En las últimas semanas se ha intensificado la socavación del pavimento en diferentes calles de Barquisimeto, derivada a juicio de expertos, por las filtraciones y la falta de mantenimiento en la red de drenajes de la ciudad. Barquisimetanos culpan a los organismos regionales y municipales por no limpiar dicha red, mientras que las autoridades gubernamentales responsabilizan a los ciudadanos por usar las bocas de visita para evitar las inundaciones en sus hogares.

Barquisimeto. Desde el pasado 24 de abril, han aparecido sendos huecos en las calles de Barquisimeto. Importantes tramos de la capital larense como las avenidas: Los Leones, Bracamonte, Venezuela, Capanaparo en el este de la ciudad; así como el traga carros de la avenida Florencio Jiménez en el oeste y el recientemente manifestado en la calle 50 con carrera 16, del centro de la ciudad, han generado cierto temor en la ciudadanía, ya que afirman que sus vehículos puedan desaparecer como si cayeran en arenas movedizas.

La tarde del pasado miércoles 11 de mayo, vecinos del barrio La Paz, al oeste de Barquisimeto, reportaron una incidencia con un vehículo a raíz de la aparición de otro cráter, producto de la inestabilidad vial.

La temporada de lluvia ha mostrado el colapso en el sistema de distribución de aguas, tanto potable como residuales, y drenajes de Barquisimeto, problemática que las autoridades regionales han manifestado ser responsabilidad de la ciudadanía, al tirar la basura en las calles o abrir las bocas de visita, para dejar que el agua corra y no se inunden sus casas. Sin embargo, expertos aseguran que ese colapso es el causante de la proliferación de los huecos en la ciudad.

Adolfo Pereira, gobernador de Lara, ha instado a los barquisimetanos a tener conciencia de la gravedad del asunto, pero estos señalan al alcalde de Iribarren, Luis Jonás Reyes, como el gran culpable de la acumulación de desechos en la urbe, pues aseguran que los camiones de basura tienen semanas sin recogerlos.

En varias oportunidades, las calles de la capital larense se han inundado, dejando ver al paso del agua que corre o queda estancada en alguna zona, la cantidad de basura que tapa los drenajes, todo ello amén del crecimiento de la urbe que también ha incidido en la crisis de la red de cloacas, situación que contribuye al anegado de las calles y avenidas de Barquisimeto, sin que Hidrolara, empresa hidrológica estatal, pueda solucionar el problema, ya que afirman no tener recursos.

calles de Barquisimeto
A primeras horas del 24 de abril, se abrió un hueco de la nada en la avenida Florencio Jiménez de Barquisimeto. / Foto cortesía

Colegio de Ingenieros advierte repetición de eventos

La falta de inversión para la construcción de drenajes y el mantenimiento de los ya existentes, a juicio del presidente encargado del Colegio de Ingenieros de Lara, Julio Gutiérrez, está pasando factura cada vez que llueve, desde hace meses. El experto sostiene que apenas caen unas gotas de lluvia, las calles quedan completamente anegadas en los cuatro puntos cardinales de la ciudad, ocasionando innumerables pérdidas materiales a los ciudadanos. Gutiérrez sostiene que esa situación no es un problema nuevo.

Sistema Alto Tocuyo
Ingeniero Julio Gutiérrez, presidente encargado del Colegio de Ingenieros del estado Lara afirmó que para solventar esta situación, se debe hacer una gran inversión y varios años de trabajo. Foto Yelitza Figueroa

El sistema de recolección de aguas servidas de Barquisimeto lo comprenden más de 1345 kilómetros de tuberías de concreto de diferentes diámetros. Todas esas tuberías ya cumplieron su vida útil, es decir, se disgregaron y en las zonas donde están instaladas, que en su mayoría son las principales arterias viales de la ciudad, calles y carreras, solamente queda es el cilindro de tierra en el que alguna vez existió», dijo el ingeniero a Crónica Uno.

Con el transcurrir de la temporada de lluvias y viendo que ciudades como Barquisimeto no cuentan un efectivo sistema de drenaje, algunas comunidades se han visto en la necesidad de quitar las tapas de las bocas de visita de la red de aguas residuales, para activar una especie de desahogo y evitar que sus casas se inunden.

Gutiérrez, exfuncionario de Hidrolara, afirmó que la red de aguas servidas está diseñada exclusivamente para la recolección de las excretas del ser humano y no para trabajar a capacidad plena y con alta presión como sucede cuando las comunidades, para evitar las inundaciones, como ocurre en la calle 12 entre avenida Venezuela y carrera 27.

Al entrar el agua por las tuberías, estas comienzan a trabajar a capacidad plena y en esos tramos donde ya está disgregada la misma que no se encuentra por lo vieja que está, comienza a lavar el material fino de la estructura de pavimento de la vía donde se encuentre la filtración, propiciando el colapso», señaló.

Mencionó varios ejemplos de huecos y socavaciones producto de esta situación como los de las avenidas: Los Leones, Capanaparo, Venezuela con Bracamonte, Florencio Jiménez, así como la carrera 28 con calle 39, la calle 50 con carrera 16 y recientemente, la avenida Los Leones con avenida Venezuela.

Ustedes se preguntarán ¿Pueden seguir estos hundimientos en la ciudad? ¡Claro que van a seguir ocurriendo, hasta tanto el Gobierno nacional a través del Ministerio de Ecosocialismo y Aguas, con una política eficiente en materia de servicios públicos y de saneamiento, baje recursos para el cambio de esas tuberías», alertó el experto.

Gutiérrez precisa que la municipalidad, a través del Plan de Desarrollo Urbano Local, Pdul, tiene una importante herramienta de planificación, pues permite hacer un estudio técnico donde se incluye urbanismo, vialidad, infraestructuras, factores ambiental y zonas de crecimiento de la ciudad, y en este Plan se detalla que para dar los permisos de construcción, los espacios deben contar con servicios públicos.

Sin embargo, tanto el Gobierno municipal como regional siguen huyendo de estas responsabilidades, señalando a los ciudadanos ante la falta de conciencia, pero los barquisimetanos han hecho innumerables llamados al alcalde Luis Jonás Reyes, para que limpien las quebradas y drenajes. Muchos han afirmado que no han sido escuchados.

Un ejemplo se centra en el puente que conecta a Santa Rosa con Yacural, ambas comunidades que quedan entre Barquisimeto y Cabudare, lugar en el que recientemente quedó atascada una unidad de transporte público, debido a que el paso se anegó e impidió la circulación de vehículos pequeños. Gutiérrez destacó que esa incidencia se produjo por la obstrucción de las cunetas o torrenteras por la falta de limpieza, ocasionando que el agua no desemboque hacia el río Turbio.

Huecos y filtraciones de vieja data

Gran cantidad de los huecos que se ven en la ciudad han sido producto del abandono gubernamental, como el que se encuentra en la calle 50 con carrera 16 de Barquisimeto. Conductores y vecinos señalan que las filtraciones de las tuberías de aguas residuales ocasionaron el socavamiento del pavimento a mediados de 2021, sin que las autoridades actuaran a tiempo.

Calles de Barquisimeto
El 20 de abril de 2022, también cayeron unos carros en el hueco de la calle 50 con carrera 16, mismo que arregló la gobernación de Lara y se volvió a abrir. / Foto cortesía

Esto ha ocasionado que varios vehículos cayeran en el cráter que fue creciendo a medida que pasaban los días y en diferentes fechas, así como la inundación de varias casas; hasta que la empresa hidrológica del Estado realizó recientemente el trabajo de sustitución de la tubería de concreto en un tramo aproximado de 110 metros que el mismo gobernador, Adolfo Pereira, supervisó y constató el trabajo que se realizó pero, a juicio de algunos expertos, no se realizó la compactación de tierra como debía y tampoco se asfaltó, esto aunado a las lluvias, provocó un nuevo hundimiento.

Igual pasó en la avenida Capanaparo. Vecinos afirman que hace dos años se abrió en ese mismo lugar, el mismo hueco e Hidrolara tardó mucho tiempo en reparar la falla.

Un hueco que había sido arreglado por Hidrolara hace dos años, se volvió a abrir el 4 de mayo de 2022. Foto cortesía

Vecinos del barrio San Francisco, al ver lo que ha ocurrido en otras vías y sectores, temen que pueda suceder lo mismo en la filtración que tiene más de un año y medio, reportada a Hidrolara y continúa sin inspección y mucho menos sin reparación. El Colegio de Ingenieros ha solicitado durante varios años reuniones con Hidrolara para consignar unas recomendaciones en la ejecución de estos trabajos en las calles de Barquisimeto y no los han recibido.

Calles de Barquisimeto
En la carrera 22 con calle 16 de Barquisimeto, los vecinos optaron por colocarle cauchos y tapar el hueco para evitar un accidente mayor. Foto cortesía
Este hueco lo abrió Hidrolara producto de una filtración y así lo dejó. Está ubicado en pleno centro de la ciudad. Foto cortesía

Participa en la conversación