Icono del sitio Crónica Uno

Renuncian directivos de la MUD ante tardanza de la Plataforma Unitaria para decidir si participan o no el 21-N

MUD

Foto: Archivo Cronica.Uno

Ramón José Medina y José Luis Cartaya exponen tres razones para su dimisión: que a estas alturas la Plataforma no ha anunciado si participará o no; que el proceso de postulaciones está a días de cerrar y que es prácticamente imposible cumplir con las postulaciones nacionales en tan breve tiempo.

Caracas. El presidente y el secretario general de la Mesa de la Unidad Democrática (MUD), Ramón José Medina y José Luis Cartaya, respectivamente, renunciaron a sus cargos mediante carta pública dirigida a los dirigentes de los partidos que integran la Plataforma de la Unidad.

La comunicación fechada el lunes 23 de agosto circuló en distintas redes sociales y medios digitales este martes a primera hora. En el sucinto texto, Medina y Cartaya justifican su decisión en el cierre inminente del lapso de postulaciones, este 29 de agosto, y la falta de un anuncio unitario respecto a la participación en las elecciones regionales.

Nos encontramos a cinco días de vencer el plazo para formalizar las postulaciones de candidatos ante el Consejo Nacional Electoral; y ante la imposibilidad de cumplir con ese requisito formal en tan breve plazo, nos vemos obligados a renunciar a los cargos de presidente y secretario general del partido Mesa de la Unidad Democrática (MUD), dice la carta.

Los dirigentes ponen a disposición de la Plataforma Unitaria los códigos provistos por el Consejo Nacional Electoral (CNE) a cada partido legalizado para el acceso al sistema de postulaciones, de manera que si la oposición en torno a esa instancia decide participar el 21-N, las nuevas autoridades de la MUD (presidente y secretario general) puedan ejecutar el proceso.

Medina y Cartaya instan a los dirigentes de los partidos que integran la Plataforma a designar a sus sustitutos “a la brevedad posible para notificar al CNE”.

Los políticos eran los únicos responsables de la tarjeta de la MUD, la cual fue habilitada el pasado 29 de junio de forma sorpresiva por el CNE para participar en las elecciones del próximo 21 de noviembre.

Un renacer que no se terminó de dar

La tarjeta de la MUD se usó por última vez en las elecciones parlamentarias del año 2015, cuando los partidos de la oposición participaron usando esa única tarjeta como muestra de la unidad ante el gobierno de Nicolás Maduro.

En aquellos comicios, la tarjeta de la MUD obtuvo un total de 7.728.025 votos, lo cual la convirtió en la tarjeta electoral más votada de la historia de Venezuela. Casi seis años después de aquellas elecciones, esa cifra aún no ha sido igualada por ninguna otra organización política.

Pese a su éxito en 2015, para enero de 2018 el TSJ inhabilitó la tarjeta de participar en un proceso de renovación de militancia ordenado por el CNE, lo cual la desapareció del escenario electoral hasta este año.

La tarjeta era un símbolo de lo que alguna vez fue

Jesús “Chúo” Torrealba fue en su momento secretario general de la MUD y fue una de las personas sorprendidas cuando el CNE dio el anuncio de que la tarjeta de la coalición opositora estaría habilitada para este 21-N.

Hace unos días en una entrevista para Crónica.Uno, Torrealba señaló en su momento que la tarjeta de la MUD se correspondía a una alianza política que ya no existía, que había sido disuelta y que por ese motivo no existía ningún dirigente u organización que pudiera decir que “expresa la voluntad de las fuerzas que en su totalidad la conformaban”.

Torrealba dijo  que tenía la esperanza de que la tarjeta de la MUD fuese un motivo de unidad entre los distintos factores de oposición para poder rehacer la alianza que alguna vez fue.

Ojalá sea motivo de unidad, que recompongan una alianza similar a la que tuvieron, y no me refiero a esto por la cantidad de siglas y partidos, sino por otras cosas, por características que tenía la MUD y que hoy no existen: estrategia compartida, vocería consensuada y dirección colectiva. No tener estas características es una de las razones por la que los resultados antes y después de 2015 hayan sido tan patéticamente diferentes al triunfo en las (elecciones) parlamentarias”, dijo el pasado 29 de junio.

Posteriormente, el 9 de agosto, Torrealba propuso una idea distinta: que la tarjeta se congelara hasta después de las elecciones del 21-N para ponerla al servicio de la tendencia opositora que resulte más votada.

“¿Qué sería lo decente desde el punto de vista ético y político? Preservar esa tarjeta, congelarla y colocarla a disposición del eje del liderazgo opositor que surja luego del 21 de noviembre. El 22 de noviembre Venezuela va a tener una nueva realidad porque en los 335 municipios y en los 23 estados vamos a tener a personas que ganen o pierdan van a sacar la primera votación opositora allí y que podrán decir legítimamente ‘yo soy el referente del campo opositor en este espacio’”, dijo.

Una indecisión que se alerta desde las bases

Medina y Cartaya no son las únicas voces dentro de la oposición que han denunciado en los últimos días la tardanza de la Plataforma Unitaria en decidir si se participaría o no de las elecciones de noviembre.

Varios precandidatos de la oposición en Caracas alertaron de esta situación, afirmando que mientras que la oposición sigue en un “sí pero no”, el chavismo no pierde tiempo y ya se encuentra en campaña electoral. Esta situación se repite en cada municipio y estado.

Roberto Patiño de Primero Justicia calificó como “un error” que la decisión no se haya tomado, mientras que Jesús Armas, también de PJ, aseguró que esa postura indecisa debilita a la oposición en unas elecciones que desde ya se proyectan como una de las más complicadas de la historia.

El no haber hecho un anuncio sin duda debilita nuestra postura. Estamos en un momento en el que la gente necesita claridad, es un momento muy oscuro para ellos. Las personas están desconectadas o de plano rechazan la política y, por ende, a los candidatos. El tardarnos agrava las cosas, nos resta tiempo, dijo Armas.

Mientras esa decisión no se ha generado por parte de la Plataforma Unitaria, partidos como PJ, Acción Democrática y Un Nuevo Tiempo están en la calle buscando presionar para que el anuncio se haga.

Esta postura fue reafirmada por PJ no solo en las declaraciones de Henrique Capriles Radonski, sino también en un acto el pasado 20 de agosto que contó con la directiva del partido y en el que, a través de la vocería de Tomás Guanipa, se reiteró que la tolda amarilla está lista para acudir a las elecciones.

Salir de la versión móvil