Con una participación escasa, este miércoles se realizó la llamada concentración de «las ollas vacías y los zapatos rotos» en las sedes regionales del Mintrabajo. Sindicatos aseguran que las pretensiones y ambiciones personales de miembros del gremio les ha impedido tomar acciones contundentes para lograr que el Ejecutivo atienda de forma definitiva sus reclamos.

Regiones. A diferencia de la concentración nacional convocada por los pensionados y jubilados, el llamado realizado por los sindicatos para protestar en las diferentes sedes nacionales del Ministerio del Trabajo, no contó con la participación esperada.

Aunque en estados como Anzoátegui, un grupo arribó a la sede del organismo gubernamental ubicada en Barcelona para entregar un documento en el que señalan que el reciente aumento salarial anunciado por Nicolás Maduro, fue una burla, en otros como Bolívar, las diferencias de criterio entre los diversos factores sindicales, propiciaron que la concentración bautizada como de «las ollas vacías y los zapatos rotos» no se desarrollara en la entidad.

Y precisamente en Anzoátegui, Janet Cuiba, Giovanni Yaguaracuto y Edinson Hernández, indicaron que si bien en la entidad el movimiento sindical de base tiene fuerza, la misma no es suficiente para lograr la unificación del gremio y así encarar una acción contundente que los lleve a que el Ejecutivo escuche y atienda sus reclamos en forma definitiva.

sindicatos
Hubo poca receptividad a la convocatoria de protesta nacional convocada por sindicatos. Foto: José Camacho.

Los trabajadores de base tenemos dos luchas, hacerle frente a las arbitrariedades del gobierno y unificar a aquellos sindicatos que si bien tienen el mismo objetivo, van por su lado, hay indicios de unión pero si no la logramos, no podemos dar el paso definitivo para tomar una acción contundente. Aquí hay que poner por encima de toda pretensión personal, el bienestar de los trabajadores», sostuvo Cuiba, representante de Sunep Sas en la región.

Para Yaguaracuto, el movimiento sindicalista en el ámbito nacional está como la oposición, muchas parcelas y nada de unión, afirma que puede haber una luz al final del túnel pero para ello, una buena cantidad de dirigentes deben dejar de lado los egos y pretensiones personales.

«El gobierno tiene unos sindicatos arrodillados y disciplinados a los que no les importa vender a sus trabajadores y al pueblo. Nosotros somos diferentes, pero no estamos unidos, el protagonismo y la ambición de poder en este lado nos ha privado de alcanzar una lucha común que es el bienestar de los trabajadores. Muchos quieren ser gobernadores y alcaldes y lamentablemente no hay confianza en la dirigencia sindical, hasta la CTV (Confederación de Trabajadores de Venezuela), está dormida, al lado del gobierno», dice Yaguaracuto, representante de Sintrasalud.

Si los salarios son deficientes y no cuentan con insumos básicos ¿Por qué no convocan a un paro general?.

La respuesta a esa interrogante la dijo Edison Hernández, presidente del Sindicato de la Salud del estado Anzoátegui (MotraSalud), quien asegura que ya el Gobierno nacional los tiene en paro técnico.

Ellos nos tienen paro técnico desde hace rato. El gobierno no escucha el llamado de los trabajadores, no nos para, cada día nos condena a un hambre. Seguimos acudiendo al trabajo por el amor a lo que hacemos y porque si nos vamos del hospital, nos convertimos en forasteros y conseguir una cama para un familiar o un compañero sería imposible», sostiene Hernández.

Hernández afirma que la lucha por dar un golpe de timón en sus aspiraciones laborales no termina de cuajar, en parte porque en el gremio sindical «todos quieren ser caciques y nadie obrero. Es hora de unirnos sinceramente por la urgencia de concretar las ambiciones colectivas».

Sin convocatoria en Guayana

A pesar de lo activo de los sindicatos y asociaciones de jubilados en Guayana, esta vez no hubo respuesta a la convocatoria nacional. De hecho, en el caso particular del estado Bolívar, no hubo llamado de los diferentes movimientos que hacen vida en la entidad.

Menos de 10 personas se reunieron en la Plaza del Hierro, en Puerto Ordaz, para terminar por desistir de la actividad convocada para este miércoles. Trascendió que inconformidades por la reunión que sostuvieron el pasado martes sectores de la sociedad civil y el gobierno de Nicolás Maduro incidió en esta convocatoria, además de diferencias entre los diferentes movimientos sindicales de la región.

En Sucre se reunieron en la gobernación

En Cumaná no hubo manifestación y por el contrario, la representación de la Coalición Sindical de los Trabajadores del estado Sucre sostuvo una reunión programada previamente, con la representación del Ejecutivo regional en la sede de la Gobernación del estado Sucre.

Ramón Gómez, secretario general del Sindicato Unitario de Empleados Públicos del estado Sucre (Suepples), explicó que en el encuentro plantearon cinco puntos relacionados con la revisión del tabulador salarial y recálculo de las prestaciones a los jubilados con data de 2018.

Otro aspecto planteado tiene que ver con la firma de un convenio para recuperar los beneficios económicos y en materia de salud la Coalición Sindical plantea que sea recuperada un ala del Hospital Julio Rodríguez (antiguo Hospital de Veteranos), para garantizar la atención de los trabajadores en medio de la emergencia humanitaria compleja que afecta la oportuna atención y garantía de derechos de la población.

Bajo la lluvia protestaron en Lara

A pesar de la lluvia, los trabajadores larenses se reunieron en la sede de la Inspectoría del Trabajo, ubicada en el centro de Barquisimeto, para demostrar una vez más que no están de acuerdo con el aumento salarial anunciado por Nicolás Maduro.

Jorge Peña, defensor de los DD.HH, señaló que el Estado, a través del Ministerio del Trabajo y la Onapre le quitaron porcentajes a los beneficios de las tablas salariales, motivo por el cual se sienten burlados por quien dice ser presidente obrero pero, a juicio de los presentes en la protesta, «Maduro planifica bajo cuerda políticas de retroceso y políticas neoliberales en contra ellos».

«Hoy en día la canasta alimentaria está alrededor de cuatrocientos dólares y la canasta básica familiar alcanza los setecientos dólares. Un aumento que dice ser de un 700% pero a su vez le redujeron diferentes porcentajes en todos los beneficios que tienen los trabajadores. Nicolás Maduro le cayó a coba al pueblo porque dijo que el sueldo estaba anclado al Petro y en Gaceta Oficial no sale nada de eso, entonces están jugando con la necesidad del pueblo» acusó Peña.

En La Guaira exigen que la pensión sea de $900

Un grupo de jubilados e integrantes del Frente Amplio de Vargas recorrió este miércoles 6 de abril las calles de La Guaira para exigir que la pensión se equipare al costo de la canasta alimentaria, que ha sido valorada recientemente en 900 dólares americanos.

La caminata fue encabezada por William Echarry y Ramón Blanco, los dos adultos mayores que estuvieron presos en febrero de este año, tras mostrar una pancarta antigubernamental en Macuto.

Los manifestantes caminaron desde la esquina de Pachano hasta la sede de la Inspectoría del Ministerio del Trabajo, donde les recibieron un documento que contenía sus demandas reivindicativas. «Nos vamos a morir de mengua y el gobierno sigue en su indiferencia, mirándose el ombligo», dijo Asdrúbal Salazar, presidente de la Asociación de Jubilados y Pensionados de Vargas.


Participa en la conversación