“Aunque hubo un herido de bala nadie se movió de la cola para echar gasolina”

Un joven fue herido de bala la madrugada de este lunes, cuando dos adolescentes intentaron robarlo mientras hacía la fila para echar gasolina en la bomba de La Florida. En la calle Codazzi, de Valle Abajo, se generó un tiroteo, durante un supuesto robo, en la cola de la estación Los Ilustres.

Caracas. Pusieron el arma en sus costillas y halaron el gatillo. Chamo, no me vayas a matar por una pendejada, ¿Qué es lo que quieres?. Los delincuentes querían su celular y él se los dio. Siguieron revisándolo. 

No te vayas a llevar la cartera, no tengo efectivo, lo que tengo son tres dólares, si quieres llévatelos. Testigos vieron cuando a un joven, que hacía la cola para echar gasolina, en la avenida Los Mangos de La Florida, trataba de mediar con los dos delincuentes, presuntamente adolescentes, para que no lo mataran. 

Eran las 3:45 a. m. del lunes 20 de abril. Quienes estaban en la larga fila se sentaron en las aceras o caminaban de un lado a otro con sus celulares en la mano. La noche parecía tranquila.

Pero más adelante otro muchacho no corrió con la misma suerte. Los menores de edad, con una escopeta y un revólver, trataron de robarlo y al resistirse le dispararon en la pierna izquierda

La gente pasa más de 13 horas en cola para echar gasolina. Foto: Ibrahim López

Ibrahim López estaba en el carro de adelante con su perro, un rottweiler, veía la película Bad Boy II desde su celular. Oyó la detonación y mientras subía los vidrios escuchaba a dos mujeres gritar: «¡Le dieron un tiro, le dieron un tiro!»

Escuche parte del testimonio de Ibrahim López:

El herido avanzó hasta la esquina, mientras brincaba en un pie. Se sentó y se quitó la camisa. Con ella se amarró un torniquete en la pierna. Desde otro vehículo se bajaron a ayudarlo tres personas que también estaban con él. 

“Pasaron como siete minutos cuando llegaron sus papás, en un Orinoco, blanco, rotulado de taxi y se lo llevaron. Y como 25 minutos después llegó alguien y se llevó el vehículo Orinoco del muchacho, presumo que un familiar o un amigo”, contó.

Desde que Nicolás Maduro decretó estado de alarma y cuarentena nacional por la llegada del COVID-19, comenzó la escasez de combustible en Caracas y con ella las colas.  Oficialmente los gobiernos regionales han informado que la poca gasolina que aún queda en el país sería priorizada solamente para el sector salud, sector transporte, alimentación y funcionarios de seguridad, con un salvoconducto o carnet que los identifique.

Pese a esto, las colas son kilométricas y en algunas estaciones de servicio las filas comienzan desde la noche anterior.

Un civil marcó el número en el vehículo, en la noche. Foto: Ibrahim López

Ibrahim llegó a las 10:30 p. m. del domingo 19 de abril. Un civil marcó con un número su vehículo, era el 120. Una vez que se llevaron al joven herido la gente continuó en la cola, como si no hubiese pasado nada.

“Aunque hubo tiros y un herido nadie se movió de la cola, incluyéndome. No tenía casi gasolina para irme y volver y supongo que así estaba mucha gente. Siento que no hubo solidaridad cuando hirieron a ese muchacho, lo ayudaron quienes estaban con él. Yo llamé como a cuatro números de Emergencia, no me atendieron en ninguno; solo en el último pero ya habían llegado los papás del chamo”.

Testigos vieron que los adolescentes huyeron hacia el barrio Chapellín. Previamente habían caminado dos veces por la fila de vehículos. La tercera vez se pararon en un kiosco, muy cerca de donde hirieron al joven, y vieron que en una bolsa tenían las dos armas.

Funcionarios de la Policía Nacional Bolivariana (PNB) pasaron por la zona varias veces, hasta las 3:15 a. m. Después de esa hora Ibrahim no los vio más hasta las 6: 30 a. m.

Tiroteo en la cola de la bomba de Los Ilustres

La madrugada de este lunes 20 de abril hubo un intercambio de disparos en la cola para echar gasolina de la bomba Los Ilustres. Según vecinos de Valle Abajo, en la cola se encontraba un médico, a la altura de la calle Codazzi, a quien intentaron robar. Al parecer estaba armado y trató de defenderse de los delincuentes. 

Minutos después llegaron funcionarios de la PNB y la Guardia Nacional Bolivariana (GNB) y se generó otro intercambio de disparos. Según habitantes de la zona los hombres armados huyeron hacia los edificios de la Misión Vivienda de Valle Abajo. 

Conductores se han quejado de lo peligroso que resulta hacer colas desde la noche anterior. Una joven, quien pidió no identificarse, contó que llegó a las 3:00 a. m. de este lunes a la cola, para echar gasolina en la bomba de Montalbán. Dirigieron la fila hacia la montaña, en la avenida Teherán, que los vecinos consideran muy peligrosa.

Pidió más seguridad para quienes deben exponerse para echar gasolina y poder comprar comida.


Participa en la conversación