Aunque estaba desincorporado de la flota debido a la falta de mantenimiento, la madrugada de este martes la motonave se fue al fondo del muelle 5 del puerto de Guanta, debido a la inoperancia del sistema de achique de la embarcación. Trabajadores indicaron que la respuesta tardía de la empresa fue la responsable del hundimiento.

Puerto La Cruz. El naufragio del transporte marítimo en Venezuela llegó a su clímax la madrugada de este martes, cuando el ferry Tallink Autoexpress II se fue al fondo del muelle 5, ubicado en el puerto de Guanta en el estado Anzoátegui.

Una falla en el sistema de achique fue la causa

La embarcación formaba parte de la flota de la empresa naviera Conferry, que en 2011 fue nacionaliza por el entonces presidente Hugo Chávez Frías y fue rebautizada como: “La Nueva Conferry.

El barco, adquirido en 2007 por los antiguos propietarios de la compañía, llevaba alrededor de tres años desincorporado de la flota, debido al deterioro sufrido en su casco por falta de mantenimiento.

Alfredo Santamaría, miembro del sindicato de trabajadores de Conferry, sostuvo que la motonave tenía tres meses “amarrada” en el embarcadero guanteño, lapso en el que fue deteriorándose progresivamente.

“Aquí lo importante es saber por qué ocurrió esto. Este barco no tiene generación eléctrica propia y por ello las bombas de achique no funcionan. Antes de llegar a Guanta, el buque estaba amarrado en la playa de Volcadero y nosotros tuvimos que conectar un cableado del ferry con el alumbrado público del sector y con eso hicimos que funcionaran las bombas. Esto no se hundió de la noche a la mañana, la tripulación de este barco hizo los avisos correspondientes, pero el apoyo nunca llegó, nunca se le hizo mantenimiento al casco y por allí entró el agua. El viernes nos comunicamos con el presidente de la empresa, le planteamos la situación y el domingo comenzaron a realizarse maniobras con unas motobombas de gasoil, pero ya era tarde y esta madrugada se hundió el barco”, indicó Santamaría.

El dirigente gremial sostuvo, además, que en las condiciones en las que se encontraba la nave “aún podía venderse y sacar unos dólares para comprar otro buque”, pero la empresa nunca hizo caso de las opciones por ellos planteadas.

Para recuperar el barco había que invertir mucho dinero y no era viable, varias piezas de la maquinaria se habían sacado para el barco Croacia Yet, que es el que está operativo, pero aún así se podía vender y sacar provecho”, dijo.

Aislados

La flota de Conferry estaba compuesta por 11 naves, nueve de ellas están desincorporadas. Una está en un astillero de Puerto Cabello y la única operativa es el Croacia Yet.

La última Memoria y Cuenta del Ministerio de Transporte disponible data de 2015 y en ese informe las autoridades admitían que la empresa ya enfrentaba problemas.

Hoy los problemas salieron a flote y un pedacito de Margarita dejó de navegar y se hundió en los mares del estado Anzoátegui.

Fotos: Cortesía



Participa en la conversación