La desaparición de dos ovejas del pesebre del Centro de Formación de Guardias Nacionales en San Tomé, estado Anzoátegui, fue la excusa para que supuestamente el teniente Arellano retuviera a dos menores de edad y uno de ellos fuera sometido a tratos crueles, según denuncia el niño en un video.

Caracas. Residentes de San Tomé, estado Anzoátegui, acusan a un teniente de la Guardia Nacional Bolivariana de haber torturado a un niño de 11 años de edad porque, presuntamente, sustrajo dos ovejas del pesebre del Centro de Formación de Guardias Nacionales.

De acuerdo con las versiones suministradas, la desaparición de las dos ovejas del nacimiento provocó que dos menores fueran retenidos y uno de ellos fuera supuestamente sometido a tratos crueles, según la denuncia del propio niño en un video difundido en redes sociales.

El menor indica en el video: «El teniente Arellano me metió la cabeza en un tobo de agua con las manos en la espalda. Me electrocutó. Me agarró la cabeza y me metió unas cachetadas durísimas. Me agarró por las orejas. Me pegó la cabeza contra la pared. Y me amenazó que si le decía a mi papá iba ser el muñeco de mis pesadillas».

Este domingo en la tarde se esperaba en San Tomé la presencia de un fiscal militar que asumiría el caso del teniente Arellano, al parecer director del centro de Formación de Guardias Nacionales, para investigar los hechos y determinar las responsabilidades a que hubiera lugar.

Vecinos de San Tomé habrían acudido al Centro de Formación de Guardias Nacionales para reclamar por esta acción que viola los derechos humanos de los niños y, además, exigir justicia.

Familiares del menor torturado ya denunciaron el caso a la diputada a la Asamblea Nacional Delsa Solorzano

Lea también

Denuncian que la Dgcim es el centro de torturas del gobierno de Nicolás Maduro


Participa en la conversación