Pese a que no son la mayoría de los establecimientos, empleados de la zona aseguran que es una práctica que se ha ido intensificando dada la “flexibilización” del Gobierno sobre el uso del dólar para transacciones comerciales.

Caracas. “Para uno como cliente es más fácil ver cuánto cuesta en dólares que en bolívares, a veces estás apurado y no te da chance de calcular cuánto es si lo ponen en ‘soberanos”, expresa Melissa Aponte, refiriéndose a la dolarización de facto que se hace cada vez más notoria, incluso en el centro, a pocos metros de las principales instituciones del Estado.

La firma Ecoanalítica calcula que, hasta septiembre, por lo menos 50 % de las transacciones en Venezuela se hicieron usando la moneda estadounidense. Crónica.Uno recorrió parte del casco histórico de Caracas y evidenció que hay comercios que ya ofertan en dólares sus mercancías en las vitrinas.

Pese a que no son la mayoría de los establecimientos, empleados de la zona aseguran que es una práctica que se ha ido intensificando dada la “flexibilización” del Gobierno sobre el uso del dólar para concretar transacciones comerciales.

Foto: Luis Morillo
Una estrategia de ventas

Marina Vivas, empleada de una tienda cercana a la Catedral de Caracas, aseguró que la estrategia de las vitrinas busca llamar la atención de los clientes y que “algunas veces funciona”. Marina señala que, si bien los precios los expresan en dólares, el pago no tiene que ser obligatoriamente en esa moneda.

De hecho, en ese comercio todavía predominan los pagos en bolívares. Caso contrario al de una tienda de juguetes aledaña a la plaza El Venezolano, en la que, según uno de los empleados, gran parte de las transacciones se hacen en dólares.

Lee también
Descuento de Bs. 30 billones al encaje legal alivia al sector bancario

Aunque en esa juguetería no tienen avisos gigantes ni precios exhibidos en las vitrinas, afirma que ya las personas llegan preguntando por el precio en “verdes” pues, a su juicio, manejarse en bolívares se ha vuelto engorroso.

Foto: Luis Morillo
Ofertas en lechugas

En una reconocida tienda por departamentos del centro de Caracas, por ejemplo, las metas diarias ahora las calculan directamente en dólares y logran vender entre 1000 y 2000 dólares, dependiendo del día.

El “boom” del uso del dólar ha originado, a su vez, ciertas ofertas como “todo en $1”, “un producto por $5, dos por $8” o el famoso “uno en Bs. 15 y tres por un dólar” que gritan buhoneros en las aceras del centro y en los vagones del Metro.

Otros, sin embargo, son más precavidos a la hora de exponer sus precios en divisas, por temor a posibles represalias gubernamentales.

El Gobierno es impredecible. Hoy dice que el dólar es un milagro para le economía y mañana empieza a perseguir comerciantes porque venden en verdes, expresó un comerciante que mantuvo su nombre en reserva.

Algunos encargados de comercios se negaron a declarar sobre la efectividad de las estrategias que implementan en sus vitrinas. Foto: Luis Morillo
Comerciantes siguen dudosos

Durante quince años, los gobiernos de Hugo Chávez y Nicolás Maduro mantuvieron un férreo control de cambio que, sumado al control de precios, asfixió a comerciantes y empresarios y contribuyó al colapso de la economía nacional.

Pese a que a finales del año pasado se legalizó la “libre convertibilidad” de divisas en todo el territorio nacional, algunos comerciantes y gerentes dudan acerca de si poner o no el símbolo del dólar en sus carteles.

Sin embargo, cada vez es más común ver números de “referencia” (escritos a mano o impresos) al lado del precio en bolívares en las etiquetas de los productos.

Lee también
Descuento de Bs. 30 billones al encaje legal alivia al sector bancario
Foto: Alberto Torres

El sector comercial ha sido uno de los más afectados por las políticas económicas del chavismo. Tan solo en los últimos seis años se contrajo 70 %, según cifras del Banco Central de Venezuela (BCV).

Si bien Ecoanalítica calcula que en 2020  60 % de las transacciones se harán en divisas, la misma firma asegura que solamente 15 % de la población maneja monedas extranjeras por montos superiores a los 400 dólares, mientras que 50 % vive en condiciones precarias y depende excesivamente del Estado.

Foto: Alberto Torres

Participa en la conversación