El exministro Pedro Infante y el exbasquetbolista Alexander “Mimou” Vargas son la apuesta del chavismo para recuperar el circuito de Catia, luego de la estrepitosa derrota que sufrió el PSUV en esta zona hace cinco años.

Caracas. El chavismo ha dejado claro que tener el control político de Caracas es una prioridad y, como sucede con otras áreas, seguramente privilegiará a la capital a la hora de destinar recursos para la campaña política de las elecciones de este 6 de diciembre, con miras a sacarse la espina de la estrepitosa derrota que le propinó la oposición hace cinco años, cuando se hizo con ocho diputados de los nueve que estaban en disputa.

Esta vez el Partido Socialista Unido de Venezuela (PSUV) y sus aliados del Gran Polo Patriótico —PPT, UPV ORA, MEP, Podemos, Tupamaro, Somos Venezuela y Alianza para el Cambio— cuentan con un camino más despejado que en 2015. Sus principales adversarios, los partidos con presencia en la Asamblea Nacional (AN), se retiraron de la contienda electoral, con la denuncia de que esta no reúne las garantías mínimas para participar, alegato respaldado por actores de la comunidad internacional como Estados Unidos, los países del Grupo de Lima y la Unión Europea.

Hoy Crónica.Uno inicia una serie de trabajos en los que se analizarán los cinco circuitos del Distrito Capital, entidad que cuenta con 1.692.700 electores para las votaciones del 6-D. El circuito 1 es el segundo más poblado de la capital y agrupa a las parroquias Sucre, La Pastora y El Junquito.

Catia es la clave

De acuerdo con las proyecciones del Instituto Nacional de Estadísticas (INE), para diciembre de 2020 habrá 527.035 habitantes en las tres parroquias que conforman la circunscripción 1 del Distrito Capital para el 6-D, a los que les corresponde escoger dos diputados, la misma cantidad que en 2015. Esto a pesar de que el número de legisladores del Distrito Capital se incrementó de 9 a 13. En total hay 20 candidatos distribuidos en 27 tarjetas partidistas, pues varias toldas hicieron alianzas y presentan a los mismos aspirantes.

Lee también
“Reconfiguración” opositora agarró por sorpresa a algunos en el G-4

El Tribunal Supremo de Justicia (TSJ) intervino o cambió de autoridades en alrededor de 10 toldas políticas críticas del Gobierno, entre los que están AD, Copei, Primero Justicia (PJ), Voluntad Popular (VP), Tupamaro, Movimiento Republicano, Patria Para Todos (PPT), Compromiso País y Bandera Roja. Las directivas afectadas por las sentencias denunciaron que se trató de una estrategia para colocar autoridades más cercanas al Gobierno de Maduro.

Aunque la tarjeta de La Fuerza del Cambio, asociada al excandidato presidencial Henrique Capriles, permanece activa en la página web del Poder Electoral, los representantes de esta tolda aclararon que decidieron retirar sus candidatos, al considerar que no hay las condiciones necesarias para garantizar un proceso trasparente.

El Consejo Nacional Electoral (CNE) decidió mantener los mismos circuitos que se usaron en los comicios legislativos anteriores, sin embargo, aumentaron el número de diputados en algunos lugares —sin que haya mediado criterios técnicos o legales— y crearon una “lista nacional” que elige a 48 legisladores, violando el carácter regional que la Constitución otorga a estos comicios.

Como es tradicional en este circuito, la parroquia Sucre, cuya capital es Catia, es clave debido a que es la más poblada de toda Caracas, con una proyección de habitantes de 384.918 (INE). Varios candidatos llevaron la propuesta, sin éxito, de hacer de Catia un municipio. Esta zona concentra cerca de 70 % de los electores de la circunscripción y será importante, no solo para los candidatos por el circuito, sino también para los diputados asignados por el voto lista nacional y regional de los partidos.

Hace cinco años la oposición logró lo que parecía imposible, ganarle al chavismo en Catia con una ventaja de 7,79 % de los votos. La derrota fue todavía más aplastante para los rojos en El Junquito con una diferencia de 26,5 % y en La Pastora, con una ventaja de 25,06 %. Para tratar de que eso no ocurra de nuevo el PSUV puso a dos de sus fichas, ligadas al mundo del deporte, para representar al GPP y tratar de conectar con los electores del oeste caraqueño: Pedro Infante y Alexander “Mimou” Vargas.

Lee también
AN avanza con una agenda legislativa de 35 leyes y tiene 5 proyectos a la espera de ser sancionados

Infante es exministro del Deporte, expresidente del Instituto Nacional del Deporte (IND) y licenciado en Educación Física, egresado del Instituto Superior de Cultura Física Manuel Fajardo de Cuba. Vargas es un exbasquetbolista que jugó con Cocodrilos de Caracas y Panteras de Miranda y luego incursionó en la política como viceministro de Deporte Estudiantil y Comunal, Vida y Paz.

Los rivales se la juegan con el descontento

En frente, los candidatos del GPP tienen varios grupos de aspirantes, casi todos disidentes del propio chavismo o de la oposición. Estos últimos decidieron deslindarse de la decisión de la Asamblea Nacional de desconocer los comicios parlamentarios, pero no lograron presentar un frente unido, como lo hizo la extinta Mesa de la Unidad Democrática (MUD) en 2015.

La llamada Alternativa Popular Revolucionaria, que está agrupada en la tarjeta del Partido Comunista de Venezuela (PCV), postuló a Trina Mijares y David Raúl Daniel. Mijares es integrante de Izquierda Unida, mientras que Daniel es parte del Movimiento Encuentro de Luchas Populares. De acuerdo con lo dicho por el secretario general del PCV, Óscar Figuera, apuestan por aglutinar al chavismo descontento con la gestión de Nicolás Maduro.

Del lado de la oposición se encuentra la Alianza Democrática, que agrupa a los partidos Avanzada Progresista (AP), Cambiemos, El Cambio y las juntas ad hoc —nombradas por el TSJ — de AD y Copei, que postularon a Carlos Melo y Ámbar Arias. Melo es miembro de la tendencia de Copei favorable a participar en las elecciones y fue integrante de la MUD. También fue diputado en el extinto Congreso de la República.

Hay otros grupos disidentes como el partido Unión Progreso, liderado por el excandidato presidencial Eduardo Fernández, que postuló a José Zacarías y Yeraldine Cedeño. Zacarías es secretario general del partido Independientes por la Comunidad Nacional (IPCN), que no fue habilitado por el CNE para postular aspirantes. Apoyó a Maduro hasta 2018 cuando decidió respaldar al candidato presidencial Henri Falcón.

Lee también
AN ya está preparando nuevas leyes para el segundo trimestre del año

El partido Soluciones, que lidera el también excandidato presidencial Claudio Fermín, inscribió a Irwing Ríos y a Alexandra Seco. Ríos es internacionalista e integrante del partido Opina, organización que realizó una alianza con Soluciones, mientras que Seco es integrante del Movimiento Electoral del Pueblo (MEP) y representante del sindicato de la construcción. Los partidos Venezuela Unida, Primero Venezuela, MAS, Movimiento Ecológico, Movimiento Caracas y la junta ad hoc de Voluntad Popular van en alianza con los candidatos Simón Mora y Ciro Dolores Guerrero.

Foto: Archivo

Candidatos del circuito 1 de Caracas

(parroquias Sucre, La Pastora y El Junquito)

Gran Polo Patriótico

Pedro Infante y Alexander Vargas

PCV

Trina Mijares y David Raúl Daniel

Unión Progreso

José Ramón Zacarías y Yeraldine Cedeño

Pro Ciudadanos

Martha Urbina y Leo Omar Requena

Movimiento Prosperidad Democrática

José Gabriel Leone y Carmelo Grasso Gómez

Alianza de Venezuela Unida, Primero Venezuela, Voluntad Popular, MAS, Movimiento Ecológico y Movimiento Caracas

Simón Mora y Ciro Dolores Guerrero

Partido Soluciones

Irwing Ríos y Alexandra Beatriz Seco

Alianza Democrática

Carlos Melo y Ámbar Arias

UPP89

Fernando Serrano y Virginia Vezga de Herrera

Nuvipa

Eglish Reyes y César Ramos


Participa en la conversación