La Ley de Identificación establece que el Estado debe ser el que expida el documento de viaje para los venezolanos y aunque esto se «cumple», cada día los trámites resultan más engorrosos. El Saime creó un nuevo trámite express a través de su página web, la cual se encuentra sin acceso desde este viernes.

Caracas. Todo venezolano que quiera obtener su pasaporte en 72 horas deberá tener disponibles Bs. 122.400. Así lo hizo saber el Servicio Administrativo de Identificación, Migración y Extranjería (Saime) a través de un pendón colocado en la entrada principal de ese organismo, ubicado en la avenida Baralt a la altura de plaza Miranda, que se viralizó por redes. En un recorrido realizado por el equipo de Crónica.Uno, este viernes a las 11:00 a. m. dicho pendón (ya) no estaba en el lugar.

La acostumbrada cola que se organiza desde temprano tampoco estaba a esa hora. Los funcionarios del Saime no permiten que la gente se acerque a preguntar si su acceso no es por la fila. Todo el que se suma a la formación quiere lo mismo: informarse sobre los trámites que le permitan obtener el documento que avala su salida del país.

“La obtención del pasaporte de manera rápida es a través del pago en línea por nuestro portal www.saime.gob.ve”, se leía en el pendón. A los que lograron acceder este jueves al portal de la institución les aparecía una opción que citaba “Obtención Express del Pasaporte Electrónico”, la cual solo estaba disponible para las solicitudes hechas desde Venezuela. No obstante, este viernes en horas de la tarde el sitio en línea del Saime no funcionaba.

El abogado Leonardo Parra mientras daba su opinión.

Es válido que el Saime tome esas medidas. El Estado regula y controla, y está bien que simplifiquen. Es mejor pagar esa cantidad de dinero directamente al ente emisor de los pasaportes, que darle el triple de esa plata a un gestor que te puede dar un documento falso, opinó el abogado Leonardo Parra mientras caminaba por la Plaza Diego Ibarra.

En el recorrido que realizó Crónica.Uno por las inmediaciones de la sede principal del Saime para consultar la opinión de varios caraqueños respecto a la variante exprés, se constató que solo el abogado estaba al tanto de ella.

“Yo soy revolucionario, todo lo que haga el Gobierno yo voy para adelante con ellos. Es razonable el precio [Bs. 122.400] porque la Unidad Tributaria subió. En todos los países cobran impuestos altos y nadie dice nada. Si vas a viajar eso quiere decir que tienes dinero, y eso el Estado lo invierte en los más necesitados, en viviendas, en comida”, argumentó un hombre que no quiso revelar su identidad y que estaba sentado en uno de los banquitos de la Plaza Bolívar.

Otro de los ciudadanos consultados prefirió no emitir su opinión puesto que trabaja en la institución encargada de tramitar el documento.

 

Anaís Oropeza conversaba con una amiga y dijo que “no le parece correcto” que el Saime cobre esa suma dinero para obtener un documento que el Estado debe garantizar a los venezolanos.

Que ahora cobren ese dineral desmonta la idea de que no hay material para los pasaportes. Ahora el que tenga el dinero va a pagar por el servicio y le deben responder en 72 horas”, aseveró la joven, que tenía una camisa con el logo de la Universidad Nacional Experimental Politécnica de la Fuerza Armada Nacional Bolivariana.

El 13 de septiembre del año 2016, el director del Saime, Juan Carlos Dugarte, en una entrevista a Venevisión, informó que a finales de octubre estaría totalmente al día la emisión de pasaportes debido a que el material para elaborar las libretas se encontraba en camino. El 7 de febrero del año en curso, Dugarte expresó que la institución estaría trabajando para solventar las fallas que se han producido en la emisión de los pasaportes.

“Se hizo una comisión que yo presidí para tratar de agilizar la entrega del material necesario para la creación de pasaportes”, aseguró en ese entonces. Hoy, casi un mes después de esa declaración, la manera en que el Saime busca solucionar la entrega de los documentos de viaje es parecida a la que usaban los “gestores”.

Personas con algún contacto dentro de la institución identificaban a los ciudadanos que buscaban la manera de tener su pasaporte lo más pronto posible, y les ofrecían que lo tendrían en sus manos en un tiempo determinado a cambio de grandes sumas de dinero. En la red social Twitter algunos usuarios denunciaron que les llegaron a cobrar hasta Bs. 800.000, y otros comentaron que les pedían el equivalente del monto en dólares.

Denuncia de usuario en la red social Twitter.

Lee también
Los consejos comunales meterán sus narices en la matriz informativa que pidió Jaua

Lo que dice la Ley

La Ley Orgánica de Identificación, en su artículo 3 establece que los venezolanos tienen como medios de identificación: la partida de nacimiento, la cédula de identidad y el pasaporte; y según el Capítulo V, artículo 29, “el pasaporte es el documento de identificación de los venezolanos y venezolanas en el extranjero, y debe ser expedido por el Estado a través del ministerio con competencia en materia de identificación de los habitantes de la República”.

“Yo creo que es un precio muy alto porque ¿cómo hace un padre de familia que solicite el pasaporte para cada uno de los miembros de su familia? Aunque un viaje se planifica y hay que tener dinero, ahora más, porque hasta para tener el pasaporte hay que pagar un platal”, se quejó Edys Glod.

Edys Glod mientras daba su opinión acerca del nuevo trámite Saime.

Hoy en día, la realidad del venezolano que solicita su pasaporte dista mucho de la que prometía Dugarte en septiembre del año pasado. Seis meses han transcurrido y cada día hay más trabas para que el ciudadano de a pie obtenga su documento de viaje.

El salario mínimo, sin contar el bono de alimentación, es de Bs. 40.638. Para obtener el pasaporte de manera exprés, el usuario tendría que cancelar más de tres veces su sueldo —en caso de que cobre el mínimo— y luego esperar 72 horas para tener su preciado documento impreso. Al momento de publicación de este artículo, la página web del Saime no estaba disponible.

Fotos y vídeo: Luis Miguel Cáceres.


Participa en la conversación