Los pedidos de golosinas a los distribuidores han bajado por los altos costos. Los vendedores señalan que los hacen cada dos o tres meses.

Gabriela Berroterán / @gabyestibalys

Caracas. Comerse un chocolatico o un platanito puede ser un golpe al bolsillo. En los últimos meses los precios de las chucherías se han disparado y además la variedad es limitada.

Los antojos a mitad de la tarde se han tenido que reducir, contó Ligia Arteaga, trabajadora de una oficina bancaria en el centro de Caracas: “Ya no puedes comprar chucherías para merendar todos los días, porque eso implica gastar como mínimo 500 bolívares en dos cosas y la situación actual no está para eso”.

Los precios de los chocolates, galletas, caramelos y tortas se han elevado hasta 200 % en un lapso de seis meses. Si el pasado año con un día de salario mínimo se podían adquirir tres golosinas, hoy si acaso se compran dos.

Con 385 bolívares (un día del sueldo mínimo actual de 11.577,81 bolívares) máximo se adquiere un chocolate de leche y un Cocosette, si se consiguen.

“Solía llevar chocolates a mis hijos en las tardes, pero qué va, ya no se puede. Todo el dinero se va en comida”, manifestó Rosa Rojas, una secretaria que vive en el oeste de la ciudad.

Quienes acostumbraban llevar a la casa algún dulcito al salir del trabajo para compartir con la familia han tenido que dejar a un lado esa práctica, pues actualmente tendrían que gastar 800 bolívares en cuatro chocolates medianos. El precio de un chocolate de leche no baja de los 200 bolívares, el cual hace seis meses costaba 90 bolívares.

Lee también
 Comprar gasolina en Venezuela es una verdadera lotería
Para poder comprar un chocolate hay que gastar mínimo 200 bolívares.
Para poder comprar un chocolate hay que gastar mínimo 200 bolívares.

En un recorrido realizado por Crónica.Uno se constató que un chocolate Carré ha subido su precio en 200% y se encuentra en 600 bolívares. Una variación similar ha tenido el Cocosette, que tiene un costo de 150 bolívares.

Entre lo que más suele llevar la gente, según Nelly Gutierrez, encargada de una distribuidora, son las galletas Oreos que se venden a 130 bolívares y que han aumentado 117 % en seis meses. Las personas que quieren merendar con un brownie tienen que pagar 200 bolívares, cuando en 2015 desembolsaban 90 bolívares.

Las chucherías más sencillas como las chupetas pasaron de 50 a 100 bolívares y un Toronto aumentó de 30 a 80 bolívares.

Aunado a los altos costos, está la escasez. La producción de dulces ha bajado, porque las industrias han tenido limitaciones para adquirir la materia prima y los empaques dadas las restricciones en las entregas de dólares. Por ejemplo, la fabricación de galletas ha tenido problemas por la falta de trigo.

“Hay productos que desaparecen por temporadas como el Cocosette. La semana pasada pude comprar sólo dos cajas que me trajeron y llegó con nuevo precio” comentó consternada Nelly Gutierrez, quien tiene 20 años vendiendo dulces.

“Surtir la tienda con la variedad de antes es muy complicado. Los precios se han disparado notablemente, por eso ya no pedimos tan seguido, ahora se hace dependiendo de las ventas y la disponibilidad del fabricante, y eso puede ser cada dos meses”, indicó Martha Quinta, otra encargada de una confitería en el centro de Caracas.

Golosinas como las galletas no se consiguen con facilidad
Golosinas como las galletas no se consiguen con facilidad

Fotos: Angeliana Escalona


Participa en la conversación