Siete de cada 10 industrias del país operan a menos de 20% de su capacidad instalada

capacidad instalada

61 % de las industrias reportó disminución en la producción debido a factores que aquejan al sector desde hace varios años, como los problemas con servicios, inseguridad y caída del consumo, sumados a la pandemia y falta de combustible. Los salarios promedio del sector van de 78 a 414 dólares al mes.

Caracas. En el primer trimestre de 2021 el parque industrial venezolano reportó, por tercer año consecutivo, menos de 20 % de utilización de su capacidad instalada, ritmo que ha mantenido desde finales de 2018 con la profundización de la crisis económica, acumulando una reducción de 68 % desde hace nueve años.

La Confederación de Industriales Venezolanos (Conindustria) reveló en su más reciente Encuesta de Coyuntura Industrial que al menos 40,5 % de las industrias consultadas señalaron que utilizaron menos de 10 % de la capacidad instalada, mientras que otro 29,7 % estima la utilización entre 11 % y 20 %, para un promedio general de 18,4 %, el tercer punto más bajo en su historia.

De hecho, 61 % de las industrias reportó disminución en la producción debido a factores que aquejan al sector desde hace varios años, como los problemas con servicios, inseguridad y caída del consumo, sumado a sucesos más recientes como la pandemia, la falta de combustible y la competencia con productos importados tras la liberalización parcial de la economía que promueve el Gobierno.

En concreto, 86,6 % de los industriales acusa a la baja demanda nacional como la causa más impactante en un país con el sueldo mínimo más bajo del continente y más de tres años sumido en hiperinflación. 76,1 % reporta que la falta de combustible impacta a la industria; 61,2 % menciona a los tributos; 53,7 % a la precariedad de servicios y 50,7 % a las importaciones.

De acuerdo con el estudio del gremio de industriales, la pandemia de COVID-19 afectó, en promedio, 36 % de la operatividad de las empresas consultadas, aunque 23 % de ellas reportaron afectaciones mayores a 50 %. De igual forma, solo los subsectores priorizados (alimentos y bebidas, químico y farmacéutico y envases plásticos) utilizaron más de 20 % de su capacidad instalada. 

Por debajo de ese umbral se ubicaron productos no metálicos (19 %); maquinarias, equipos n.c.p, equipos eléctricos, informáticos y de óptica (16,9 %); madera y papel (16,1 %); automotor y autopartes (15,4 %); metales y productos de metal (12,6 %); muebles, reparación de maquinarias y otras industrias (10,3 %) y textil y calzado (7,7 %).

La crisis golpea más a los pequeños

Conindustria advierte en su estudio que las empresas más afectadas por la crisis siguen siendo las pequeñas y medianas, pues 67 % de las primeras y 57 % de las segundas registraron disminuciones en la producción. Además, un alarmante 59 % de las pequeñas industrias no realizó inversiones en el primer trimestre del año y 48 % no realizará inversiones en lo que queda de 2021.

Según la investigación cualitativa de Conindustria, 57 % de las inversiones que se hicieron y 69 % de las que se harán en el sector van dirigidas a cuestiones operativas, como renovación de equipos, sistemas y mantenimiento, y a reposición de inventarios, mientras que solo 4 % se dirigen a edificaciones y maquinarias.

En edificaciones y maquinarias están los puestos de trabajo que necesita el país, son las inversiones que agregan valor y detienen la diáspora, donde están las oportunidades que busca la gente que no ve esperanza ni futuro en el país”, señaló el presidente de Conindustria, Adán Celis.

Remuneraciones superiores al promedio

Celis destacó que es necesario que se recupere el sector industrial, se aproveche la capacidad instalada y se reactive la competencia por mano de obra, pero que “eso solo se logra con inversiones en todos los sectores del país”. Reiteró que a quien más golpea la situación actual es al pequeño y mediano industrial “porque es el que tiene menos posibilidades de recuperarse” y es en ese nicho donde se concentra la mayor cantidad de empleo.

Según una investigación de Anova Research y el Observatorio Venezolano de Finanzas (OVF), a principios de año la industria y la manufactura abarcaba a 2,8 % del total de empleos formales del país, aunque contaba con la remuneración mensual a sus empleados más alta del sector privado, con un promedio de $89,7 al mes. 

La Encuesta de Coyuntura Industrial de Conindustria, por su parte, calcula que, en promedio, los obreros y operadores del sector devengan $78,3 al mes, seguidos por profesionales y técnicos, con $172,1, y gerentes, con $414,35. La diferencia, sin embargo, se vuelve evidente al comparar pequeñas y medianas empresas con las grandes.

En las pequeñas, los salarios promedio van de $59,4 a $235,4; las medianas pagan entre $82,8 y $424; mientras que en las grandes los salarios duplican a su contraparte y pagan entre $91,17 y $578 mensuales. Adán Celis destacó que el sector tiene posibilidades de mejorar las remuneraciones si aumenta la producción y se solucionan los problemas que lo aquejan. 

Sobre percepciones y perspectivas de los industriales, el estudio arrojó que solo 8 % de los encuestados notó que la situación económica mejoró y 6 % considera que mejorará en el resto del año. 71 % calcula que cuenta con menos de dos meses de trabajo con la cartera de pedidos que maneja actualmente.


Participa en la conversación