Este Lunes Santo protestaron, junto a los familiares, en las puertas del hospital de niños J. M. de Los Ríos. Se quejaron de las malas condiciones laborales, de la falta de insumos y de los salarios de hambre que no les alcanza ni para un kilo de queso. Las madres de los niños hospitalizados denunciaron que la directiva no permite el ingreso de las donaciones y que pequeños, como los del servicio de Nefrología, esperan por una intervención urgente.

Caracas. La mañana de este Lunes Santo, el segundo día de la Semana Santa, para conmemorar la pasión, muerte y resurrección de Jesús, transcurrió para los trabajadores de la salud entre protesta, quejas y exigencias. Se concentraron en las puertas del hospital de niños J. M. de Los Ríos, para seguir visibilizando la crisis asistencial y para pedir con carácter de urgencia que la ayuda humanitaria ingrese a los hospitales.

La llamaron protesta activa. Mostraron pancartas en las que exponían inconformidad por los bajos salarios, en el caso de las enfermeras, que no alcanzan ni para un kilo de queso.

Vietnam Vera, médico intensivista, resaltó que en J. M. de Los Ríos se trabaja por vocación, por el dinero, “porque lo que nos pagan no alcanza para nada, no podemos vivir con esos salarios. Además, aquí no hay medicamentos, no hay insumos. Y lo que siente uno es impotencia, al no poder prestar los servicios básicos relacionados con la salud. El sistema está muy precario, Venezuela está en una situación muy lamentable”.

Por esa situación, dijo que seguirán en la calle. “Aún cuando limiten nuestros derechos, seguiremos protestando”.

Lee también
Guaidó solicita a Calderón Berti investigar al personal encargado de logística de militares en Cúcuta

Ana Rosario Contreras, presidenta del Colegio de Enfermería de Caracas, también se sumó a la acción. Dijo que los pacientes están en cuenta regresiva, hay muchas vidas que se están perdiendo, que necesitan medicamentos, diálisis, una intervención urgente.

El gobierno de Nicolás Maduro quiso negar la ayuda humanitaria y hoy se ha demostrado que hay muertes por falta de medicamentos e insumos, y seguro habrá más fallecimientos, pues no tenemos ni cloro para hacer la debida desinfección en las áreas quirúrgicas. Por eso le pedimos a la Cruz Roja que agilice el ingreso de la ayuda y que a través de Cáritas se distribuya a los hospitales”.

Contreras dijo además que harán trabajo de contraloría, para evitar el desvío del material médico, tal como ha ocurrido en otras oportunidades, “cuando ha entrado medicamento y nunca llega a los centros asistenciales”.

Deyanira Torres se hizo eco de las malas condiciones laborales. Sosteniendo una pancarta que decía “no somos esclavos, somos profesionales, nuestra salud también importa”, criticó que en el J. M. de Los Ríos no hay agua, no hay ascensores. “Además, al entrar y salir nos revisan todo, nos tratan como delincuentes. Y si uno tiene una cefalea, una fiebre, no contamos con el apoyo de la farmacia interna y no porque el farmaceuta de guardia esté en contra de prestarnos ayuda, sino porque la misma directiva lo impide. Aunado a esto, nuestro sueldo es de hambre y no podemos cumplir siquiera con la normativa institucional, como portar un uniforme para brindar atención a nuestro paciente”.

Otros representantes del gremio como Pablo Zambrano (Fetrasalud) y Judith León (Colegio de Bioanalistas) estuvieron acompañando a los familiares que pidieron a gritos el ingreso de la ayuda humanitaria para salvar la vida de muchos niños. Los que necesitan trasplantes como el hijo de Vicky Fernández, no esperan más. Una operación afuera se calcula en más de 3.000 dólares.

Lee también
Guaidó solicita a Calderón Berti investigar al personal encargado de logística de militares en Cúcuta

Para este martes, el gremio de Enfermería tiene previsto continuar con las acciones de protesta, a la que se sumará el resto de los trabajadores.

Foto referencial: Luis Morillo/Archivo.Crónica.Uno


Participa en la conversación