Luis Salamanca: El mejor escenario para el Gobierno son unas elecciones a la nicaragüense

Partidos que no participaron en municipales deben validarse el 27 y 28 de enero

El politólogo recomendó a la oposición que explore la vía electoral y consideró que “si el outsider se definiera cambiaría, a fondo, el panorama”.

Caracas. Los millones de venezolanos con posibilidad de inscribirse en el Registro Electoral (RE) para las presidenciales, dentro y fuera del país, solo contarán con 10 días para hacerlo. A su vez, la oposición solo dispondrá de dos semanas para definir quién será su candidato presidencial y postularlo ante el Consejo Nacional Electoral (CNE) y este tendrá únicamente 17 días de campaña para dar a conocer su propuesta y motivar a las personas a votar, algo para lo que se requieren, al menos, unos 6 meses, según expertos.

El tiempo es sumamente estrecho, no puedes preparar adecuada y democráticamente una elección en ese corto espacio, sostiene el politólogo Luis Salamanca.

El analista calificó los comicios como “leoninos” pues están diseñados para favorecer totalmente al Gobierno y perjudicar las opciones de la oposición. La reducción de los tiempos también compromete otras garantías electorales, como la realización de las auditorías al sistema automatizado de votación, que son clave para certificar la transparencia de las votaciones. Recordó que, además del lo atropellado de los lapsos, se inhabilitó a la tarjeta opositora que concentra más votos -la MUD- y la de otros partidos como Primero Justicia y Voluntad Popular, así como a Henrique Capriles y Leopoldo López, los dos líderes de la Mesa de la Unidad Democrática (MUD) que cuentan con mayor popularidad. “Es como si a la oposición le tocara subir el monte Everest y al chavismo el Ávila”.

Salamanca recordó que, en su artículo 152, la Ley del Sufragio y Participación Política establecía que la fecha de los comicios debía fijarse con, al menos, 6 meses de antelación, pero que la norma fue derogada en 2009, cuando la Asamblea Nacional dominada por el chavismo aprobó la Ley Orgánica de Procesos Electorales (Lopre) que otorga al CNE total discrecionalidad en la convocatoria a los comicios. Indicó que, incluso, durante la dictadura de Marcos Pérez Jiménez el marco jurídico establecía lapsos para la convocatoria de los comicios, mientras que en los países democráticos se conocen con unos 9 meses de antelación. “El chavismo se llevó por delante esa tradición que era muy sana para todos los actores”, indicó.

Lee también
Benigno Alarcón: "Si la oposición no se articula, no estará preparada para una elección ni para un referendo"

A pesar de estas condiciones, y acotando que la decisión a tomar es “muy compleja”, el experto consideró que la coalición opositora debe “explorar” la vía electoral. Aseguró que el escenario que más le conviene al Gobierno es uno en el que “no haya oposición”, algo similar a lo que sucedió en Nicaragua, en donde el Gobierno sacó del juego a los principales partidos de la oposición, proscribiéndolos por la vía judicial, lo que le permitió ganar los comicios con amplio margen.

Su mejor escenario es el nicaragüense, que no haya oposición o que vaya con una oposición de fachada, con algún personaje al estilo de María Bolívar, o con candidatos que puedan ser competitivos, pero van fragmentados, como Ramos Allup, Andrés Velásquez o Henri Falcón; la abstención o la división de los votos le sirven la mesa de Maduro, argumentó.

El analista agregó que, a pesar de las pocas garantías electorales, hay elementos que favorecen la opción opositora como la crisis económica, el anhelo de cambio político de los ciudadanos y las encuestas que muestran un amplio rechazo al Gobierno. Lo que debe ser consolidado con la construcción de un aparato electoral en “tiempo récord” por parte de la MUD para evitar la posibilidad de la alteración de los resultados. En 2013, con poco más de un mes para escoger a un candidato (Henrique Capriles) y 10 días de campaña, la MUD logró movilizar a más de 7 millones de electores y perdió, según las cifras del Poder Electoral, por poco más de 1 % de los sufragios.

“Maduro tiene tendencia al estancamiento de entre 5 y 6 millones de votos, la oposición ha tenido altos y bajos, pero en elecciones nacionales saca entre 6 y 7 millones de votos, las encuestas muestran que el clamor por el cambio es de 70 % y que 62 % muestra disposición a votar, lo que puede aumentar a medida que inicie la campaña”, explicó Salamanca.

Lee también
Benigno Alarcón: "Si la oposición no se articula, no estará preparada para una elección ni para un referendo"

El analista acotó que la opción de participar implica riesgos y puede llevar a que la gente le “pase factura” a la oposición si esta no sabe reaccionar ante la posibilidad de la alteración del resultado electoral. Opinó que, sin embargo, la postulación de un outsider, como Lorenzo Mendoza, podría modificar lo que hoy luce como unas elecciones poco competitivas. “El outsider no ha tomado una decisión. Si se definiera, eso cambiaria a fondo el panorama. Ese señor es un fenómeno de masas, hay un furor, de esos furores colectivos, esas ondas de opinión positivas o negativas que se despliegan por el país y todo el mundo las repite. Si se decidiera pondría la situación política en otro nivel”.

Foto: Luis Miguel Cáceres


Participa en la conversación