magnitud. Terminan asesinándolos porque creen que el anciano no va a poner resistencia y resulta que sí hay cierto enfrentamiento entre ambos”.

A diferencia de otros asesinatos, con los abuelitos no es tan común que se usen armas de fuego porque en principio la intención previa no es quitar la vida, pero al tratar de controlarlos, ya sea tapándoles la boca o atándolos, es que ocurre la muerte. “Puede que se lleven algún arma blanca para intimidar, pero como ellos sienten que son frágiles no necesitan nada”, explicó. Además un arma de fuego podría generar sospecha entre los vecinos.

Pese a que la mayoría de los casos recopilados por Crónica.Uno se trataron del robo de comida o dinero, también se registraron hechos para quitar un vehículo, o por presuntas discusiones, como se conoció el viernes 17 de marzo, tras el hallazgo del cuerpo de Carmen Dolores Hernández, en Los Chaguaramos, a quien su hijo adoptivo le quitó la vida a puñaladas. Los vecinos indicaron que entre ambos siempre se generaban discusiones, ya que el joven recién salió de un centro de rehabilitación por el consumo de drogas.

Se ha perdido la sensibilidad, porque se acostumbraron mucho a la violencia y se acostumbraron a eso ante los ancianos, niños y mujeres. Antes era mal visto entre los criminales cuando mataban a un anciano o a un niño y eso se ha ido perdiendo en medio de la generalización de la violencia”, sentenció el sociólogo.

En el OVV también se documentó que en 2016 apareció el delito por hambre. Según el informe anual, muchas personas optaron por robar alimentos o por asaltar a sus víctimas para después comprar comida.

El año pasado reportaron saqueos a camiones con cargamentos o a negocios, así como robos colectivos. Y aunque históricamente el delito en Venezuela era motivado por tener zapatos de marca o un celular de última tecnología, en 2016 cambió y se incrementó el asalto por hambre.

Foto referencial: Jota Díaz


Participa en la conversación